Mother Mode
Modo madre

  • English
  • Español

Mother Mode

Advocates urge state legislators to repeal Law 50-a

Iris Baez, mother of Anthony Baez, is an outspoken candidate for reform.

The mothers of Ramarley Graham, Amadou Diallo and Anthony Baez — all Bronx residents killed in encounters with police officers — were among more than 100 signees on a letter urging state legislators to repeal New York State Civil Rights Law 50-a, which protects the records of law enforcement officers accused of misconduct from public view.

Iria Baez’s son Anthony was killed in December 1994 by Francis Livoti, an officer with the New York Police Department (NYPD), during a confrontation outside the family home on Cameron Place in the Bronx.

“Anthony was placed in a chokehold and killed by NYPD Officer Francis Livoti on December 22, 1994,” wrote Baez in a March 2015 statement submitted to the City Council’s Public Safety Committee, during a hearing on community policing. “The idea of police-community relations is very close to my heart. It was a community police officer parked on my block that killed my son because Anthony’s football accidentally hit his patrol car. Unless you have lost a loved one to abusive police, you cannot begin to understand the pain a mother or other family member feels.”

Gwen Carr, the mother of Eric Garner, (center) is also a signee.

As addressed to Governor Andrew Cuomo, State Senate Majority Leader Andrea Stewart-Cousins and State Assembly Speaker Carl Heastie, the letter was spearheaded by Communities United for Police Reform (CUPR) and signed by 85 advocacy groups and 16 family members of New Yorkers killed by police.

Baez too is one of the signees.

The letter calls 50-a the “nation’s most regressive, secretive and least transparent law,” used by local municipalities throughout the state “as an excuse to prevent the release of body camera footage, information on use-of-force incidents and even anonymized data about disciplinary proceedings.”

The advocates asked legislators to enact a full repeal of the law, rather than a modification.

“Full repeal of 50-a is the only way to guarantee an end to officially sanctioned secrecy for police misconduct and the systemic lack of discipline and accountability for misconduct,” the letter said. “The public should have the right to know how police departments respond when officers engage in misconduct.” 

Among the groups signing the letter are Legal Aid Society, Bronx Defenders, Bronx Freedom Fund, Justice League NYC, Make the Road New York and Center for Constitutional Rights. The mothers of Eric Garner, Akai Gurley, Delrawn Small, Sean Bell, and Mohammed Bah are also included.

Constance Malcolm, whose son Ramarley Graham was shot and killed in 2012 by police officer Richard Haste, sued last year to force the NYPD to release all internal records related to her son’s shooting.

In August, a State Supreme Court Judge demanded that the NYPD turn over records on the death of Graham.

After the ruling, Malcolm criticized the city for using law 50-a as a reason for not turning over records.

“The NYPD should have released these files years ago,” said Malcolm. “It’s outrageous, but under de Blasio’s NYPD it’s not surprising that I had to sue to get information related to the murder of my son, and that they’ve fought the release of these files for so long.”

The full letter can be read at bit.ly/2SnOuyy.

Modo madre

Defensores instan a legisladores estatales a derogar la Ley 50-a

Anthony Báez.

Las madres de Ramarley Graham, Amadou Diallo y Anthony Báez, todos residentes del Bronx que murieron en enfrentamientos con agentes de policía, estuvieron entre más de 100 firmantes en una carta que pide a los legisladores estatales a derogar la Ley 50-a de Derechos Civiles del Estado de Nueva York, que protege los registros de los agentes del orden público acusados de mala conducta del público.

Anthony, hijo de Iria Báez, fue asesinado en diciembre de 1994 por Francis Livoti, un oficial del Departamento de Policía de Nueva York (NYPD, por sus siglas en inglés), durante un enfrentamiento afuera de la casa de la familia en Cameron Place, en el Bronx.

“Anthony fue puesto en una llave de estrangulamiento y asesinado por el oficial del NYPD Francis Livoti el 22 de diciembre de 1994″, escribió Báez en una declaración de marzo de 2015 presentada al Comité de Seguridad Pública del Concejo Municipal, durante una audiencia sobre el patrullaje comunitario. “La idea de las relaciones entre la policía y la comunidad está muy cerca de mi corazón. Fue un oficial de la policía de la comunidad el que mató a mi hijo porque el balón de Anthony golpeó accidentalmente su patrulla. A menos que usted haya perdido a un ser querido por la policía abusiva, no puede comenzar a comprender el dolor que siente una madre u otro miembro de la familia”.

Dirigida al gobernador Andrew Cuomo, al líder de la mayoría en el Senado estatal, Andrea Stewart-Cousins y al presidente de la Asamblea Estatal Carl Heastie, la carta fue encabezada por Comunidades Unidas por la Reforma Policial (CUPR, por sus siglas en inglés) y firmada por 85 grupos de defensa y 16 familiares de neoyorquinos asesinados por policía.

James O’Neill, comisionado del NYPD.

Báez también es una de los firmantes.

La carta dice que la 50-a es la “ley más reaccionaria, reservada y menos transparente de la nación”, utilizada por los municipios locales en todo el estado como una excusa para evitar la publicación de imágenes de la cámara corporal, información sobre incidentes de uso de la fuerza e incluso datos anonimizados sobre procedimientos disciplinarios”.

Los defensores pidieron a los legisladores promulgar una derogación total de la ley, en lugar de una modificación.

“La derogación total de 50-a es la única manera de garantizar el fin de la autorización oficial del secreto por mala conducta policial y la falta sistemática de disciplina y responsabilidad por mala conducta”, dice la carta. “El público debe tener el derecho de saber cómo responden los departamentos de policía cuando los oficiales se involucran en mala conducta”.

Entre los grupos que firman la carta están la Sociedad de Ayuda Legal, Defensores del Bronx, el Fondo de Justicia del Bronx, la Liga de la Justicia de NYC, Make the Road Nueva York y el Centro de Derechos Constitucionales. Las madres de Eric Garner, Akai Gurley, Delrawn Small, Sean Bell y Mohammed Bah también están incluidas.

Ramarley Graham (a la derecha) fue asesinado por un oficial del NYPD en 2012.

Constance Malcolm, cuyo hijo Ramarley Graham fue asesinado a tiros en 2012 por el oficial de policía Richard Haste, demandó el año pasado para forzar al NYPD a liberar todos los registros internos relacionados con los disparos de su hijo.

En agosto, un juez de la Corte Suprema del estado exigió que el NYPD entregara los registros de la muerte de Graham.

Después del fallo, Malcolm criticó a la ciudad por usar la ley 50-a como una razón para no entregar los registros.

“La policía de Nueva York debería haber liberado estos archivos hace años”, dijo Malcolm. “Es indignante, pero bajo el NYPD de De Blasio no es sorprendente que haya tenido que demandar para obtener información relacionada con el asesinato de mi hijo, y que hayan luchado por la liberación de estos archivos durante tanto tiempo”.

La carta completa se puede leer en bit.ly/2SnOuyy.