Vacation, Anyone?
¿Vacaciones, alguien?

  • English
  • Español

Vacation, Anyone?

By Kathleen M. Pike

Taking time away is good for your health.

I tried earlier this summer to take vacation. I started with two weeks. Before the first day of the scheduled time off, I had already made a few exceptions to the plan and agreed to join several work calls for some time-sensitive projects. Without other plans in place, I checked my emails every morning as usual. With the open day in front of me, I replied to one email after another. And then there was the manuscript that had been languishing that I figured I would finally get off my desk since I had so much free time. By the end of the two weeks, I had actually safeguarded only two afternoons. In good academic fashion, I gave myself and F-minus on my vacation project.

I am planning a do-over both because I know vacation is good for my mental health, and I hate having an F-minus on my transcript.
Here are some data about vacation, especially in the time of coronavirus.

1. Vacation is associated with overall health. The Multiple Risk Factor Intervention Trial (MRFIT) included 12,866 men and found that taking vacation was associated with a reduced risk of all-cause mortality and, specifically, mortality due to coronary heart disease. Similarly, the classic Framingham Heart Study reported an association for women between infrequent vacationing and increased incidence of heart disease or death due to coronary causes during a 20-year follow-up period. Many others studies report similar findings.

Vacation is intended to improve workplace culture.

2. Vacation is associated with good mental health. Studies abound extolling the mental health benefits of vacation, including reducing stress and preventing burnout. Vacation is associated with enhancing productivity and promoting creativity. Two caveats: 1) the mental health benefits of vacation do not last forever, so vacation is not a one-and-done activity, but rather a practice and 2) the mental health benefits of vacation are limited in the context of work environments that are excessively stressful or problematic. In such cases, perhaps one of the greatest benefits of vacation is gaining perspective and possibly developing a strategy for a change in employment.

3. America: the “No-Vacation Nation?”. According to a report from the OECD, a group of 36 of the world’s wealthiest nations, the United States is the only country that does not require employers to give workers annual paid vacation or paid holidays. Zero days required. According to the Center for Economic and Policy Research, that leaves 23 percent of Americans with no paid vacation and 22 percent without paid holidays. In reality, 90 percent of
full-time workers in the United Stated do get paid vacation time, but a full 55 percent do not take all of their vacation time, and 70 percent report working during vacation.

Even a staycation will offer a respite.

4. The Unlimited Vacation Policy Experiment. One of the hot trends in vacation policy has been to make it “unlimited.” Companies like Netflix and LinkIn are among the pioneers in this experiment. The idea is that access to unlimited vacation will improve workplace culture and boost employee morale. The irony is that unlimited paid time off or PTO as it is often called, is much better for employers than for employees. It is something of a publicity stunt that attracts talent. In reality, unlimited PTO is associated with employees taking less rather than more time, which is not good for employee mental health but good for the corporate bottom line.

5. Vacation in the Time of Coronavirus. Current public health data clearly indicate that vacations are especially important at this time. A recent KFF study reported that 53% of US adults are experiencing elevated worry and stress, up from 32% in March. Common problems include difficulties with sleep (36%) or eating (32%) patterns, increases in alcohol consumption or substance use (12%), and worsening chronic conditions (12%), due to worry and stress over the coronavirus. With restrictions on travel and quarantine requirements associated with going to and from virus hot spots, vacation in the time of coronavirus requires a rethink, but the health benefits are worth the effort whether you decide to travel safely or give a staycation a try.

Kathleen M. Pike, PhD is Professor of Psychology and Director of the Global Mental Health Program at the Columbia University Medical Center (CUMC). For more information, please visit cugmhp.org.

¿Vacaciones, alguien?

Por Kathleen M. Pike

Tomarse un tiempo es bueno para la salud.

A principios de este verano intenté tomarme unas vacaciones. Empecé con dos semanas. Antes del primer día del tiempo libre programado, ya había hecho algunas excepciones al plan y acepté unirme a varias convocatorias de trabajo para algunos proyectos urgentes. Sin otros planes creados, revisé mis correos electrónicos todas las mañanas como de costumbre. Con la jornada de puertas abiertas frente a mí, respondí un correo electrónico tras otro. Y luego estaba el manuscrito que había estado languideciendo y pensé que finalmente me levantaría de mi escritorio ya que tenía tanto tiempo libre. Al final de las dos semanas, en realidad solo había protegido dos tardes. De buena manera académica, me entregué a mí y reprobé mi proyecto de vacaciones.

