economyJobsNews

The Continuing Legacy of American Veterans in the Workplace
El permanente legado de los veteranos estadounidenses en el lugar de trabajo 

The Continuing Legacy of American Veterans in the Workplace

By James Rodríguez

As our country emerges from the longest war in its history, the 4.5 million veterans who served during this period are poised to lead our workforce – and the U.S. economy – into the next decades.

This group of talented Americans, known as the post-9/11 veterans, have channeled their talent, skills and leadership into post-military success, achieving higher labor participation rates and over 30 percent higher earnings than their non-veteran peers, according to the Census Bureau.

Veterans have proven themselves to be extremely productive, often earning promotions at an accelerated rate in their chosen career fields and recognized by industry leaders as valuable teammates.

James Rodríguez.

This newest generation of dedicated Americans is a formidable group. They are the youngest, most diverse and largest group of veterans in the labor force. Like the legions of veterans who served in the past, they have carried on a legacy of duty, valor and compassion. Our post-9/11 veterans have fought bravely in defense of our values, but they have also demonstrated remarkable resilience and adaptability, pivoting to support missions ranging from humanitarian assistance to local economic development. Needless to say, they performed admirably.

While in uniform, veterans benefitted not just from world-class technical training, but also from extraordinary opportunities to develop soft skills such as teamwork, resourcefulness and initiative, traits that employers consistently rank as among the most desirable. Hiring veterans is not just the right thing to do – it is a smart business decision.

As a post-9/11 veteran and former senior Defense Department official, I have seen firsthand the sacrifices borne by service members, veterans and their families. Many carry with them the wounds of combat – visible and invisible – and grieve the irreplaceable loss of their teammates. We have made great progress towards ensuring that all who need care get it, acknowledging that much work remains to be done.  And while support for our wounded, ill and injured veterans remains steadfast, we should simultaneously promote career opportunities and a workplace environment that allows all veterans to thrive. They are a vital component of our labor force and will continue to play a critical role driving innovation and efficiency.

As in every war throughout our history, a generation of Americans stepped forward to answer this most recent call to serve.  Now, as our nation moves forward, our post-9/11 veterans stand ready to “build back better” through meaningful careers. On this Veterans Day, we celebrate all veterans, not just for their service while in uniform, but also for their ongoing contributions to the world’s most talented workforce.

James Rodríguez is the Deputy Assistant Secretary for Policy at the Veterans’ Employment and Training Service at the U.S. Department of Labor (DOL). For more information, please visit dol.gov.

El permanente legado de los veteranos estadounidenses en el lugar de trabajo

Por James Rodríguez

A medida que nuestro país sale de la guerra más larga de su historia, los 4.5 millones de veteranos que sirvieron durante este periodo están preparados para liderar nuestra fuerza de trabajo -y la economía estadounidense- en las próximas décadas.

Este grupo de estadounidenses con talento, conocido como los veteranos posteriores al 11-S, ha canalizado su talento, habilidades y liderazgo en el éxito post-militar, logrando mayores tasas de participación laboral y más de un 30% de ingresos más altos que sus compañeros no veteranos, según la Oficina del Censo.

Los veteranos han demostrado ser extremadamente productivos, a menudo consiguiendo ascensos a un ritmo acelerado en sus campos profesionales elegidos y reconocidos por los líderes de la industria como valiosos compañeros de equipo.

James Rodríguez.

Esta nueva generación de estadounidenses dedicados es un grupo formidable. Son el grupo más joven, más diverso y más grande de veteranos en la fuerza laboral. Al igual que las legiones de veteranos que sirvieron en el pasado, han continuado con un legado de deber, valor y compasión. Nuestros veteranos posteriores al 11 de septiembre han luchado con valentía en defensa de nuestros valores, pero también han demostrado una notable capacidad de resistencia y adaptación, pivotando para apoyar misiones que van desde la asistencia humanitaria hasta el desarrollo económico local. No hace falta decir que su actuación ha sido admirable.

Con el uniforme, los veteranos se beneficiaron no sólo de una formación técnica de primera clase, sino también de extraordinarias oportunidades para desarrollar habilidades blandas como el trabajo en equipo, el ingenio y la iniciativa, rasgos que los empleadores clasifican sistemáticamente como los más deseables. Contratar a veteranos no es sólo lo correcto: es una decisión empresarial inteligente.

Como veterano de guerra tras el 11-S y antiguo alto funcionario del Departamento de Defensa, he visto de primera mano los sacrificios que soportan los miembros del servicio, los veteranos y sus familias. Muchos llevan consigo las heridas del combate -visibles e invisibles- y lloran la pérdida insustituible de sus compañeros. Hemos hecho grandes progresos para garantizar que todos los que necesitan atención la reciban, reconociendo que queda mucho trabajo por hacer.  Y aunque el apoyo a nuestros veteranos heridos, enfermos y lesionados sigue siendo firme, debemos promover simultáneamente las oportunidades profesionales y un entorno laboral que permita a todos los veteranos prosperar. Son un componente vital de nuestra mano de obra y seguirán desempeñando un papel fundamental para impulsar la innovación y la eficiencia.

Como en todas las guerras a lo largo de nuestra historia, una generación de estadounidenses dio un paso adelante para responder a esta última llamada al servicio.  Ahora, a medida que nuestra nación avanza, nuestros veteranos posteriores al 11 de septiembre están listos para “reconstruir mejor” a través de carreras significativas. En este Día de los Veteranos, celebramos a todos los veteranos, no sólo por su servicio mientras llevaban el uniforme, sino también por sus continuas contribuciones a la mano de obra con mayor talento del mundo.

James Rodríguez es el subsecretario adjunto de políticas del Servicio de Empleo y Formación de Veteranos del Departamento de Trabajo de los Estados Unidos (DOL, por sus siglas en inglés). Para más información, por favor visite dol.gov.

Related Articles

Check Also
Close
Back to top button

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker