Surviving Suicide, Times Two
Sobrevivir al suicidio dos veces 

  • English
  • Español

Surviving Suicide, Times Two

By Kathleen M. Pike, PhD

Help is available.

Pooja is a public health graduate student and mental health advocate. She is also a survivor of attempted suicide and a survivor of suicide loss with her brother’s death sixteen months ago.

This past year, Pooja was a student of mine. I was just as much a student of hers. With courage and clarity, she shared her experience with suicide during relevant class discussions and met with me outside of class to share further reflections. Her fervent hope in talking about suicide is that she will educate others, eliminate stigma, and build support for programs and policies that will save lives.

How common is suicide? Rates of suicide vary from country to country. Within a particular society, rates are shaped by diverse demographic factors such as age, gender, occupation and education. According to the World Health Organization, in 2019, more than 700,000 people died by suicide globally.  That same year, in the United States alone, suicide was the tenth leading cause of death overall and claimed the lives of over 47,500 people. According to the same Centers for Disease Control and Prevention Report, it was the second leading cause of death among individuals between the ages of 10 and 34.

Pooja Mehta is a mental health advocate.

Pooja’s mental health journey. “At fifteen, I was diagnosed with an Anxiety Disorder and Major Depressive Disorder with auditory hallucinations. I really struggled with the diagnosis due to the stigma associated with it and the cultural taboo that comes with being part of a tight-knit South Asian community. My parents were supportive of me and assisted me in seeking help, but there was an unspoken rule that my struggles had to stay within the family. Even though I got treatment, I didn’t have the right attitude about getting better, so I didn’t. Like they say, ‘Therapy doesn’t work unless you want it to.’  At three points in my life, the hallucinations got so bad and escalated to the point that I attempted suicide to stop them. But I’m still here.” ‎

Becoming a mental health advocate. “As a college freshman, I had a panic attack one day in my dorm room. I told my best friend about it and the next day, I received a letter from the university administration asking me to leave campus because I was a ‘threat to myself and to others.’  I felt a huge sense of betrayal that I’d taken this risk of opening up to someone, only to have it turned around and used against me… this experience is what inspired me to become a mental health activist. It led me to form a NAMI chapter on campus. I authored an anonymous op-ed in the student newspaper about what happened to me and garnered a lot of support… Ultimately, I even gave a TEDxTalk‎ about it. I really leaned into this new part of my identity at the time. Since then, however, I’ve tried to strike more of a balance between mental illness being a part of me, but not all of me.”

Grappling with grief after losing a sibling to suicide. “I’m someone who identifies as a mental health advocate; I devote time and energy to giving talks and interviews about mental illness, so [my brother’s ] suicide threw all of that into question. I mean, what kind of mental health advocate am I if my brother dies by suicide? I knew the warning signs and risk behaviors to look for, but it didn’t matter. His death was completely out of left field, with no warning signs before or after the fact. I couldn’t help him; he didn’t give me the chance to. I’ve been told that ‘it gets easier,’ but I don’t think so. I think it just becomes more manageable.  You never get over it; you simply learn to live with it. But it’s exhausting, lifting up and carrying that weight. One thing that has helped is that I joined a local group of suicide survivors‎ and I’m part of some social media communities for suicide survivors. From what I can tell, there are similarities between my experience and many others.  For me, it was a very positive effort to seek support.”

 

“It was a very positive effort to seek support,” offers Mehta.

What advice would you give to readers who feel unsure what to say or do for someone grieving the loss of a loved one from suicide? 

“I think it really comes down to three things:

1) Open the door and keep the door open. Don’t force anyone to walk through it, but make sure they know they can if they want to. So many people reached out to me in the wake of [my brother’s] death and said that if I wanted to talk, they were here for me. But I haven’t heard from them since. If you really mean it, reach out again and again and again – after a week, a month, a year;

2) Let the survivor call the shots. If I bring up my brother in conversation, don’t divert or try to change subjects – that’ll make me sad. If you don’t have the capacity to have the conversation, then say that, but don’t move away from that topic of conversation because you don’t want to ‘upset me’ — because the question I’m really asking myself is, ‘Do I cry with you here to comfort me or alone?;

3) Manage expectations and hope. I need someone to be available to me when I need them, not all of the time.  If you’re unavailable, come back to me when you can. The little things go a long way.”‎

Pooja knows that advancing understanding of mental illness and suicide risk is a matter of life and death. In speaking with Pooja, I am inspired, grateful, and hopeful. Her willingness to share her personal experience and her commitment to champion advances in research, practice, and policy have the potential to dramatically improve what we know and what we do to advance mental health around the world.

Resources for suicide support and prevention are available from the World Health Organization, the American Foundation for Suicide Prevention, and the National Suicide Prevention Hotline.

A listing of lifeline crisis services around the world can be found at bit.ly/2Vgc2fz.

Sobrevivir al suicidio dos veces 

Por Kathleen M. Pike, PhD 

Hay ayuda disponible.

Pooja es estudiante de posgrado en salud pública y defensora de la salud mental. También es una sobreviviente de un intento de suicidio y una sobreviviente de la pérdida por suicidio con la muerte de su hermano hace dieciséis meses.

El año pasado, Pooja fue alumna mía. Yo también fui alumna suya. Con valentía y claridad, compartió su experiencia con el suicidio durante discusiones relevantes en clase y se reunió conmigo fuera de la clase para compartir más reflexiones. Su ferviente esperanza al hablar sobre el suicidio es que educará a otros, eliminará el estigma y generará apoyo para programas y políticas que salvarán vidas.

¿Qué tan común es el suicidio? Las tasas de suicidio varían de un país a otro. Dentro de una sociedad en particular, las tasas están determinadas por diversos factores demográficos como la edad, el género, la ocupación y la educación. Según la Organización Mundial de la Salud, en 2019, más de 700,000 personas murieron por suicidio en todo el mundo. Ese mismo año, solo en los Estados Unidos, el suicidio fue la décima causa principal de muerte en general y cobró la vida de más de 47,500 personas. Según el mismo Informe de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, fue la segunda causa principal de muerte entre las personas de entre 10 y 34 años.

Pooja Mehta es una defensora de la salud mental.

El viaje de salud mental de Pooja. “A los quince me diagnosticaron un trastorno de ansiedad y un trastorno depresivo mayor con alucinaciones auditivas. Realmente luché con el diagnóstico debido al estigma asociado con él y al tabú cultural que conlleva ser parte de una comunidad unida del sur de Asia. Mis padres me apoyaron y me ayudaron a buscar ayuda, pero había una regla tácita de que mis luchas debían permanecer dentro de la familia. Aunque recibí tratamiento, no tenía la actitud correcta para mejorar, así que no lo logré. Como dicen, “la terapia no funciona a menos que tú lo desees”. En tres momentos de mi vida, las alucinaciones se volvieron tan graves y se intensificaron tanto hasta el punto que intenté suicidarme para detenerlas. Pero aún sigo aquí”. ‎

Convertirme en defensora de la salud mental. “Siendo estudiante de primer año de la universidad, tuve un ataque de pánico un día en mi dormitorio. Se lo conté a mi mejor amiga y, al día siguiente, recibí una carta de la administración de la universidad pidiéndome que me fuera del campus porque era una ‘amenaza para mí y para los demás’. Sentí una gran sensación de traición por haber tomado este riesgo de abrirme a alguien, solo para que lo voltearan y lo usaran en mi contra… esta experiencia es lo que me inspiró a convertirme en una activista de la salud mental. Me llevó a formar un capítulo de NAMI en el campus. Escribí un artículo de opinión anónimo en el periódico estudiantil sobre lo que me sucedió y obtuve mucho apoyo… Incluso di una charla TED al respecto. Realmente me apoyé en esta nueva parte de mi identidad en ese momento. Desde entonces, sin embargo, he tratado de lograr un mayor equilibrio entre que la enfermedad mental sea parte de mí, pero no todo de mí”.

Lidiar con el dolor después de perder a un hermano por suicidio. “Me identifico como defensora de la salud mental; dedico tiempo y energía a dar charlas y entrevistas sobre enfermedades mentales, así que el suicidio [de mi hermano] puso todo eso en duda. Quiero decir, ¿qué tipo de defensora de la salud mental soy si mi hermano se suicida? Sabía las señales de advertencia y los comportamientos de riesgo que debía buscar, pero no importó. Su muerte fue completamente extraña, sin señales de advertencia antes o después del hecho. No pude ayudarle, no me dio la oportunidad de hacerlo. Me han dicho que “se vuelve más fácil”, pero no lo creo. Creo que simplemente se vuelve más manejable. Nunca lo superas, simplemente aprendes a vivir con ello. Pero es agotador levantar y llevar ese peso. Una cosa que me ha ayudado es que me uní a un grupo local de sobrevivientes de suicidio y formo parte de algunas comunidades de redes sociales para sobrevivientes de suicidio. Por lo que puedo decir, hay similitudes entre mi experiencia y muchas otras. Para mí, fue un esfuerzo muy positivo buscar apoyo”.

“Fue un esfuerzo muy positivo buscar apoyo”, comenta Mehta.

¿Qué consejo daría a los lectores que no están seguros de qué decir a, o hacer por, alguien que sufre la pérdida de un ser querido por suicidio? “Creo que realmente se reduce a tres cosas:

1) Abrir la puerta y mantenerla abierta. No obligue a nadie a atravesarla, pero asegúrese de que sepan que pueden hacerlo si así lo desean. Mucha gente se acercó a mí después de la muerte [de mi hermano] y me dijo que si quería hablar, ellos estaban ahí para ayudarme. Pero no he sabido nada de ellos desde entonces. Si realmente lo dice en serio, comuníquese una y otra y otra vez, después de una semana, un mes, un año;

2) Deje que el superviviente tome las decisiones. Si menciono a mi hermano en una conversación, no se desvíe ni intente cambiar de tema, eso me entristecerá. Si no tiene la capacidad para tener la conversación, dígalo, pero no se aleje de ese tema o conversación porque no quiere ‘molestarme’, porque la pregunta que realmente me estoy haciendo es: ¿lloro aquí contigo para consolarme o mejor lloro sola?;

3) Maneje las expectativas y la esperanza. Necesito que alguien esté disponible para mí cuando le necesite, no todo el tiempo. Si no está disponible, vuelva a verme cuando pueda. Las pequeñas cosas son muy útiles”. ‎

Pooja sabe que avanzar en la comprensión de las enfermedades mentales y el riesgo de suicidio es una cuestión de vida o muerte. Al hablar con Pooja, me siento inspirada, agradecida y esperanzada. Su voluntad de compartir su experiencia personal y su compromiso de defender los avances en la investigación, la práctica y las políticas tienen el potencial de mejorar drásticamente lo que sabemos y lo que hacemos para promover la salud mental en todo el mundo.

Los recursos para el apoyo y la prevención del suicidio están disponibles en la Organización Mundial de la Salud, la Fundación Estadounidense para la Prevención del Suicidio y la Línea Directa Nacional de Prevención del Suicidio.

Puede encontrar una lista de los servicios de crisis de línea de vida en todo el mundo aquí: bit.ly/2Vgc2fz.