Estoy planeando repetir ambas cosas porque sé que las vacaciones son buenas para mi salud mental y odio reprobar.

Aquí hay algunos datos sobre las vacaciones, especialmente en la época del coronavirus.

1. Las vacaciones están relacionadas con la salud en general. El Ensayo de Intervención de Factores de Riesgo Múltiple (MRFIT, por sus siglas en inglés) incluyó a 12,866 hombres y encontró que tomar vacaciones se relaciona con un riesgo reducido de mortalidad por todas las causas y, específicamente, la mortalidad por enfermedad coronaria. De manera similar, el clásico Estudio del corazón de Framingham informó una relación para las mujeres entre vacaciones poco frecuentes y una mayor incidencia de enfermedades cardíacas o muerte por causas coronarias durante un período de seguimiento de 20 años. Muchos otros estudios informan hallazgos similares.

Las vacaciones buscan mejorar la cultura laboral.

2. Las vacaciones están relacionadas con una buena salud mental. Abundan los estudios que ensalzan los beneficios para la salud mental de las vacaciones, incluyendo la reducción del estrés y la prevención del agotamiento. Las vacaciones se relacionan con mejorar la productividad y promover la creatividad. Dos advertencias: 1) los beneficios para la salud mental de las vacaciones no duran para siempre, por lo que las vacaciones no son una actividad única, sino más bien una práctica y 2) los beneficios para la salud mental de las vacaciones son limitados en el contexto de entornos laborales que son excesivamente estresantes o problemáticos. En tales casos, quizás uno de los mayores beneficios de las vacaciones sea ganar perspectiva y posiblemente desarrollar una estrategia para un cambio de empleo.

3. Estados Unidos: ¿la “nación sin vacaciones?”. De acuerdo con un informe de la OCDE, en el grupo de 36 de las naciones más ricas del mundo, Estados Unidos es el único país que no requiere que los empleadores otorguen a los trabajadores vacaciones anuales pagadas o feriados pagados. Ningún día. Según el Centro de Investigación Económica y Política, eso deja al 23 por ciento de los estadounidenses sin vacaciones pagadas y al 22 por ciento sin feriados pagados. En realidad, el 90 por ciento de los trabajadores a tiempo completo en los Estados Unidos reciben vacaciones pagadas, pero el 55 por ciento no se toma todo el tiempo de vacaciones y el 70 por ciento informa que trabaja durante las vacaciones.

Incluso unas vacaciones en casa ofrecerán un respiro.

4. El experimento de la política de vacaciones ilimitadas. Una de las tendencias más importantes en la política de vacaciones ha sido hacerla “ilimitada”. Empresas como Netflix y LinkedIn se encuentran entre las pioneras en este experimento. La idea es que el acceso a vacaciones ilimitadas mejorará la cultura laboral y aumentará la moral de los empleados. La ironía es que el tiempo libre remunerado ilimitado o PTO (por sus siglas en inglés), como se le suele llamar, es mucho mejor para los empleadores que para los empleados. Es una especie de truco publicitario que atrae talento. En realidad, el PTO ilimitado se asocia con que los empleados tomen menos tiempo en lugar de más, lo que no es bueno para la salud mental de los empleados, pero sí para los resultados corporativos.

5. Vacaciones en la época del coronavirus. La información actual de salud pública indica claramente que las vacaciones son especialmente importantes en este momento. Un estudio reciente de KFF informó que el 53% de los adultos en los Estados Unidos están experimentando una mayor preocupación y estrés, frente al 32% en marzo. Los problemas comunes incluyen dificultades para dormir (36%) o patrones de alimentación (32%), aumentos en el consumo de alcohol o de sustancias (12%) y empeoramiento de las condiciones crónicas (12%), debido a la preocupación y el estrés por el coronavirus. Con las restricciones en los viajes y los requisitos de cuarentena asociados con el ir y venir de los puntos calientes del virus, las vacaciones en el momento del coronavirus requieren un replanteamiento, pero los beneficios para la salud valen la pena, ya sea que decida viajar con seguridad o probar una estancia en casa.

Kathleen M. Pike, PhD, es profesora de Psicología y directora del Programa Mundial de Salud Mental en el Centro Médico de la Universidad Columbia (CUMC, por sus siglas en inglés). Para más información, por favor visite cugmhp.org.