Senate parliamentarian rejects immigration plan a second time
Experta en reglas parlamentarias del Senado rechaza plan de inmigración por segunda vez 

  • English
  • Español

Senate parliamentarian rejects immigration plan a second time

By Gregg McQueen

The immigration reform measures have been rejected as part of the $3.5 trillion federal budget reconciliation package.

It’s back to the drawing board for Senators hoping to include immigration reform in a $3.5 trillion federal budget reconciliation package.

The Senate parliamentarian, an unelected advisor who arbitrates whether legislative proposals comply with Senate rules, declared on September 29 that immigration provisions proposed by the Democrats cannot be inserted in the package.

Democratic Senators had earmarked $107 billion in the reconciliation package to provide a pathway to citizenship for millions of Dreamers, Temporary Protected Status (TPS) recipients, farm workers and immigrant essential workers.

In her ruling, Senate Parliamentarian Elizabeth MacDonough called the immigration measures a “weighty policy change” that shouldn’t be included in the budget plan.

It marked the second time in recent weeks that MacDonough shot down a Democratic proposal to incorporate citizenship provisions in the reconciliation plan, a fast-track process used to pass budget bills with a simple majority of senators rather than the typical 60-vote requirement.

Advocates pledge to move reform forward.

In a September 19 ruling, MacDonough said the immigration elements could not be included because they dwarfed any budgetary impact.

This caused Democratic Senators to come up with a revised plan to submit to MacDonough, which involved changing the immigration registry to allow people in the U.S. since 2010 to apply for citizenship.

However, MacDonough’s latest ruling said that changing the eligibility date would not be permitted in the bill.

“This registry proposal is also one in which those persons who are not currently eligible to adjust status under the law (a substantial proportion of the targeted population) would become eligible, which is a weighty policy change and our analysis of this issue is thus largely the same as the LPR proposal,” MacDonough wrote in her September 29 decision.

In response, Democratic Senators vowed to continue trying.

“Unfortunately, we can’t find the language to clear the reconciliation plan. Not yet. We’re going to keep trying,” said Illinois Senator Dick Durbin.

Senator Bob Menéndez of New Jersey said that Senate Democrats “have a Plan C prepared.”

“We just have to talk about executing it,” said Menéndez, who did not elaborate on further plans or another potential meeting with the Parliamentarian.

Immigrant advocates voiced discontent with the ruling.

Senate Parliamentarian Elizabeth MacDonough called the immigration measures a “weighty policy change.”

“Twice now, an unelected bureaucrat has attempted to thwart the best chance for immigrant justice in over thirty years. But the Senate Parliamentarian’s strict adherence to arcane procedural technicalities does not outweigh the needs of millions of immigrant families waiting for relief,” said Murad Awawdeh, Executive Director of the New York Immigration Coalition (NYIC).

On September 21, NYIC sent hundreds of advocates to Washington, DC to participate in a march supporting a path to citizenship.

“Congressional Democrats must make good on their promises to American voters and immigrants, who have kept our country running throughout this pandemic,” said Awawdeh. “With midterm elections looming, Congressional Democrats have an easy choice to make — do they listen to the majority of American voters who support legalization, or do they allow obscure Senate procedures to derail their agenda and endanger the country’s economic recovery? Democrats must seize the moment to ensure America’s economic recovery and growth.”

Immigrant groups held a vigil outside of Senate Majority Leader Chuck Schumer’s Brooklyn home on October 1, asking him to ignore the Parliamentarian’s opinion and push through immigration reform.

“Our communities worked tirelessly to put Democrats in control of the Senate, House of Representatives, and White House,” said Natalia Aristizábal, Director of Immigrant Justice at the Center for Popular Democracy. “We did so because Democrats promised to deliver on our priorities, including a pathway to citizenship. We expect Democrats to use every tool at their disposal to deliver on their promise of a pathway to citizenship now, through reconciliation. Democrats must not allow the misguided advice of an unelected parliamentarian to be the last word. We can’t wait.”

Experta en reglas parlamentarias del Senado rechaza plan de inmigración por segunda vez

Por Gregg McQueen

Las medidas de reforma migratoria han sido rechazadas como parte del paquete de reconciliación del presupuesto federal de $3.5 billones de dólares.

De vuelta al punto de partida para los senadores que esperan incluir la reforma migratoria en un paquete de reconciliación del presupuesto federal de $3.5 billones de dólares.

La experta en procedimientos parlamentarios del Senado, una asesora no electa que arbitra si las propuestas legislativas cumplen con las reglas del Senado, declaró el 29 de septiembre que las disposiciones de inmigración propuestas por los demócratas no pueden insertarse en el paquete.

Los senadores demócratas habían destinado $107 mil millones de dólares en el paquete de reconciliación para proporcionar un camino hacia la ciudadanía para millones de Dreamers, beneficiarios del estatus de protección temporal (TPS, por sus siglas en inglés), trabajadores agrícolas y trabajadores inmigrantes esenciales.

En su fallo, la experta en procedimientos parlamentarios del Senado, Elizabeth MacDonough, calificó las medidas de inmigración como un “importante cambio de política” que no debería incluirse en el plan presupuestario.

Fue la segunda vez en las últimas semanas que MacDonough rechazó una propuesta demócrata para incorporar disposiciones de ciudadanía en el plan de reconciliación, un proceso de vía rápida utilizado para aprobar proyectos de ley de presupuesto con una mayoría simple de senadores en lugar del requisito típico de 60 votos.

Los defensores se comprometen a avanzar en la reforma.

En un fallo del 19 de septiembre, MacDonough dijo que los elementos de inmigración no podían incluirse porque empequeñecían cualquier impacto presupuestario.

Esto hizo que los senadores demócratas presentaran un plan revisado para presentarlo a MacDonough que implicó cambiar el registro de inmigración para permitir que las personas en los Estados Unidos desde 2010 apliquen a la ciudadanía.

Sin embargo, el último fallo de MacDonough decía que el proyecto de ley no permitiría cambiar la fecha de elegibilidad.

“Esta propuesta de registro también es una en la que las personas que actualmente no son elegibles para ajustar su estatus bajo la ley (una proporción sustancial de la población objetivo) serían elegibles, lo cual es un cambio de política importante y, por lo tanto, nuestro análisis de este tema es en gran medida lo mismo que la propuesta LPR”, escribió MacDonough en su decisión del 29 de septiembre.

En respuesta, los senadores demócratas prometieron seguir intentándolo.

“Desafortunadamente no podemos encontrar el lenguaje para borrar el plan de reconciliación. Todavía no. Vamos a seguir intentándolo”, dijo el senador de Illinois Dick Durbin.

El senador Bob Menéndez de Nueva Jersey dijo que los demócratas del Senado “tienen un Plan C preparado”.

“Solo tenemos que hablar de ejecutarlo”, señaló Menéndez, quien no dio más detalles sobre otros planes u otra posible reunión con la parlamentaria.

Los defensores de los inmigrantes expresaron su descontento con el fallo.

Elizabeth MacDonough, experta en reglas parlamentarias del Senado, calificó las medidas de inmigración como un “importante cambio de política”.

“Dos veces ahora, una burócrata no electa ha intentado frustrar la mejor oportunidad de justicia para inmigrantes en más de treinta años. Pero la estricta adherencia de la experta en reglas parlamentarias del Senado a los arcanos tecnicismos de procedimiento no supera las necesidades de millones de familias inmigrantes que esperan ayuda”, dijo Murad Awawdeh, director ejecutivo de la Coalición de Inmigración de Nueva York (NYIC, por sus siglas en inglés).

El 21 de septiembre, NYIC envió cientos de defensores a Washington, DC para participar en una marcha en apoyo de un camino hacia la ciudadanía.

“Los demócratas del Congreso deben cumplir sus promesas a los votantes e inmigrantes estadounidenses que han mantenido a nuestro país en funcionamiento durante esta pandemia”, dijo Awawdeh. “Con las elecciones de mitad de período que se avecinan, los demócratas del Congreso tienen una elección fácil: ¿escuchan a la mayoría de los votantes estadounidenses que apoyan la legalización o permiten que los procedimientos oscuros del Senado descarrilen su agenda y pongan en peligro la recuperación económica del país? Los demócratas deben aprovechar el momento para garantizar la recuperación y el crecimiento económico de los Estados Unidos”.

Grupos de inmigrantes celebraron una vigilia frente a la casa del líder de la mayoría del Senado, Chuck Schumer, en Brooklyn, el 1 de octubre, pidiéndole ignorar la opinión de la experta en reglas parlamentarias e impulsar la reforma migratoria.

“Nuestras comunidades trabajaron incansablemente para que los demócratas controlaran el Senado, la Cámara de Representantes y la Casa Blanca”, dijo Natalia Aristizábal, directora de Justicia para Inmigrantes del Centro por la Democracia Popular. “Lo hicimos porque los demócratas prometieron cumplir con nuestras prioridades, incluyendo un camino hacia la ciudadanía. Esperamos que los demócratas utilicen todas las herramientas a su disposición para cumplir su promesa de un camino hacia la ciudadanía ahora, a través de la reconciliación. Los demócratas no deben permitir que el consejo equivocado de una experta no electa en procedimientos parlamentarios sea la última palabra. No podemos esperar”.