“Work is work”
“Trabajo es trabajo”

  • English
  • Español

“Work is work”

Lawmakers introduce “prison minimum wage” bill

Advocates are pushing for wage increases for incarcerated individuals.

Pay the prisoners.

State legislators have introduced a bill that would boost income for incarcerated individuals in New York.

On Wed., Feb. 6th, State Senator Zellnor Myrie and State Assemblymember Nick Perry announced the “Prison Minimum Wage Act” which would raise the prison minimum wage to $3.00 per hour.

Currently, people who work jobs at prisons can earn as little as $0.10 to $0.65 per hour. Incarcerated individuals help make a wide range of goods that are provided to municipal and state agencies, including desks, trash cans, furniture and textiles. Typically, income is used to pay for phone calls, stamps, or purchase items at the prison commissary.

The bill would mark the first raise for incarcerated people since 1993.

Myrie and Perry held a press conference on Tuesday to announce the bill, where they were joined by co-sponsors, State Senator Alessandra Biaggi and State Senator Jessica Ramos, and advocacy groups.

“Incarcerated people are human beings. They deserve to be treated with dignity and to share in the fruits of their labor,” Myrie said. “The fact that New York’s incarcerated people contribute tens of millions of dollars in revenue to the state and haven’t gotten a pay increase in more than a quarter century is unacceptable, and this legislation will change that. Justice for incarcerated people in New York is overdue.”

The bill would mark the first raise for incarcerated people since 1993.

“There is no reason to treat people in prison as less than human. Most of them are going to leave prison and return to society, and our goal should be to prepare them to be able to build new lives. When you treat people with respect, you help to build their self-respect,” Biaggi said. “Paying prisoners enough to be able to gain some benefit from the work they do is sensible and humane.”

Among those present were representatives from the Communications Workers of America (CWA), the Fortune Society, and the Retail, Wholesale and Department Store Union (RWDSU).

If passed, the bill would bring New York’s minimum wage for incarcerated people in line with four other states: Nevada, Alaska, Maine, and Kansas.

“Work is work, and it is time New York step up and restore humanity and dignity to incarcerated people,” said State Senator Jessica Ramos, who supports the measure.

The majority of people confined in New York state prisons are required to work six hours per day, five days per week.

“Incarcerated people are human beings,” said State Senator Zellnor Myrie.

Perry said the prison work industry generates upwards of $50 million for the state.

Advocates said that incarcerated people are reportedly forced to work and punished for not working, calling prison labor “modern slavery” as these individuals are not protected by federal or state minimum wage laws, and they are not eligible to receive workers compensation if they are injured on the job.

“Fairer compensation acknowledges the dignity and value of the work of incarcerated people, and is a critical step toward realizing the promise of the 13th Amendment,” said Erika Lorshbough, Assistant Director for Legislative Affairs for the New York Civil Liberties Union (NYCLU). “No New Yorker should go without adequate compensation for their labor simply because they are involved in the criminal justice system.”

“Trabajo es trabajo”

Legisladores presentan el proyecto de ley “salario mínimo de prisión”

“El trabajo es trabajo”, dijo la senadora estatal Jessica Ramos.

Pagar a los prisioneros.

Legisladores estatales han presentado un proyecto de ley que aumentaría los ingresos de las personas encarceladas en Nueva York.

El miércoles 6 de febrero, el senador estatal Zellnor Myrie y el asambleísta Estatal Nick Perry anunciaron la “Ley del Salario Mínimo de Prisión” que elevaría el salario mínimo en las prisión a $3.00 dólares por hora.

Actualmente, las personas que trabajan en prisiones pueden ganar tan poco como $0.10 a $0.65 centavos de dólar por hora. Los individuos encarcelados ayudan a hacer una amplia gama de productos que se proporcionan a agencias municipales y estatales, incluidos escritorios, botes de basura, muebles y textiles. Por lo general, los ingresos se utilizan para pagar llamadas telefónicas, estampillas o comprar artículos en la cafetería de la prisión.

El proyecto de ley significaría el primer aumento para las personas encarceladas desde 1993.

Myrie y Perry llevaron a cabo una conferencia de prensa el martes para anunciar el proyecto de ley, a la que se unieron copatrocinadores, la senadora estatal Alessandra Biaggi y la senadora estatal Jessica Ramos, y grupos de defensa.

“Las personas encarceladas son seres humanos. Merecen ser tratados con dignidad y compartir los frutos de su trabajo”, dijo Myrie. “El hecho de que las personas encarceladas de Nueva York contribuyan con decenas de millones de dólares en ingresos al estado y no haya obtenido un aumento salarial en más de un cuarto de siglo es inaceptable, y esta legislación lo cambiará. La justicia para las personas encarceladas en Nueva York está atrasada”.

“Ningún neoyorquino debe quedar sin una compensación adecuada por su trabajo”, dijo Erika Lorshbough de NYCLU.

“No hay ninguna razón para tratar a las personas en prisión como menos que humanos. La mayoría de ellos saldrá de la cárcel y regresará a la sociedad, y nuestra meta debería ser prepararlos para que puedan construir nuevas vidas. Cuando tratamos a las personas con respeto, ayudamos a construir su autoestima”, dijo Biaggi. “Pagar a los reclusos lo suficiente como para poder obtener algún beneficio del trabajo que realizan es sensato y humano”.

Entre los presentes se encontraban representantes de Trabajadores de Comunicaciones de Estados Unidos (CWA, por sus siglas en inglés), de Fortune Society y del Sindicato de Tiendas al por menor, al por mayor y departamentales (RWDSU, por sus siglas en inglés).

Si se aprueba, el proyecto de ley elevaría el salario mínimo de Nueva York para las personas encarceladas en línea con otros cuatro estados: Nevada, Alaska, Maine y Kansas.

“El trabajo es trabajo, y es hora de que Nueva York dé un paso adelante y restaure la humanidad y la dignidad a las personas encarceladas”, dijo Ramos.

La mayoría de las personas confinadas en las cárceles del estado de Nueva York deben trabajar seis horas al día, cinco días a la semana.

Perry dijo que la industria del trabajo en las prisiones genera más de $50 millones de dólares para el estado.

Defensores están presionando para aumentar los salarios de las personas encarceladas.

Defensores dijeron que, según se informa, las personas encarceladas fueron obligadas a trabajar y castigadas por no trabajar, y calificaron al trabajo de prisión como “esclavitud moderna”, ya que estas personas no están protegidas por las leyes federales o estatales de salario mínimo, y no son elegibles para recibir compensación laboral si resultan lesionadas en el trabajo.

“Una compensación más justa reconoce la dignidad y el valor del trabajo de las personas encarceladas, y es un paso crítico hacia el cumplimiento de la promesa de la 13ª Enmienda”, dijo Erika Lorshbough, directora adjunta de Asuntos Legislativos de la Unión de Libertades Civiles de Nueva York (NYCLU, por sus siglas en inglés). “Ningún neoyorquino debe quedar sin una compensación adecuada por su trabajo simplemente porque está involucrado en el sistema de justicia penal”.