CommunityEducationSchools

“It’s outrageous”
“Es indignante”

Advocates fret as Hochul stalls on signing bill to cap class sizes
Defensores preocupados por la demora en la firma de Hochul del proyecto de ley para limitar el tamaño de las clases

“It’s outrageous”

Advocates fret as Hochul stalls on signing bill to cap class sizes

By Gregg McQueen


The new bill is designed to reduce class size in New York City’s public schools

When the state legislature passed a bill in June that would reduce class sizes in New York City’s public schools, it was a moment of triumph for advocates who had long fought for smaller class environments for students.

However, more than a month later, Governor Kathy Hochul has yet to sign the bill into law, despite signing a companion bill extending mayoral control of public schools.

“We were feeling really great when the class size bill passed, but now we’re feeling discouraged,” said Leonie Haimson, Executive Director of advocacy group Class Size Matters. “It’s outrageous, but we haven’t given up by any means.”

The state legislature passed the bill in June reducing class sizes.

Haimson expressed concern that education cuts in New York City’s latest budget would lead to fewer teachers and drive class sizes up.

“It really is very time-sensitive because, we believe if [Hochul] did sign the bill, it would help restore some of the egregious cuts that were made to schools by the mayor, which will likely cause class sizes to go up and not down,” Haimson said.

“Teachers and parents have indicated that smaller class sizes give an extra advantage for reaching students, improving their learning, and giving the emotional support they need,” she added.

Passed overwhelmingly by the State Senate and Assembly on June 3, the bill will phase in a cap on class sizes over five years within all New York City’s public schools.

Based on the legislation, Kindergarten through third grade would be capped at 20 students per class, fourth through eighth grade capped at 23 students per class, and high school at 25 per class by 2027.

The new bill updates a 2007 law that required the Department of Education (DOE) to reduce class size averages. However, the DOE failed to comply with that legislation, in large part due to the lack of enforcement measures, Haimson said.

Advocates are still waiting for Governor Kathy Hochul’s signature.(Darren McGee- Office of Governor Kathy Hochul)

“The new law has stronger enforcement and requires that the state hold back money if the city doesn’t comply with the class sizes. It provides stronger accountability,” she said.

That 2007 legislation was the result of the Campaign for Fiscal Equity, a lawsuit brought by public parents, including now-State Senator Robert Jackson, that sought to provide equity in the school system. The court ruling stated that “reducing class sizes is fundamental to a sound, basic education.”

“The 2007 court ruling found that, ‘tens of thousands of students placed in overcrowded classrooms is enough to represent a systemic failure,’” Jackson said. “It is a shame that the class size reduction legislation was not signed into law with mayoral accountability. The resulting impact of school budget cuts will harm students further as class sizes increase, affecting educational outcomes.”

The latest law would implement the same class size caps across all public schools, instead basing it on averages.

Advocates have stepped up pressure on Hochul to sign the bill into law.

On June 28, a coalition of nonprofits and elected officials issued a letter to the Governor, calling on her to quickly enact the cap on classroom sizes.

“For too long, city students have struggled in classes that are 15 to 30 percent larger than those in the rest of the state. These excessive and inequitable class sizes have deprived them of the close feedback and teacher support they need to succeed,” the letter said.

“While all students benefit from smaller classes, the research shows that those who benefit the most are children of color, English language learners and students with disabilities, who make up the majority of students in the NYC public schools,” said the letter.

“For years, parents, educators and advocates have fought to reduce class sizes in [city] public schools in order to ensure students get the individualized attention they need to succeed,” said Jasmine Gripper, Executive Director for the Alliance for Quality Education (AQE). “In 2020, AQE surveyed parents to ask their top priorities for schools and overwhelmingly parents named smaller class sizes among the top two priorities. The passage of the Class Size bill gets us closer to that goal. We urge the governor to sign it immediately.”

“It’s outrageous, but we haven’t given up by any means,” said Leonie Haimson, Executive Director of advocacy group Class Size Matters.

The Bronx Free Press reached out to Governor Hochul’s office regarding the class size bill but has not yet received a response.

Mayor Eric Adams and DOE Chancellor David Banks have failed to embrace the bill to cap class sizes, voicing concern over the price tag of implementation.

According to DOE estimates, the cost of student caps in Kindergarten through fifth grade class sizes could exceed $500 million a year, with the cost of capping all classes through high school costing about $1 billion annually to hire additional teachers and open new classrooms.

“The proposed multibillion dollar unfunded mandate in this bill forces school leaders to prioritize class size above critical school safety programs, dyslexia screenings, social workers, school nurses, summer programming, supports for special student populations, and even the expansion of community schools,” said Banks in a statement. “Make no mistake, it will lead to large cuts in these critical programs. This should not be a choice that school leaders have to make.”

For his part, Adams has expressed support for reducing class size but has said the state legislation could prove too costly. He noted that public school enrollment is already down since the start of the Covid-19 pandemic.

“My biggest fear is that we get to a point where the federal government is going to have to reallocate our funding to our schools because of the drop in students. We have a hemorrhaging of families that are leaving the city, leaving the school system,” Adams said at a recent press conference.

The new bill updates a 2007 law that required the Department of Education (DOE) to reduce class size averages.

“If we don’t do this right, this city can be in a real fiscal crisis and we have to make the smart decisions,” he said.

Haimson countered that the city should have sufficient funds to pay for the class size legislation.

“We have money – there’s nearly $5 billion of federal money left for our schools, the city has a reserve fund of over $8 billion. And we’re getting $1.3 billion extra from the state to settle the Campaign for Fiscal Equity lawsuit,” she said. “The money is there for sure. It’s just a matter of priorities and political will.”

The enrollment decline in public schools should help – not hinder – the city meeting new class size requirements, according to Haimson.

“Make no mistake, [this bill] will lead to large cuts in…critical programs,” warned DOE Chancellor David Banks.
“Class sizes declined substantially this school year, and more than half of all schools were already meeting the caps specified in the law,” Haimson said. “The mayor’s job is made much easier in making sure the caps can be implemented.”

At a City Hall rally on June 29, State Senator Jessica Ramos said state and federal lawmakers have appropriated sufficient funding to reduce class sizes and bolster public schools.

“Those of us who work up in Albany and down in Washington D.C. did our jobs,” Ramos said. “We delivered the money — every damn dime — for our schools to have everything that they need.”

Haimson said that reducing class size would prove vital to Mayor Adams implementing some of his planned DOE initiatives, such as screening for dyslexia.

“Those initiatives will be harder to achieve in large classrooms,” Haimson said. “Class size is critical for Adams to achieve those goals.”



“Es indignante”

Defensores preocupados por la demora en la firma de Hochul del proyecto de ley para limitar el tamaño de las clases

Por Gregg McQueen


El nuevo proyecto de ley está diseñado para reducir el tamaño de las clases en las escuelas públicas de la ciudad de Nueva York.

Cuando la legislatura estatal aprobó en junio un proyecto de ley que reduciría el tamaño de las clases en las escuelas públicas de la ciudad de Nueva York, fue un momento de triunfo para los defensores que llevaban mucho tiempo luchando por un entorno de clases más pequeñas para los estudiantes.

Sin embargo, más de un mes después, la gobernadora Kathy Hochul aún no ha firmado el proyecto de ley, a pesar de haber firmado otro proyecto de ley que amplía el control de la alcaldía sobre las escuelas públicas.

“Nos sentimos muy bien cuando se aprobó el proyecto de ley sobre el tamaño de las clases, pero ahora estamos desanimados”, dijo Leonie Haimson, directora ejecutiva del grupo de defensa Class Size Matters. “Es indignante, pero no nos hemos rendido ni mucho menos”.

Haimson expresó su preocupación por el hecho de que los recortes en educación del último presupuesto de la ciudad de Nueva York conduzcan a un menor número de profesores y aumenten el tamaño de las clases.

La legislatura estatal aprobó en junio el proyecto de ley que reduce el tamaño de las clases.

“Realmente es muy sensible al tiempo porque, creemos que si [Hochul] firmara el proyecto de ley, ayudaría a restituir algunos de los atroces recortes que fueron hechos a las escuelas por el alcalde, que probablemente causarán que el tamaño de las clases aumente y no disminuya”, dijo Haimson.

“Los profesores y los padres han indicado que las clases más pequeñas suponen una ventaja adicional para llegar a los estudiantes, mejorar su aprendizaje y darles el apoyo emocional que necesitan”, añadió.

El proyecto de ley, aprobado por una abrumadora mayoría en el Senado y la Asamblea del estado el 3 de junio, limitará gradualmente el número de alumnos por clase a lo largo de cinco años en todas las escuelas públicas de la ciudad de Nueva York.

Los defensores siguen esperando la firma de la gobernadora Kathy Hochul. (Darren McGee- Office of Governor Kathy Hochul)

De acuerdo con la legislación, desde el jardín de infancia hasta el tercer grado se limitará a 20 alumnos por clase, desde el cuarto hasta el octavo grado se limitará a 23 alumnos por clase, y en la preparatoria se limitará a 25 alumnos por clase para el año 2027.

El nuevo proyecto de ley actualiza una ley de 2007 que exigía al Departamento de Educación (DOE, por sus siglas en inglés) reducir los promedios de tamaño de las clases. Sin embargo, el DOE no cumplió con esa legislación, en gran parte debido a la falta de medidas de aplicación, dijo Haimson.

“La nueva ley tiene una aplicación más fuerte y requiere que el estado retenga dinero si la ciudad no cumple con el tamaño de las clases. Proporciona una mayor responsabilidad”, dijo.

Esa legislación de 2007 fue el resultado de la Campaña por la Equidad Fiscal, una demanda presentada por padres de alumnos de escuelas públicas, entre los que se encontraba el actual senador estatal Robert Jackson, que buscaba la equidad en el sistema escolar. El fallo del tribunal afirmaba que “reducir el tamaño de las clases es fundamental para una educación sólida y básica”.

“Es indignante, pero no nos hemos rendido ni mucho menos”, dijo Leonie Haimson, directora ejecutiva del grupo de defensa Class Size Matters.

“La resolución judicial de 2007 determinó que decenas de miles de estudiantes ubicados en aulas superpobladas es suficiente para representar un fracaso sistémico”, dijo Jackson. “Es una pena que la legislación sobre la reducción del tamaño de las clases no se haya convertido en ley de responsabilidad del alcalde. El impacto resultante de los recortes presupuestarios en las escuelas perjudicará aún más a los estudiantes al aumentar el tamaño de las clases, lo que afectará a los resultados educativos”.

La ley más reciente aplicaría los mismos límites de tamaño de las clases en todas las escuelas públicas, en lugar de basarse en promedios.

Los defensores han aumentado la presión sobre Hochul para que firme el proyecto de ley.

El 28 de junio, una coalición de organizaciones sin fines de lucro y funcionarios envió una carta a la gobernadora, pidiéndole que promulgue rápidamente el límite de tamaño de las aulas.

“Durante demasiado tiempo, los estudiantes de la ciudad han tenido dificultades en clases que son entre un 15 y un 30% más grandes que las del resto del estado. Este tamaño excesivo y desigual de las clases les ha privado de la atención y el apoyo de los profesores que necesitan para tener éxito”, dice la carta.

“Si bien todos los estudiantes se benefician de clases más pequeñas, la investigación muestra que los que más se benefician son los niños de color, los estudiantes del idioma inglés y los estudiantes con discapacidades, que constituyen la mayoría de los estudiantes en las escuelas públicas de Nueva York”, dice la carta.

“Durante años, padres, educadores y defensores han luchado para reducir el tamaño de las clases en las escuelas públicas [de la ciudad] con el fin de garantizar que los estudiantes reciban la atención individualizada que necesitan para tener éxito”, dijo Jasmine Gripper, directora ejecutiva de la Alianza para la Educación de Calidad (AQE, por sus siglas en inglés). “En 2020, AQE encuestó a los padres para preguntarles cuáles eran sus principales prioridades para las escuelas y, de forma abrumadora, nombraron la reducción del tamaño de las clases entre las dos principales prioridades. La aprobación del proyecto de ley sobre el tamaño de las clases nos acerca a ese objetivo. Instamos a la gobernadora a que lo firme inmediatamente”.

El Bronx Free Press contactó a la oficina de la gobernadora Hochul en relación con el proyecto de ley sobre el tamaño de las clases, pero aún no ha recibido respuesta.

El alcalde Eric Adams y el canciller del DOE, David Banks, no han apoyado el proyecto de ley para limitar el tamaño de las clases, expresando su preocupación por el costo de la implementación.

El nuevo proyecto de ley actualiza una ley de 2007 que obligaba al Departamento de Educación (DOE, por sus siglas en inglés) a reducir los promedios de tamaño de las clases.

Según las estimaciones del DOE, el costo de los topes de estudiantes en el tamaño de las clases desde el jardín de infantes hasta el quinto grado podría superar los $500 millones de dólares al año, y el costo de limitar todas las clases hasta la preparatoria costaría alrededor de mil millones de dólares anuales para contratar maestros adicionales y abrir nuevas aulas.

“El mandato multimillonario propuesto en este proyecto de ley obliga a los líderes escolares a priorizar el tamaño de las clases por encima de los programas críticos de seguridad escolar, los exámenes de dislexia, los trabajadores sociales, las enfermeras escolares, la programación de verano, los apoyos para las poblaciones de estudiantes especiales, e incluso la expansión de las escuelas comunitarias”, dijo Banks en un comunicado. “No se equivoquen, esto llevará a grandes recortes en estos programas críticos. Esto no debería ser una elección que los líderes escolares tengan que hacer”.

Por su parte, Adams ha expresado su apoyo a la reducción del tamaño de las clases, pero ha dicho que la legislación estatal podría resultar demasiado costosa. Ha señalado que la matrícula en las escuelas públicas ha disminuido ya desde el comienzo de la pandemia de Covid-19.

“Mi mayor temor es que lleguemos a un punto en el que el gobierno federal tenga que reasignar los fondos a nuestras escuelas debido a la disminución de estudiantes. Tenemos una hemorragia de familias que están abandonando la ciudad, abandonando el sistema escolar”, dijo Adams en una reciente conferencia de prensa.

“Si no lo hacemos bien, esta ciudad puede entrar en una verdadera crisis fiscal y tenemos que tomar decisiones inteligentes”, dijo.

Haimson replicó que la ciudad debería tener fondos suficientes para pagar la legislación sobre el tamaño de las clases.

“Tenemos dinero: hay casi $5 mil millones de dólares de dinero federal que queda para nuestras escuelas, la ciudad tiene un fondo de reserva de más de $8 mil millones. Y vamos a recibir $1,300 millones de dólares adicionales del estado para resolver la demanda de la Campaña por la Equidad Fiscal”, dijo. “El dinero está ahí, sin duda. Es sólo una cuestión de prioridades y voluntad política”.

La disminución de la matrícula en las escuelas públicas debería ayudar -no dificultar- a que la ciudad cumpla con los nuevos requisitos de tamaño de las clases, según Haimson.

“No se equivoquen, [este proyecto de ley] llevará a grandes recortes en… programas críticos”, advirtió el canciller del DOE, David Banks.
“El tamaño de las clases se redujo sustancialmente este año escolar, y más de la mitad de las escuelas ya cumplían con los topes especificados en la ley”, dijo Haimson. “El trabajo del alcalde es más sencillo ahora para asegurar que los topes puedan ser implementados”.

En un mitin en el Ayuntamiento el 29 de junio, la senadora estatal Jessica Ramos dijo que los legisladores estatales y federales han asignado fondos suficientes para reducir el tamaño de las clases y reforzar las escuelas públicas.

“Quienes trabajamos en Albany y en Washington D.C. hicimos nuestro trabajo”, dijo Ramos. “Entregamos el dinero -cada centavo- para que nuestras escuelas tengan todo lo que necesitan”.

Haimson dijo que la reducción del tamaño de las clases sería vital para que el alcalde Adams implemente algunas de sus iniciativas planeadas por el DOE, como la detección de la dislexia.

“Esas iniciativas serán más difíciles de lograr en aulas grandes”, dijo Haimson. “El tamaño de las clases es fundamental para que Adams logre esos objetivos”.



Related Articles

Back to top button

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker