Organize, organize, organize
Organizarse, organizarse, organizarse

  • English
  • Español

Organize, organize, organize

Building worker power

By Henry Garrido

Henry A. Garrido.

As Labor Day 2019 approached this summer, the well-known polling organization Gallup released its annual national survey on public attitudes toward unions.

The findings were remarkable:

  • Sixty four percent of Americans approve of labor unions, one of the highest approval ratings in the past 50 years – much higher than Trump’s or Congress’ ratings.
  • Young people overwhelmingly support unions. In fact, the younger the respondent, the more likely they were to have a positive view of unions.
  • Sixty-seven percent of people between ages 18 and 34 approved of unions.
  • Across all party lines – Democrat, Republican, Independent – union approval has increased by 16-17 points.

This survey comes on the heels of a 2018 study that found a growing number of Americans want to join a union – nearly half of non-unionized workers would join a union if given the opportunity to do so.

But even with growing popularity of unions – or perhaps because of it – anti-labor policies continue to pollute the national landscape, as do virulent attacks on public services and the men and women who provide them.

Early childhood educators are being organized.

Because of the Trump Supreme Court’s Janus decision, for example, “right-to-work-for-less” is now the law of the land for public sector workers. And these laws exist against private sector workers in a majority of states across the country.

Here in New York, the environment is much more union- and worker-friendly. In fact, our city and state legislatures have passed laws granting public sector unions more worksite access in response to the horrendous Janus decision.

But let’s be clear – every day, workers throughout New York suffer the profound consequences of inequality-run-amok. Nowhere else in the United States is the gap between the ultra-rich and the rest of us as wide as it is here. A 2018 study showed inequality of personal income in New York as “approaching levels last seen 90 years ago, on the eve of the Great Depression.” In a city where, on average, a one bed-room apartment rents for $3000, we know the average New Yorker is working harder for less.

And there is increasing evidence that the rise of inequality is directly related to the drop in the number of unionized workers, both here in New York and across the United States.

When unions are stronger, both union and non-union workers do better economically. That’s a fact. It should be no surprise, then, that where unions are weak, all workers suffer.

All of this underlies a bold move that we have taken to build worker power in New York. In September, with the help of our national union, the American Federation of State, County and Municipal Employees (AFSCME), we joined forces with the six local unions that formerly comprised District Council 1707, our sister union here in New York.

Members of these six locals – Locals 95, 107, 205, 215, 253 and 389 – are care workers who work for private sector companies, both non- and for-profit. We are proud to welcome them to the DC 37 family.

Unification brings DC 37 close to 150,000-members strong. It also creates an opportunity to build worker power at a crucial time.

The Janus decision has roiled workers.

There is only one clear way to beat back union-busting: Organize, organize, organize.

As part of an overall effort to build a stronger union, we have launched a new campaign – Child Care Time Is Now – to organize thousands of early childhood educators who do not yet belong to a union. Organizers have already started to hold meeting at worksites and have created a website for anyone interested in the effort. Just visit childcaretimeisnow.org.

You can be part of the organizing drives that will build our union and shape the future for workers. Please contact our Organizing Department at 212.815.1095 to volunteer.

 

Henry A. Garrido is the Executive Director of District Council 37, New York City’s largest municipal employees union with 125,000 members and nearly 50,000 retirees. A native of the Dominican Republic, he is the first Latino to head DC 37 since it was formed in 1944.

For more information, please visit dc37.net.

 

Organizarse, organizarse, organizarse

Construyendo el poder de los trabajadores

Por Henry Garrido

Henry A. Garrido.

Al acercarse el Día del Trabajo 2019 este verano, la conocida organización de encuestas Gallup publicó su encuesta nacional anual sobre las actitudes públicas hacia los sindicatos.
Los hallazgos fueron notables:

  • El sesenta y cuatro por ciento de los estadounidenses aprueba los sindicatos, una de las calificaciones de aprobación más altas en los últimos 50 años, mucho más alta que las calificaciones de Trump o del Congreso.
  • Los jóvenes apoyan abrumadoramente a los sindicatos. De hecho, cuanto más joven es el encuestado, más probabilidades existen de que tenga una visión positiva de los sindicatos.
  • El sesenta y siete por ciento de las personas entre 18 y 34 años aprobaron los sindicatos.
  • En todos los partidos -demócratas, republicanos e independientes- la aprobación sindical ha aumentado en 16-17 puntos.

Esta encuesta se produce inmediatamente después de un estudio de 2018 que encontró que un número creciente de estadounidenses quiere afiliarse a un sindicato: casi la mitad de los trabajadores no sindicalizados se unirían a un sindicato si se les diera la oportunidad de hacerlo.

Pero incluso con la creciente popularidad de los sindicatos, o tal vez por ello, las políticas antisindicales continúan contaminando el panorama nacional, al igual que los ataques virulentos contra los servicios públicos y los hombres y mujeres que los prestan.

La ciudad ha ampliado recientemente las protecciones para los trabajadores de atención.

Debido a la decisión Janus de la Corte Suprema de Trump, por ejemplo, el “derecho a trabajar por menos” es ahora la ley del país para los trabajadores del sector público. Y estas leyes existen contra los trabajadores del sector privado en la mayoría de los estados de todo el país.

Aquí en Nueva York, el ambiente es mucho más favorable a los sindicatos y a los trabajadores. De hecho, nuestras legislaturas municipales y estatales han aprobado leyes que otorgan a los sindicatos del sector público más acceso al lugar de trabajo en respuesta a la horrenda decisión Janus.

Pero seamos claros: todos los días, los trabajadores de Nueva York sufren las profundas consecuencias de la desigualdad. En ninguna otra parte de los Estados Unidos la brecha entre los ultra ricos y el resto de nosotros es tan amplia como aquí. Un estudio de 2018 mostró la desigualdad de ingresos personales en Nueva York “con niveles, aproximados, vistos por última vez hace 90 años, en vísperas de la Gran Depresión”. En una ciudad donde, en promedio, un apartamento de una habitación se alquila por $3000 dólares, sabemos que el neoyorquino promedio está trabajando más duro por menos.

Y cada vez hay más pruebas de que el aumento de la desigualdad está directamente relacionado con la caída en el número de trabajadores sindicalizados, tanto aquí en Nueva York como en los Estados Unidos.

Cuando los sindicatos son más fuertes, tanto los trabajadores sindicales como los no sindicales obtienen mejores resultados económicos. Es un hecho. No debería sorprender, entonces, que donde los sindicatos son débiles, todos los trabajadores sufren.

Todo esto subyace en un movimiento audaz que hemos tomado para construir el poder de los trabajadores en Nueva York. En septiembre, con la ayuda de nuestro sindicato nacional, la Federación Estadounidense de Empleados Estatales, del Condado y Municipales (AFSCME, por sus siglas en inglés), unimos fuerzas con los seis sindicatos locales que anteriormente constituían el Consejo de Distrito 1707, nuestro sindicato hermano aquí en Nueva York.

Los miembros de estos seis locales: 95, 107, 205, 215, 253 y 389, son trabajadores de atención que laboran para empresas del sector privado, tanto sin fines de lucro como con fines de lucro.

Estamos orgullosos de darles la bienvenida a la familia DC 37.

La unificación trae a DC 37 cerca de 150,000 miembros fuertes. También crea una oportunidad para desarrollar el poder de los trabajadores en un momento crucial.

Los educadores de la primera infancia se están organizando.

Solo hay una forma clara de contrarrestar la represión sindical: organizarse, organizarse, organizarse.

Como parte de un esfuerzo general para construir un sindicato más fuerte, hemos lanzado una nueva campaña -Child Care Time Is Now- para organizar a miles de educadores de la primera infancia que aún no pertenecen a un sindicato. Los organizadores ya han comenzado a celebrar reuniones en los lugares de trabajo y han creado un sitio web para cualquier persona interesada en el esfuerzo. Solo visite childcaretimeisnow.org.

Usted puede ser parte de las campañas de organización que construirán nuestro sindicato y darán forma al futuro de los trabajadores. Comuníquese con nuestro Departamento de Organización al 212.815.1095 para ser voluntario.

Henry A. Garrido es el director ejecutivo del Consejo de Distrito 37, el sindicato de empleados municipales más grande de la ciudad de Nueva York con 125,000 miembros y casi 50,000 jubilados. Originario de la República Dominicana, es el primer latino en encabezar DC 37 desde que se formó en 1944.

Para obtener más información, por favor visite dc37.net.