Making a Fair Investment for our Kids

Haciendo una Inversión Justa por Nuestros Niños

Haciendo una Inversión Justa por Nuestros Niños

  • English
  • Español

Making a Fair Investment for our Kids

By Senator Jeffrey D. Klein
President Pro Tem and Majority Coalition Leader, NYS Senate

State Senator Jeff Klein

State Senator Jeff Klein

On Tuesday, New York voters elected a new Mayor with a bold and ambitious vision for our city. At the center of the new mayor’s vision is a plan to give every New York City child the type of early education that we know can lead to a lifetime of new opportunities.

I wholeheartedly support the new Mayor’s plan for universal pre-k and I approve of his plan for paying for it.

Universal pre-k is considered the gold standard of public education programs nationwide—and with good reason. Over the years, studies have repeatedly shown that teaching students at a young age helps them learn more effectively for a lifetime. That explains why so many parents work extremely hard to enroll their child into the best private pre-k program available. It also explains why we need to ensure that every child has an opportunity to attend a great pre-school program, even if their parents can’t afford private tuition.

But while most of us agree on the worthiness of the goal, we need to first decide how to pay for it.

Mayor-elect de Blasio has laid out a plan that funds universal pre-k by asking those who earn over $500,000 to pay roughly half a percent more in income tax. For those earning between $500,000 and $1 million, this means an average increase of $973 a year. This increase, currently slated for a five year period, is expected to generate $530 million in new revenue, almost all of which will be dedicated to creating effective pre-school programs for New York City 4-year-olds.

Throughout my career, I have and will continue to do everything in my power to cut unnecessary taxes on New York City families. But the promise of universal pre-k is so great—and the alternatives for funding are so slim—that I believe this is one tax hike worth fighting for. In order to meet the demands of an imminent citywide budget crunch, the incoming Mayor will be forced to make painful cuts across the city’s budget. That’s why it is so important for universal pre-k to be funded by dedicated revenue stream that parents, teachers, and students can depend upon.

pre-k-classroomwebI believe that most New Yorkers faced with paying the increased tax—some of whom live and work in the Bronx—will be comfortable making this contribution if it means living in a city that educates all of its youngest and most vulnerable children. Why? Because I believe that New Yorkers who qualify for this tax increase want to see children, regardless of their background, afforded the same opportunities they had.

In order to make this plan a reality for our city, the Governor and legislative leaders need to enact legislation authorizing the city to change tax rates.  I have formally announced my support, and as State Senate Co-Leader, I will fight to make sure that this becomes reality. Governor Cuomo has so far declined to take a formal position, but I will do my best to convince all of my colleagues in government and the Governor that Bill de Blasio’s plan is right for New York City.

As part of this fight, I will also be asking the next Mayor to dedicate a portion of this tax revenue to restoring critical child care subsidies for New York City families. Over the past several years, while the cost of day care has gradually increased, our city and our state have cut child care subsidies for the neediest families by almost $200 million. In a city where so few working families can afford the $10,000-$20,000 annual cost of day care, these cuts need to be restored in a meaningful way.  After all, we cannot expect working class New Yorkers to contribute to our state’s economy if they can’t even afford a babysitter.

The coming months will be a prime opportunity for debate and consideration of these proposals. I look forward to making my case on behalf of New York City kids and families everywhere.

I hope you will join me.

Haciendo una Inversión Justa por el Bien de Nuestros Niños

Por el Senador Jeffrey D. Klein
Co-Líder del Senado Estatal de Nueva York

Senador estatal Jeff Klein

Senador estatal Jeff Klein

Este martes, los votantes de la ciudad de Nueva York eligieron un nuevo Alcalde quien tiene una visión firme y ambiciosa para el futuro de nuestra ciudad.   Al centro de esta visión está el plan de darle a cada uno de nuestros niños el tipo de educación pre-escolar que los llevará a una vida de nuevas oportunidades.  Yo apoyo firmemente el plan del nuevo Alcalde de Pre-Kínder universal y también apoyo su propuesta de como pagar por él.

El Pre-k universal se considera el patrón de oro de los programas de educación pública a nivel nacional – y con buena razón. A través de los años, los estudios han demostrado repetidamente que darle enseñanza a los niños jóvenes los ayuda a aprender más efectivamente de por vida. Eso explica por qué tantos padres trabajan arduamente para inscribir a su niño en el mejor programa privado de Pre-k disponible. También explica por qué necesitamos asegurarnos de que cada niño tenga la oportunidad de asistir a un buen programa de Pre-K, aunque sus padres no puedan cubrir el costo privado.

Pero mientras la mayoría estamos desacuerdo con la importancia de la meta, necesitamos primero decidir cómo pagar ella.

El Alcalde electo de Blasio ha presentado un plan que financia el Pre-k universal con pedirle a aquellos que ganan más de $500,000 que paguen medio por ciento más de impuestos salariales.  Para aquellos que ganan entre $500,000 y $1 millón de dólares, esto significa un aumento promedio de $973 al año.  Este aumento, que actualmente está planeado por un período de 5 años, se espera que generará $530 millones de nuevos ingresos, los cuales serán mayormente dedicados a crear programas pre-escolares efectivos para los niños de 4 años en la Ciudad de Nueva York.

A través de mi carrera, he hecho y continuaré haciendo todo lo posible por cortar impuestos innecesarios sobre las familias de Nueva York. Pero la promesa del pre-k universal es tan importante – y las alternativas para financiar el plan son tan limitadas – que creo que esta es una alza del impuestos digna de nuestro apoyo.  Con el fin de atender a las demandas del alto costo de los servicios municipales, el nuevo alcalde se verá forzado a hacer recortes dolorosos a través del presupuesto de la ciudad. Por esto es muy importante que el Pre-k universal sea financiado por una fuente de ingresos dedicada en la cual puedan depender los padres, profesores y estudiantes.

pre-k-classroomwebCreo que la mayoría de los neoyorkinos a quienes les toque pagar este impuesto – algunos de los cuales viven en mi distrito – se sentirán cómodos haciendo esta contribución si significa vivir en una ciudad que educa a todos sus jóvenes y especialmente los más vulnerables. ¿Por qué? Porque creo que esos neoyorkinos que califican para este impuesto quieren ver que los niños, sin importar su situación, tendrán las mismas oportunidades que ellos tuvieron alguna vez.

Para hacer este plan una realidad para nuestra ciudad, el gobernador y los líderes legislativos necesitan decretar la legislación que autoriza la ciudad para cambiar imposiciones fiscales. Yo he anunciado formalmente mi ayuda y como Co-Líder del senado del estado, lucharé para cerciorarme de que ésta propuesta se convierta en realidad. El gobernador Cuomo ha declinado hasta ahora tomar una posición formal, pero haré mi parte para convencer a todos mis colegas en el gobierno y el gobernador de que el plan de Bill de Blasio es correcto para la Ciudad de Nueva York.

Como parte de esta lucha, también pediré que el nuevo alcalde dedique una porción de estos ingresos fiscales a restaurar los subsidios críticos al cuidado de niños para las familias de Nueva York. Durante los últimos años, mientras que el costo de las guarderías ha aumentado gradualmente, nuestra ciudad y nuestro estado han recortado los subsidios para el cuidado de niños a las familias necesitadas por casi $200 millones. En una ciudad donde tan pocas familias de trabajo pueden permitirse el costo anual de $10.000-$20.000 de guardería, estos recortes necesitan ser restaurados de una manera significativa. Después de todo, no podemos esperar que la clase trabajadora contribuya a la economía de nuestro estado si no pueden ni siquiera permitirse a una niñera.

Los próximos meses presentan una oportunidad para la discusión y consideración de estas propuestas.  Espero presentar mi caso en nombre de los niños y las familias de la ciudad de Nueva York. Espero que usted se una a esta causa.