Temporary permits enacted for bars, restaurants
Permisos temporales promulgados para bares y restaurantes

  • English
  • Español

Temporary permits enacted for bars, restaurants

The pair of bills will help new bars, restaurants and other alcoholic beverage businesses to open more quickly.

Step right in.

Governor Kathy Hochul has signed a pair of bills designed to remove red tape and help new bars, restaurants and other alcoholic beverage businesses to open more quickly.

On December 22, Hochul signed a bill that allows for temporary retail permits to be issued for bars and restaurants opening in New York City, putting these businesses on the same footing as businesses in the rest of the state.

Another bill will allow temporary manufacturing permits to be granted for New York wineries, breweries and distilleries that are awaiting final approval on their manufacturing license, so they can operate and serve customers while their full application is pending.

The legislation will make it more efficient for new businesses to open, said the governor.

“This legislation will cut red tape and bring more customers in the door as quickly as possible,” said Gov. Kathy Hochul. (Don Pollard/Office of Governor Kathy Hochul)

“Let’s raise a glass to the terrific bars, restaurants, breweries and other small businesses that are a vital part of New York’s economy,” Hochul said. “As we continue to fight the pandemic, we also need to make sure we protect our economy, and this legislation will cut red tape and bring more customers in the door as quickly as possible to help small businesses get back on their feet.”

State Senator Jessica Ramos, a sponsor of the legislation, called the new laws “a lifeline to bars and restaurants in NYC.”

“They are the fabric and life-source of our neighborhoods, and a uniform, statewide process for temporary licenses ensures that we can mediate the potentially devastating impact of a crisis,” Ramos said.

Under current law, New York City businesses cannot be granted temporary liquor licenses — the State Liquor Authority (SLA) is only permitted to provide permanent liquor licenses, which are subject to a lengthy review process. The new legislation will allow the SLA to grant certain New York City businesses temporary liquor licenses, which will only take about 30 days to process, depending on the type of application.

Members of the Authority.

For licenses in the alcoholic beverage manufacturing industry, a six-month processing time is standard. Under the new legislation, manufacturers may apply for a temporary license which allows them to open while awaiting the final approval.

“Small businesses in New York City have already been through so much — we shouldn’t be adding extra obstacles and red tape to get in the way of their success,” said State Assemblymember Inez E. Dickens, who sponsored the SLA-related bill in the Assembly. “That’s why our legislation is so important: it cuts through the bureaucracy and helps ensure bars and restaurants have customers coming through the door from the very first days after opening.”

Certain New York City businesses will be granted temporary liquor licenses, which will only take about 30 days to process.

“We applaud Governor Hochul for signing into law this critical piece of legislation that will level the playing field for restaurants and bars in New York City,” said New York State Latino Restaurant, Bar and Lounge Association President Jeffrey García and Executive Director Arelia Taveras in a joint statement. “For far too long, restaurants and bars in New York City have been economically paralyzed while they wait for their permanent liquor license applications to be approved by SLA. This legislation will allow them to obtain temporary licenses while the application process plays out and will ensure that these establishments can offer a pivotal part of their menu to customers who wish to purchase alcohol. With the increasing threat of the Covid variants, we must equip restaurant and bar owners with every tool at their disposal to survive these difficult times.”

Permisos temporales promulgados para bares y restaurantes


La legislación ayudará a que los nuevos bares, restaurantes y otros negocios de bebidas alcohólicas abran más rápidamente.

Pasen por favor.

La gobernadora Kathy Hochul ha firmado un par de proyectos de ley diseñados para eliminar la burocracia y ayudar a que los nuevos bares, restaurantes y otros negocios de bebidas alcohólicas abran más rápidamente.

El 22 de diciembre, Hochul firmó un proyecto de ley que permite que se emitan permisos minoristas temporales para la apertura de bares y restaurantes en la ciudad de Nueva York, lo que coloca a estos negocios en el mismo nivel que los negocios en el resto del estado.

“Esta legislación reducirá la burocracia y atraerá a más clientes lo más rápido posible”, dijo la gobernadora Kathy Hochul. (Don Pollard/Office of Governor Kathy Hochul)

Otro proyecto de ley permitirá que se otorguen permisos de fabricación temporales para bodegas, cervecerías y destilerías de Nueva York que están esperando la aprobación final de su licencia de fabricación, para que puedan operar y atender a los clientes mientras su solicitud completa está pendiente de aprobación.

La legislación hará más eficiente la apertura de nuevos negocios, dijo el gobernador.

“Levantemos una copa por los magníficos bares, restaurantes, cervecerías y otros pequeños negocios que son una parte vital de la economía de Nueva York”, dijo Hochul. “A medida que continuamos luchando contra la pandemia, también debemos asegurarnos de proteger nuestra economía, y esta legislación reducirá la burocracia y atraerá más clientes lo antes posible para ayudar a los pequeños negocios a recuperarse”.

La senadora estatal Jessica Ramos, patrocinadora de la legislación, calificó las nuevas leyes como “un salvavidas para los bares y restaurantes de la ciudad de Nueva York”.

“Son la estructura y la fuente de vida de nuestros vecindarios, y un proceso uniforme en todo el estado para las licencias temporales garantiza que podamos mediar en el impacto potencialmente devastador de una crisis”, dijo Ramos.

Según la ley actual, a los negocios de la ciudad de Nueva York no se les pueden otorgar licencias temporales de licor; la Autoridad de licor del estado (SLA, por sus siglas en inglés) solo puede otorgar licencias de licor permanentes, que están sujetas a un largo proceso de revisión. La nueva legislación permitirá que la SLA otorgue a ciertos negocios de la ciudad de Nueva York licencias temporales de licor, que solo demorarán unos 30 días en procesarse, según el tipo de solicitud.

Miembros de la Autoridad.

Para las licencias en la industria de fabricación de bebidas alcohólicas, el tiempo de procesamiento de seis meses es estándar. Según la nueva legislación, los fabricantes pueden solicitar una licencia temporal que les permita abrir mientras esperan la aprobación final.

“Los pequeños negocios en la ciudad de Nueva York ya han pasado por mucho; no deberíamos agregar obstáculos adicionales ni trámites burocráticos para obstaculizar su éxito”, dijo la asambleísta estatal Inez E. Dickens, quien patrocinó el proyecto de ley relacionado con SLA en la Asamblea. “Es por eso que nuestra legislación es tan importante: elimina la burocracia y ayuda a garantizar que los bares y restaurantes tengan clientes que entren por la puerta desde los primeros días después de la apertura”.

A ciertas empresas de la ciudad de Nueva York se les otorgarán licencias de licor temporales, que solo demorarán unos 30 días en procesarse.

“Aplaudimos a la gobernadora Hochul por promulgar esta ley fundamental que permitirá que los restaurantes y bares en la ciudad de Nueva York compitan en igualdad de condiciones”, dijo el presidente de la Asociación de restaurantes, bares y salones latinos del estado de Nueva York, Jeffrey García, y la directora ejecutiva Arelia Taveras en una declaración conjunta. “Durante demasiado tiempo, los restaurantes y bares de la ciudad de Nueva York han estado paralizados económicamente mientras esperan que sus solicitudes de licencia permanente de licor sean aprobadas por la SLA. Esta legislación les permitirá obtener licencias temporales mientras se desarrolla el proceso de solicitud y se asegurará de que estos establecimientos puedan ofrecer una parte fundamental de su menú a los clientes que deseen comprar alcohol. Con la creciente amenaza de las variantes de Covid, debemos equipar a los propietarios de restaurantes y bares con todas las herramientas a su disposición para sobrevivir en estos tiempos difíciles”.