News

Trailer Talk
Plática de tráiler

Trailer Talk

Mobile unit instructs parents on drug use warning signs

By Gregg McQueen


“The signs could be hidden in plain sight,” said Code 3 team member Dean Welch.

Gerald Neill knows how to spot danger.

A 30-year police sergeant and military veteran, Neill has grown savvy to recognizing important clues.

Yet when it comes to opioid use among teens, Neill is urging many parents to look again – in order not to miss warning signs that their own child is using drugs.

“In police work, we see a lot of common signs among drug users that parents can spot right in the home if they know what to look for,” he said.

Neill is now a member of Code 3, a nonprofit organization founded by retired police officers to raise awareness about drug addiction. The nonprofit has designed a mobile trailer to educate parents on how to spot clues about opioid use among family members.

The trailer’s interior is set up as a teenager’s bedroom, intended to provide families with a realistic experience of recognizing potential clues of drug use among teens.

“We’ll show little red flags, little indicators that you might miss but should be aware of,” said Code 3 team member Dean Welch. “The signs could be hidden in plain sight.”

“Some parents come through and say ‘Wow, I can’t believe we missed these,'” he added.

The trailer visited New York City for the first time on August 15, at a health fair sponsored by State Senator Gustavo Rivera in Crotona Park South. Community members were given interactive tours of the unit, which was slated to make additional stops in the city.

Tinfoil and spoons are used to heat heroin.

The education trailer is conducted in partnership with the Rx Abuse Leadership Initiative (RALI) and the Pharmaceutical Research and Manufacturers of America (PhRMA).

Neill showed visitors a replica of a teen closet that featured footwear without laces.

“If you notice your kid’s shoelaces are going missing, it could mean they’re using them to shoot drugs,” he said. He warned parents that missing spoons from a kitchen draw are also a telltale sign.

“Finding little pieces of aluminum foil, they could be using them to light heroin,” Neill said.

Code 3 Executive Director Joe Abdalla said any hollow object can be used to hide drug paraphernalia. He said he has seen teens hide drugs in the battery compartments of video game controllers or lacrosse sticks.

He displayed miniature scales, some disguised as calculators, that young people use to measure the weight of drugs. He also showed items that look like a typical water bottles, but broke apart to reveal a secret compartment where drugs can be hidden.

“They bill them as safes to hide valuables, but are commonly used by opioid users,” Abdalla said. “You can buy any of these items on Amazon.”

Addiction to opioids can begin when medication is prescribed.

A more obvious sign would be finding a syringe. “If I find a syringe, and my kid’s not diabetic, I want to know what’s up,” Neill said.

Neill acknowledged that some parents refrain from searching their child’s room because they wish to give them privacy.

“As a parent, you have a right to be nosy,” he remarked. “You have a right to check.”

Other warning signs that someone could be using opioids include wearing long sleeves in summertime, frequent trips to the bathroom and hanging out with a different set of friends.

For many young people, addiction to opioids begins after a sports injury where an addictive medication was prescribed, Welch said.

“You start taking Percocet, OxyContin, things like that,” he explained. “When your prescription runs out, what are you going to do? If you need to get that high, you’re going to run down to the local drug dealer and get your $10 bag of heroin. That’s where it all starts.”

Neill said that many opioid users, especially new ones, will snort drugs rather than inject them.

“People think they won’t get addicted because they don’t inject it. But you will get addicted,” he said.

The mobile unit is one of two that travel around the country to community events like the health fair.

“This is not a criminal justice issue, it’s a public health issue,” said Senator Gustavo Rivera.

“First responders, police officers, we’ve had all this information, we knew what it was,” Abdalla said. “Our thought was, how do we get it in the hands of parents, loved ones and educators?”

Abdalla said the educational trailer is available to visit any community-based organization or elected official who calls.

Senator Rivera said the educational trailer served as a powerful tool to educate families.

“It’s important that we can show parents how to recognize signs that their kids are doing drugs,” he said.

The Chair of the Senate’s Health Committee, Rivera recently helped moderate a Bronx hearing for the Joint Senate Task Force on Opioids, Addiction and Overdose Prevention. It was the first in a series of hearings that the task force will hold around the state to examine the opioid crisis.

“The tough question is now is, How do we handle this without the stigma? How do we handle this without criminalization?” Rivera remarked. “This is not a criminal justice issue, it’s a public health issue.”

“The way we’ve been handling the opioid crisis has not worked,” he added. “We need to try new approaches.”


Plática de tráiler

Unidad móvil instruye sobre señales de advertencia de uso de drogas

Por Gregg McQueen


 

“Este no es un problema de justicia criminal, sino de salud pública”, dijo el senador Gustavo Rivera.

Gerald Neill sabe detectar el peligro.

Un sargento de policía y veterano militar de 30 años, Neill se ha vuelto inteligente para reconocer pistas importantes.

Sin embargo, cuando se trata del uso de opioides entre los adolescentes, Neill insta a muchos padres a que vuelvan a mirar, para no perder las señales de advertencia de que su propio hijo está usando drogas.

“En el trabajo policial vemos muchas señales comunes entre los usuarios de drogas que los padres pueden detectar en el hogar si saben qué buscar”, dijo.

Neill ahora es miembro de Code 3, una organización sin fines de lucro fundada por oficiales de policía retirados para crear conciencia sobre la adicción a las drogas. La organización sin fines de lucro ha diseñado un tráiler móvil para educar a los padres sobre cómo detectar pistas sobre el uso de opioides entre los miembros de la familia.

El interior del tráiler está configurado como el dormitorio de un adolescente, con el objetivo de proporcionar a las familias una experiencia realista para reconocer posibles pistas del uso de drogas entre los adolescentes.

“Mostraremos pequeñas señales de alarma, pequeños indicadores que pueden pasar desapercibidos pero que deben considerar”, dijo Dean Welch, l miembro del equipo de Code 3. “Las señales podrían estar ocultas a plena vista”.

“Algunos padres vienen y dicen: ¡Wow, no puedo creer que no lo hayamos visto!”, agregó.

El tráiler visitó la ciudad de Nueva York por primera vez el 15 de agosto, en una feria de salud patrocinada por el senador estatal Gustavo Rivera en Crotona Park South. Los miembros de la comunidad hicieron visitas interactivas a la unidad, programada para hacer paradas adicionales en la ciudad.

Se puede usar una botella de agua desprendible para ocultar drogas.

El tráiler educativo se lleva a cabo en asociación con la Iniciativa de Liderazgo de Abuso de Rx (RALI, por sus siglas en inglés) e Investigación Farmacéutica y Fabricantes de Estados Unidos (PhRMA, por sus siglas en inglés).

Neill mostró a los visitantes una réplica de un armario de adolescentes con calzado sin cordones.

“Si notan que los cordones de los zapatos de sus hijos están desaparecidos, podría significar que los están usando para inyectarse drogas”, dijo. Advirtió a los padres que las cucharas perdidas de un cajón de la cocina también son una señal reveladora.

“Encontrar pequeños pedazos de papel de aluminio, pues podrían usarlos para encender heroína”, dijo Neill.

El director ejecutivo del Código 3, Joe Abdalla, explicó que cualquier objeto hueco puede usarse para ocultar parafernalia de drogas. Dijo que ha visto a adolescentes esconder drogas en los compartimientos de baterías de los controladores de videojuegos o en palos de lacrosse.

Mostró básculas en miniatura, algunas disfrazadas de calculadoras, que los jóvenes usan para medir el peso de las drogas. También mostró artículos que parecen botellas de agua típicas, pero fueron separadas para revelar un compartimento secreto donde se pueden ocultar drogas.

“Las promocionan como cajas de seguridad para ocultar objetos de valor, pero los usuarios de opioides los usan comúnmente”, dijo Abdalla. “Usted puede comprar cualquiera de estos artículos en Amazon”.

Una señal más obvia sería encontrar una jeringa. “Si encuentro una jeringa y mi hijo no es diabético, quiero saber qué pasa”, comentó Neill.

También reconoció que algunos padres se abstienen de buscar en la habitación de sus hijos porque desean darles privacidad.

“Usted puede comprar cualquiera de estos artículos en Amazon”, dijo el director ejecutivo de Code 3, Joe Abdalla.

“Como padres, tienen derecho a ser curiosos”, comentó. “Tienen derecho a verificar”.

Otras señales de advertencia de que alguien podría estar usando opioides incluyen el uso de mangas largas en verano, viajes frecuentes al baño y salir con un grupo diferente de amigos.

Para muchos jóvenes, la adicción a los opioides comienza una lesión deportiva en la que les fueron recetados medicamentos adictivos, dijo Welch.

“Empiezan a tomar Percocet, OxyContin, cosas así”, explicó. “Cuando se acabe la receta, ¿qué van a hacer? Si necesitan tanto drogarse, irán corriendo con el narcotraficante local y obtendrán su bolsa de heroína de $10 dólares. Ahí es donde todo comienza”.

Neill dijo que muchos usuarios de opioides, especialmente los nuevos, inhalarán drogas en lugar de inyectarlas.

“La gente piensa que no se volverá adicta porque no la inyectan. Pero sí sucederá”, señaló.

La unidad móvil es una de las dos que viajan por todo el país a eventos comunitarios como la feria de salud.

“Los socorristas, policías, hemos tenido toda esta información, sabíamos de qué se trataba”, dijo Abdalla. “Nuestro pensamiento fue: ¿cómo la ponemos en manos de padres, seres queridos y educadores?”.

Los zapatos con cordones faltantes podrían ser motivo de alarma.

Abdalla explicó que el tráiler educativo está disponible para visitar cualquier organización comunitaria o a funcionario que llame.

El senador Rivera dijo que el tráiler educativo sirvió como una poderosa herramienta para educar a las familias.

“Es importante que podamos mostrar a los padres cómo reconocer las señales de que sus hijos están usando drogas”, señaló.

Rivera, presidente del Comité de Salud del Senado, recientemente ayudó a moderar una audiencia del Bronx del Grupo de Trabajo Conjunto del Senado sobre Opioides, Adicción y Prevención de sobredosis. Fue la primera de una serie de audiencias que el grupo de trabajo llevará a cabo en todo el estado para examinar la crisis de los opioides.

“La pregunta difícil ahora es: ¿cómo manejamos esto sin el estigma? ¿cómo manejamos esto sin criminalización?”, comentó Rivera. “Este no es un problema de justicia penal, sino de salud pública”.

“La forma en que hemos estado manejando la crisis de los opioides no ha funcionado”, agregó. “Necesitamos probar nuevos enfoques”.


Related Articles

Back to top button

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker