Rent hikes approved for regulated units
Aprobado el aumento de los alquileres de las viviendas reguladas

  • English
  • Español

Rent hikes approved for regulated units

By Gregg McQueen

The Rent Guidelines Board (RGB) voted to increase rents on rent-stabilized units.

Tenants may soon be taking a hike.

In a preliminary vote, New York City’s Rent Guidelines Board (RGB) voted to increase rents on rent-stabilized units.

During a virtual public meeting on May 5, the board voted 5-4 to approve rent increases between 2 to 4 percent on one-year leases and 4 to 6 percent on two-year leases.

The increase would affect about 940,000 rent-stabilized units citywide, which are home to more than 2 million tenants.

The increase would affect about 940,000 rent-stabilized units citywide, which are home to more than 2 million tenants.

A final vote will be held in June after additional public meetings.

While the rent increases would be the largest approved by RGB since 2013, the margins are lower than what the board had considered during recent meetings, when increases of up to 9 percent were proposed.

Mayor Eric Adams said he requested that the board tame down increases due to tenant hardships.

“I believed that the numbers initially reported were much too high, so I called for a better balance — and it is good the board moved lower,” Adams said in a statement.

Rent-stabilized tenants and housing advocates were quick to slam the RGB’s proposed rent hikes.

Tenants denounced the increases.

“What the RGB wants is to follow the desires of the landlords and rich people, to raise rents which will mean that poor people will have to leave the city. I don’t see a future here,” said Bronx resident Geronimo Jourdain, a tenant organizer with Community Action for Safe Apartments (CASA).

“We condemn the Board for voting to increase rents on some of our most vulnerable neighbors, people from low-income communities of color, especially when New Yorkers are still reeling financially from the pandemic and the local unemployment rate remains one of the highest in the country,” said Adriene Holder, Attorney-In-Charge of the Civil Practice at The Legal Aid Society. “Tonight’s vote ignores that blatant reality.”

City Comptroller Brad Lander said the increases exceed what is merited by data.

“However, the Board can still vote for a freeze come June, and we encourage members to listen to the cries from tenants, our clients mired in the Hobson’s choice between groceries, medical needs and other essentials, and paying rent,” Holder said.

Andrea Shapiro, Director of Programs and Advocacy of the Met Council on Housing, called for a “rent rollback” for rent-regulated tenants, citing financial hardships created by the pandemic.

“Keeping tenants in their homes helps not just the individual tenant but also helps communities,” Shapiro said. “Covid did not create our current unaffordability crisis. Covid simply pushed many tenants living on the edge over.”

The virtual public meeting was held on May 5.

While tenant advocates complained about the severity of the hikes, the Rent Stabilization Association – which represents 25,000 property owners of rent-regulated units – said the increases are not high enough to allow landlords to handle inflation and rising utility costs.

“These preliminary ranges have proven our biggest fear – that the RGB continues to believe its duty is to operate solely as an affordability program for tenants,” said RSA President Joseph Strasburg.

The increases approved by RGB’s preliminary vote will not make up for the deficit landlords are facing, due to millions of dollars in unpaid rent due to the pandemic, Strasburg said.

A final vote will be held in June after additional public meetings.

“The process is not meant to provide rent relief to tenants – that’s government’s job through subsidy programs – which is why the RGB must now consider the highest end of the preliminary ranges, so that owners can meet across-the-board increases in inflation, property taxes, water bills, and heating oil and other operating costs,” said Strasburg.

“New Yorkers are still reeling financially from the pandemic,” said Adriene Holder, of The Legal Aid Society.

In a statement, City Comptroller Brad Lander said the RGB increases exceed what is merited by data.

“According to their own methodology for assessing cost increases facing building owners, rent increases would not need to be higher than a 2.7 percent increase for one-year leases and 4.3 percent for two-year deals,” Lander said. “Every penny above that is capitulating to landlords’ demands to extract more from tenants who are under increasing financial strain from inflation and unemployment rates that remain double the national average.”

For more on the RGB, please visit rentguidelinesboard.cityofnewyork.us.

For tenant resources, please visit www.metcouncilonhousing.org.

Aprobado el aumento de los alquileres de las viviendas reguladas

Por Gregg McQueen

La Junta de Guías de Alquiler (RGB, por sus siglas en inglés) votó a favor de aumentar los alquileres de las unidades estabilizadas.

Los inquilinos podrían sufrir pronto un incremento.

En una votación preliminar, la Junta de Pautas de Alquiler (RGB, por sus siglas en inglés) de la ciudad de Nueva York votó a favor de aumentar los alquileres de las unidades de alquiler estabilizado.

En una reunión pública virtual celebrada el 5 de mayo, la Junta votó 5 a 4 a favor de aprobar aumentos de los alquileres de entre el 2 y el 4 por ciento en los contratos de un año y de entre el 4 y el 6 por ciento en los contratos de dos años.

El aumento afectaría a unas 940,000 unidades de alquiler estabilizado en toda la ciudad, que albergan a más de 2 millones de inquilinos.

El aumento afectaría a unas 940,000 unidades de alquiler estabilizado en toda la ciudad, que albergan a más de 2 millones de inquilinos.

La votación final se celebrará en junio, después de otras reuniones públicas.

Si bien los aumentos de alquileres serían los más grandes aprobados por la RGB desde 2013, los márgenes son más bajos que lo que la junta había considerado durante las últimas reuniones, cuando se propusieron aumentos de hasta el 9 por ciento.

El alcalde Eric Adams dijo que solicitó a la junta moderar los aumentos debido a las dificultades de los inquilinos.

“Creía que las cifras comunicadas inicialmente eran demasiado elevadas, por lo que pedí un mejor equilibrio, y es bueno que la junta redujera los aumentos”, dijo Adams en un comunicado.

Los inquilinos denunciaron los aumentos.

Los inquilinos con renta estabilizada y los defensores de la vivienda se apresuraron a criticar los aumentos de renta propuestos por la RGB.

“Lo que la RGB busca es seguir los deseos de los caseros y de los ricos, de aumentar los alquileres, lo que significará que la gente pobre tendrá que abandonar la ciudad. No veo un futuro aquí”, dijo Gerónimo Jourdain, residente del Bronx y organizador de inquilinos de Acción Comunitaria por Apartamentos Seguros (CASA, por sus siglas en inglés).

“Condenamos a la Junta por votar para aumentar los alquileres de algunos de nuestros vecinos más vulnerables, las personas de las comunidades de color con bajos ingresos, especialmente cuando los neoyorquinos aún se tambalean financieramente por la pandemia y la tasa de desempleo local sigue siendo una de las más altas del país”, dijo Adriene Holder, abogada a cargo de la Práctica Civil en la Sociedad de Ayuda Legal. “La votación de esta noche ignora esa flagrante realidad”.

El contralor de la ciudad, Brad Lander, dijo que los aumentos exceden lo que ameritan los datos.

“Sin embargo, la Junta aún puede votar a favor de una congelación en junio, y exhortamos a los miembros a que escuchen las súplicas de los inquilinos, nuestros clientes, sumidos en la elección de Hobson entre los comestibles, las necesidades médicas y otros elementos esenciales, y el pago del alquiler”, dijo Holder.

Andrea Shapiro, directora de Programas y Defensa del Consejo Met de Vivienda, pidió una “reducción de los alquileres” para los inquilinos de renta regulada, citando las dificultades financieras creadas por la pandemia.

“Mantener a los inquilinos en sus hogares no solo ayuda al inquilino individual, sino también a las comunidades”, dijo Shapiro. “La Covid no creó nuestra actual crisis de incapacidad económica. La Covid simplemente empujó a muchos inquilinos que vivían al límite”.

La reunión pública virtual se celebró el 5 de mayo.

Si bien los defensores de los inquilinos se quejaron de la severidad de los aumentos, la Asociación de Estabilización de Alquileres –RSA, por sus siglas en inglés, y que representa a 25,000 propietarios de unidades de alquiler regulado- dijo que los aumentos no son lo suficientemente altos como para permitir a los propietarios manejar la inflación y el aumento de los costos de los servicios públicos.

“Estos rangos preliminares han demostrado nuestro mayor temor, que la RGB sigue creyendo que su deber es operar únicamente como un programa de asequibilidad para los inquilinos”, dijo el presidente de RSA Joseph Strasburg.

Los aumentos aprobados por la votación preliminar de la RGB no compensarán el déficit al que se enfrentan los propietarios, debido a los millones de dólares en alquileres no pagados debido a la pandemia, dijo Strasburg.

La votación final se celebrará en junio, después de otras reuniones públicas.

“El proceso no pretende proporcionar un alivio del alquiler a los inquilinos -esa es la labor del gobierno a través de los programas de subvención-, por lo que la RGB debe considerar ahora el extremo más alto de los rangos preliminares, para que los propietarios puedan hacer frente a los aumentos generalizados de la inflación, los impuestos sobre la propiedad, las facturas de agua y el aceite de calefacción y otros gastos de operación”, dijo Strasburg.

“Los neoyorquinos aún se tambalean financieramente por la pandemia”, dijo Adriene Holder, de la Sociedad de Ayuda Legal.

En un comunicado, el contralor de la ciudad, Brad Lander, dijo que los aumentos de la RGB exceden lo que ameritan los datos.

“De acuerdo con su propia metodología para evaluar los aumentos de los costos que enfrentan los propietarios de edificios, los aumentos de los alquileres no tendrían que ser más altos que el 2.7 por ciento para los contratos de un año y el 4.3 por ciento para los de dos años”, dijo Lander. “Cada centavo por encima de eso es ceder a las exigencias de los propietarios para sacar más de los inquilinos que están bajo una creciente presión financiera por la inflación y las tasas de desempleo que siguen siendo el doble del promedio nacional”.

Para más información sobre la RGB, por favor visite rentguidelinesboard.cityofnewyork.us.

Para conocer recursos para los inquilinos, por favor visite www.metcouncilonhousing.org.