“Together we will all accomplish great things”

“Juntos lograremos grandes cosas”

“Juntos lograremos grandes cosas”

  • English
  • Español

“Together we will all accomplish great things”

Full Text of Council Speaker Melissa Mark-Viverito’s Remarks
As prepared for her Swearing-In Ceremony at Hostos Community College on Wed., Jan. 30th

Good evening.

Swearing in(web)

Swearing In.JPG
Photo: NYC Council/ William Alatriste

Buenas noches.

I want to thank each and every one of you who came out on this very cold evening to celebrate my inauguration.

I want to thank all of the elected officials who have already been acknowledged; in particular all of my colleagues in the City Council and our citywide elected officials, as well as members of Congress.

I also want to thank two strong and inspirational mujeres who have supported me for so many years: Lorraine Cortes-Vásquez, our former New York Secretary of State and a personal friend and mentor to me over the years. It means the world that you are here tonight to swear me in.

And of course Congresswoman Nydia Velazquez, a true trailblazer, una pionera, una luchadora. You have been a ‘first’ so many times throughout your career. Your trajectory has been so inspiring to me. I thank you so much for all the support you have provided me.

How about Tony Award-winning Lin-Manuel? The best emcee I could have asked for. Thank you so much for being here and helping us have some fun tonight.

And of course I need to give a big GRACIAS to all the residents of my district who again put their trust in me by electing me to a third and final term in the City Council.

Without your support on Election Day, I would not have had the incredible opportunity to make history on January 8th.

This election cycle contained a lot of firsts. The first Democratic mayor in 20 years – the Tall Man Bill de Blasio. The first woman of color elected to citywide office- my friend Public Advocate Tish James. The first openly-gay official elected in the Bronx and in Brooklyn and the first Mexican American elected to the Council in the very youthful Richie Torres and Carlos Menchaca.

And of course, exactly three weeks ago today, I had the incredible honor and privilege to become the first Puerto Rican and Latina and the first member of the Black Latino and Asian Caucus to be the Speaker of the New York City Council.

I am so thankful and humbled by the support of all 50 of my colleagues. I know that together we will all accomplish great things. I am also very proudly the first representative of the Bronx to assume this role. That’s why it was so important to me to hold my inauguration here in the Bronx and at Hostos Community College.

This institution is one that our city’s Puerto Rican community fought very hard for – to ensure that higher educational opportunities reached Latino young people in the South Bronx, in El Barrio and beyond.

For those who do not know, Hostos Community College was named for Puerto Rican intellectual, educator and philosopher Eugenio Maria de Hostos, who lived during the mid to late 1800’s and was known as El Gran Ciudadano de las Americas – the Great Citizen of the Americas.

He was one of the foremost thinkers on independence in Latin America, calling for an Antilliean Federation, not to mention an advocate for the inclusion of young women in schools. He was a man ahead of his time who believed that together we could lift and unify people.

In the same way, I know that unity among the five boroughs and 51 Council districts is the only way to move forward in the best interest of New Yorkers. We are stronger when we stand together as one.

That’s why I took my oath tonight on a copy of the 1898 New York City Charter, which is housed at the city’s Department of Records – and I want to thank the Commissioner, Eileen Flannelly, for being here tonight and allowing me to use this important and symbolic document.

In 1898, the Charter unified all five boroughs first time- creating the City we call home today – A city has since been a beacon of hope, aspiration and dreams.

A City that has constantly reinvented and rejuvenated itself.

A City that has opened its doors to the world when others closed them.

A City that is unafraid to lead, to take risks and to go bigger and higher.

And yes, a City that has mourned together as a family in times of tragedy.

It is that common bond that ties New Yorkers today together with New Yorkers of the past. The year may say 2014, but the hopes and dreams of families today are no different than they were 100 years ago.

Like New Yorkers before us, we want our City to be a place of opportunity for everyone, not a select few. We don’t want your cross-street or school district to be the deciding factor to your future success.

This is why I have committed myself to public service- to help more New Yorkers reach those dreams which remain elusive for too many New Yorkers.

I ran for Speaker for the same reason I ran for City Council in 2005. I believe that the Council and our City government as a whole can do more to improve the lives of New Yorkers – everyday New Yorkers who are increasingly feeling the great inequality crisis.

I also ran because I believe that the Council can be a more effective and inclusive body by putting our members first and providing them with the support and resources to better serve their constituents.

And I ran because I believe that we need representatives of communities like ours to be in decision making positions to ensure that issues of importance to our neighborhoods are amplified in the public discourse.

Over the past decade, we have witnessed the impact of budgets and public policies from all levels of government on our most vulnerable populations — working families, youth, seniors, our LGBT community, immigrants and undocumented Americans, people with disabilities.

Today, we live in the most unequal city in the nation. But it is a New Day in New York City. Now is the time to embrace our progressive moment and put our values into action. But to really make a lasting change on this city, we must stand together. And under my leadership, that’s just what we’ll do.

We will stand up for affordable housing, the single greatest challenge facing so many of our communities. I am proud to have the district with the most public housing in the city of New York – 20,000 units in over 20 developments. NYCHA is the cornerstone of affordable housing in our city.

We must do all that we can to preserve this critical housing stock, as we look to new ways to create additional income-targeted housing for low- and moderate-income New Yorkers.

We will stand up for early childhood education, and demand a sustainable revenue stream in the form of a modest income tax surcharge on our city’s top earners. This is one of the greatest steps we can take to reduce the achievement gap in our city.

We will stand up for low-wage workers, who deserve work with dignity. That means finishing what we started last session by strengthening the paid sick days and living wage laws.

We will stand up for immigration reform, respectful policing, smarter development and wiser investment of public subsidies. And we will do it all… together – are you with me?

But make no mistake- there are some who are rooting for us to fail. There are some who believe that our ideas are too big, too lofty or too impatient. Some who think that by trying to raise people up we are trying to bring others down.

To those who have expressed or privately hold those points of view I stress this: New York is at its best when we all work together. A progressive New York will be a fruitful New York because more will share in our success.

What we want is a city that is fair and just- that fulfills the commitments and dreams we’ve always stood for and this is what I have dedicated my career to. As most of you know, I came to Nueva York at the age of 18 from Puerto Rico and have lived here ever since.

In many ways, when I came to New York, I was following in the footsteps of my maternal grandmother, who uprooted herself from Puerto Rico – also at the age of 18 – to come to New York City in search of a better life – something unheard of at the time. Her daughter – my mom – who hails from right here in the Bronx went on to become a leader in Puerto Rico’s feminist movement. So as you can see, I come from a long line of strong, independent women. Mujeres luchadoras.

I know how much my own personal story is one that so many of our newest New Yorkers can relate to – coming to our city looking for greater opportunities, while adjusting to life in a new place and sometimes facing the sting of discrimination.

But in spite of the challenges, New York City was the place where all my dreams came true, and I know that we will continue to be that place for native New Yorkers and immigrants alike… if we all work together to protect our shared future.

Desde lo más profundo de mi corazón, le quiero dar las gracias a todos ustedes que me han apoyado a través de estos años.

From the bottom of my heart, I want to truly thank each and every one of you for all of the support over the years.

Ahora manos a la obra! Now let’s get to work.

Thank you. Gracias.

Juntos lograremos grandes cosas”

Texto completo de la intervención de la portavoz del Concejo Melissa Mark-Viverito
Como se preparó para su toma de posesión en el Hostos Community College el miércoles 30 de enero

The inauguration of Speaker Melissa Mark-Viverito drew a full house to Hostos Community College.

Foto: NYC Council/ William Alatriste

Buenas noches.

Quiero agradecer a todos y cada uno de ustedes que vinieron esta noche muy fría para celebrar mi toma de posesión.

Quiero agradecer a todos los funcionarios electos que ya han sido reconocidos, en particular a todos mis colegas en el Concejo de la ciudad y nuestros funcionarios electos en toda la ciudad, así como miembros del Congreso.

También quiero dar las gracias a dos mujeres fuertes e inspiradoras que me han apoyado durante tantos años: Lorraine Cortés-Vásquez, nuestra ex Secretaria del estado de Nueva York y una amiga personal y mentora para mí durante estos años. Significa mucho que estés esta noche para mi juramento.

Y, por supuesto, la congresista Nydia Velázquez, una verdadera pionera, una luchadora. Has sido una ‘primera’ tantas veces a lo largo de tu carrera. Tu trayectoria ha sido muy inspiradora para mí. Te agradezco mucho por todo el apoyo que me has brindado.

¿Qué hay del ganador del premio Tony, Lin-Manuel? El mejor maestro de ceremonias que pude haber pedido. Muchas gracias por estar aquí y por ayudarnos a tener un poco de diversión esta noche.

Y por supuesto tengo que dar un gran GRACIAS a todos los residentes de mi distrito, quienes nuevamente pusieron su confianza en mí al elegirme para un tercer y último mandato en el Concejo de la Ciudad.

Sin su apoyo el día de las elecciones, yo no habría tenido la increíble oportunidad de hacer historia el 8 de enero.

Este ciclo electoral trajo muchas novedades. El primer alcalde demócrata en 20 años, el hombre alto Bill de Blasio. La primera mujer de color elegida para un puesto de toda la ciudad, mi amiga, la defensora pública Tish James. El primer funcionario abiertamente gay elegido en el Bronx y en Brooklyn, y el primer mexicano-americano elegido para el Concejo,  el muy juvenil Richie Torres y Carlos Menchaca.

Y, por supuesto, hace exactamente tres semanas tuve el gran honor y el privilegio de convertirme en la primera puertorriqueña y latina, y el primer miembro de la comunidad latina negra y del Caucus asiático, en ser la portavoz del Concejo de la ciudad de Nueva York.

Estoy tan agradecida y honrada por el apoyo de mis 50 colegas. Sé que juntos vamos a lograr grandes cosas. También estoy muy orgullosa de ser la primera representante del Bronx en asumir este papel. Es por eso que era tan importante para mí tener mi toma de posesión aquí en el Bronx, y en el Hostos Community College.

Esta institución es una por la que la comunidad puertorriqueña de nuestra ciudad luchó muy duro, para asegurar que mayores oportunidades educativas llegaran a los jóvenes latinos en el sur del Bronx, en El Barrio y más allá.

Para los que no saben, Hostos Community College fue nombrado en honor del intelectual, educador y filósofo puertorriqueño Eugenio María de Hostos, quien vivió durante la segunda mitad de década de 1800 y fue conocido como el gran ciudadano de las Américas.

Él fue uno de los pensadores más destacados de la independencia en América Latina, llamó a una Federación Antillana y fue un defensor de la inclusión de las mujeres jóvenes en las escuelas. Él era un hombre adelantado a su tiempo, quien creía que juntos podríamos levantar y unificar a la gente.

De la misma manera, sé que la unidad entre los cinco condados y los 51 distritos del consejo es la única manera de avanzar en el mejor interés de los neoyorquinos. Somos más fuertes cuando estamos juntos como uno solo.

Por eso tomé mi juramento esta noche sobre una copia de la Carta de la ciudad de Nueva York de 1898, que se encuentra en el Departamento de Registros de la ciudad. Quiero dar las gracias a la comisionada, Eileen Flannelly, por estar aquí esta noche y permitir que utilice este importante y simbólico documento.

En 1898, la Carta unificó los cinco condados por primera vez, creando la ciudad que llamamos hogar hoy. Una ciudad que ha sido desde entonces un faro de esperanza, aspiración y sueños.

Una ciudad que se ha reinventado y rejuvenecido a sí misma constantemente.

Una ciudad que ha abierto sus puertas al mundo cuando otros las han cerrado.

Una ciudad que no tiene miedo a ser líder, tomar riesgos, crecer y desarrollarse.

Y sí, una ciudad que ha llorado unida como una familia en tiempos de tragedia.

Es ese vínculo común que une a los neoyorquinos de hoy con los neoyorquinos del pasado. El año puede ser 2014, pero las esperanzas y los sueños de las familias de hoy no son diferentes de lo que eran hace 100 años.

Al igual que los neoyorquinos antes que nosotros, queremos que nuestra ciudad sea un lugar de oportunidades para todos, no para un grupo selecto. No queremos que el cruce de calles o el distrito escolar sea el factor decisivo para el éxito futuro.

Es por eso que me he comprometido con el servicio público, para ayudar a más neoyorquinos a lograr esos sueños que siguen siendo difíciles de alcanzar.

Me postulé para portavoz por la misma razón por la que me postulé para el Concejo de la ciudad en 2005. Creo que el Concejo y el gobierno de la ciudad en su conjunto pueden hacer más para mejorar las vidas de los neoyorquinos comunes que  sienten cada vez más la gran crisis de la desigualdad.

También me postulé porque creo que el Consejo puede ser un órgano más eficaz e incluyente, poniendo a nuestros miembros primero y proporcionándoles el apoyo y los recursos para servir mejor a sus electores.

Y me postulé porque creo que necesitamos que representantes de comunidades como la nuestra, estén en posiciones de toma de decisión para asegurar que los temas de importancia para nuestros barrios sean amplificados en el discurso público.

Durante la última década, hemos sido testigos del impacto de los presupuestos y las políticas públicas de todos los niveles de gobierno en nuestras poblaciones más vulnerables: las familias trabajadoras, jóvenes, adultos mayores, nuestra comunidad LGBT, los inmigrantes y estadounidenses indocumentados y las personas con discapacidad.

Hoy, vivimos en la ciudad más desigual del país. Pero es un nuevo día en la ciudad de Nueva York. Ahora es el momento de abrazar nuestro momento progresista y poner nuestros valores en acción. Pero para realmente hacer un cambio duradero en esta ciudad, debemos permanecer unidos. Y, bajo mi liderazgo, eso es lo que haremos.

Vamos a luchar por la vivienda asequible, el mayor desafío que enfrentan muchas de nuestras comunidades. Me enorgullece tener el distrito con más vivienda pública en la ciudad de Nueva York: 20,000 unidades en más de 20 desarrollos. NYCHA es la piedra angular de la vivienda asequible en nuestra ciudad.

Debemos hacer todo lo que podamos para preservar esta crítica disponibilidad de vivienda mientras buscamos nuevas maneras de crear viviendas adicionales de interés social, orientadas a los neoyorquinos de ingresos bajos y moderados.

Vamos a luchar por la educación de la primera infancia, y la demanda de una fuente de ingresos sostenible en la forma de un cargo modesto de impuestos a los que tienen un mayor ingreso en nuestra ciudad. Este es uno de los mayores pasos que podemos tomar para reducir la brecha en Nueva York.

Vamos a defender a los trabajadores de bajos salarios, que merecen trabajar con dignidad. Eso significa terminar lo que empezamos la última sesión mediante el fortalecimiento de los días de enfermedad pagados y las leyes de salario.

Vamos a luchar por la reforma migratoria, una policía respetuosa, el desarrollo inteligente y la inversión más sabia de las subvenciones públicas. Y lo haremos todos juntos… ¿están conmigo?

Pero no se equivoquen, hay algunos que están alentando nuestro fracaso. Hay quienes creen que nuestras ideas son demasiado grandes, demasiado elevadas o demasiado impacientes. Algunos piensan que al tratar de levantar a la gente estamos intentando llevar a los demás hacia abajo.

Para aquellos que han expresado o mantienen en privado esos puntos de vista hago hincapié en esto: Nueva York es mejor cuando todos trabajamos juntos. Una Nueva York progresiva será una fructífera Nueva York debido a que más compartirán nuestro éxito.

Lo que queremos es una ciudad que sea justa y equitativa, que cumpla los compromisos y sueños que siempre hemos defendido y esto es a lo que he dedicado mi carrera. Como la mayoría de ustedes saben, llegué a Nueva York a la edad de 18 desde Puerto Rico y he vivido aquí desde entonces.

En muchos sentidos, cuando llegué a Nueva York, seguía los pasos de mi abuela materna, quien se desarraigó a sí misma de Puerto Rico -también a la edad de 18- para venir a la ciudad de Nueva York en busca de una vida mejor, algo insólito en el momento. Su hija -mi madre- quien es oriunda del Bronx se convirtió en una líder del movimiento feminista de Puerto Rico. Así que como pueden ver,  vengo de una larga línea de mujeres fuertes e independientes. Mujeres luchadoras.

Sé que los nuevos neoyorquinos pueden relacionarse con gran parte de mi historia personal, venir a nuestra ciudad en busca de mayores oportunidades, mientras se ajustan a la vida en un nuevo lugar y, a veces frente a la discriminación.

Pero a pesar de los desafíos, la ciudad de Nueva York fue el lugar donde todos mis sueños se hicieron realidad, y yo sé que vamos a seguir siendo ese lugar para los neoyorquinos nativos como para los inmigrantes… si todos trabajamos juntos para proteger nuestro futuro compartido.

Desde el fondo de mi corazón, quiero darle las gracias de verdad a todos y cada uno de ustedes por todo el apoyo durante estos años.

Ahora, ¡manos a la obra! ¡A trabajar!

Gracias.