Back To School
Regreso a clases

  • English
  • Español

Back To School

Five Tips for Supporting Children’s Mental and Emotional Well-being

By Dr. Rhonda Randall

Time to prep.

More than a year and a half since the beginning of the Covid-19 pandemic, the toll on our physical and mental health is clear and well-documented – and, we’re learning, may be affecting children and teenagers disproportionately.

Recent research from the Kaiser Family Fund reports that more than 25% of high school students experienced worsening emotional and cognitive health during since March 2020, and more than 20% of parents with children ages 5-12 reported similar worsening conditions for their children.

As we move into the new school year, helping to provide our kids and teens with the necessary support, structure and tools to help them manage their feelings and adjust to ongoing changes of daily life is imperative.

The Centers for Disease Control and Prevention (CDC) guidance states that “students benefit from in-person learning, and safely returning to in-person instruction in the fall 2021 is a priority.”

Below are a list of tips and suggestions on how to better manage children’s emotional health and wellbeing as we head back to school:

Help students feel secure.

Tip #1: Share information. The CDC is a great resource for learning how to talk to your child about COVID-19. It’s important to provide children with appropriate support sooner rather than later. Talk with your child, be emotionally supportive and understand worries may extend beyond the anxieties that may come with heading back to the classroom for a new school year. Be proactive about learning what steps you can take to help reduce the amount of stress in their lives and help provide a strong support system for getting through possible challenges that may arise.

Tip #2: Help them feel secure. Going back to school may be daunting for children, especially after the stress and disruption of the pandemic. The CDC emphasizes — Be reassuring about their safety and validate their feelings by emphasizing that it’s OK to feel upset, scared, anxious, down and even angry. You might also share how you manage your feelings to help them learn from you. Make sure your children know they can ask questions at any time. For adolescents, consider walking them through the use of self-care tools like the Sanvello app to help navigate difficult emotions.

Dr. Rhonda Randall.

Tip #3: Listen and watch. Parents, friends, teachers and family may often be the first line of defense for a child who may be struggling with their mental and emotional well-being yet unable to articulate their needs. Let them know you are here to listen and it’s safe to share how they’re feeling. Pay attention to more than just their words – it’s critical for parents to be aware of their children’s moods and uncharacteristic changes in behavior so they know when it’s time to seek expert support.

Tip #4: Help define boundaries and create regular routines. Consider limiting exposure to news coverage – including social media – and prioritizing and establishing a regular routine that provides children with structure when not in the classroom as this may help better manage children’s emotional wellbeing. For example, consider after-school activities, sports, or hobbies that interest your child.

Top Tip: Take Action. Make sure to discuss your concerns with your pediatrician or family physician as soon as possible. Your doctor may recommend a plan of action or even a counselor who might help find ways to reduce any unhealthy stress and improve overall health.

Dr. Rhonda Randall is Chief Medical Officer at UnitedHealthcare. For more health and wellness information, visit UHC.com.

Regreso a clases

Cinco consejos para apoyar el bienestar mental y emocional de los niños

Por la Dra. Rhonda Randall   

Hora de prepararse.

A más de un año y medio desde el comienzo de la pandemia Covid-19, el costo en nuestra salud física y mental es claro y está bien documentado y, estamos aprendiendo, puede estar afectando a niños y adolescentes de manera desproporcionada.

Una investigación reciente del Kaiser Family Fund informa que más del 25% de los estudiantes de preparatoria experimentaron un empeoramiento de su salud emocional y cognitiva desde marzo de 2020, y más del 20% de los padres con niños de 5 a 12 años informaron condiciones de empeoramiento similar para sus hijos.

A medida que avanzamos hacia el nuevo año escolar, es imperativo ayudar a brindarles a nuestros niños y adolescentes el apoyo, la estructura y las herramientas necesarias para ayudarlos a manejar sus sentimientos y adaptarse a los cambios continuos de la vida diaria.

La guía de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) establece que “los estudiantes se benefician del aprendizaje presencial y que regresar de manera segura a la instrucción en persona en el otoño de 2021 es una prioridad”.

A continuación, se incluye una lista de consejos y sugerencias sobre cómo manejar mejor la salud emocional y el bienestar de los niños mientras regresamos a la escuela:

Ayudar a los estudiantes a sentirse seguros.

Consejo #1: Compartir información. El CDC es un gran recurso para aprender a hablar con su hijo sobre la COVID-19. Es importante brindar a los niños el apoyo adecuado más temprano que tarde. Hable con su hijo, apóyelo emocionalmente y comprenda que las preocupaciones pueden extenderse más allá de las ansiedades que pueden surgir al regresar al salón de clases para un nuevo año escolar. Sea proactivo para aprender qué pasos puede tomar para ayudar a reducir la cantidad de estrés en sus vidas y ayudar a proporcionar un sistema de apoyo sólido para superar los posibles desafíos que puedan surgir.

Consejo #2: Ayudarles a sentirse seguros. Volver a la escuela puede resultar abrumador para los niños, especialmente después del estrés y la interrupción de la pandemia. El CDC enfatiza: sea tranquilizador acerca de su seguridad y valide sus sentimientos enfatizando que está bien sentirse molesto, asustado, ansioso, deprimido e incluso enojado. También puede compartir cómo maneja sus sentimientos para ayudarles a aprender de usted. Asegúrese de que sus hijos sepan que pueden hacer preguntas en cualquier momento. Para los adolescentes, considere guiarlos a través del uso de herramientas de cuidado personal como la aplicación Sanvello para ayudarles a navegar las emociones difíciles.

La Dra. Rhonda Randall.

Consejo #3: Escuche y observe. Los padres, amigos, maestros y familiares a menudo pueden ser la primera línea de defensa para un niño que puede estar luchando con su bienestar mental y emocional pero que no puede articular sus necesidades. Hágales saber que están disponibles para escucharles y que es seguro compartir cómo se sienten. Preste atención a algo más que a sus palabras: es fundamental que los padres conozcan el estado de ánimo de sus hijos y los cambios inusuales en el comportamiento para que sepan cuándo es el momento de buscar el apoyo de un experto.

Consejo #4: Ayude a definir límites y cree rutinas regulares. Considere limitar la exposición a la cobertura de noticias, incluidas las redes sociales, y priorizar y establecer una rutina regular que proporcione a los niños una estructura cuando no estén en el aula, ya que esto puede ayudar a administrar mejor el bienestar emocional de los niños. Por ejemplo, considere actividades extracurriculares, deportes o pasatiempos que le interesen a su hijo.

Consejo principal: Actúe. Asegúrese de discutir sus inquietudes con su pediatra o médico familiar lo antes posible. Su médico puede recomendar un plan de acción o incluso un consejero que pueda ayudarle a encontrar formas de reducir el estrés nocivo y mejorar la salud en general.

 

La Dra. Rhonda Randall es directora médica de UnitedHealthcare. Para obtener más información sobre salud y bienestar, visite UHC.com.