I Love the Bronx – Helping year-round

Amo el Bronx – Ayudar todo el año

Amo el Bronx – Ayudar todo el año

  • English
  • Español

I Love the Bronx – Helping year-round

By Nilka Martell

As part of our ongoing BFP series highlighting the various favorite spaces, things and people in our borough, we turn to Nilka Martell, who continues to explore her hometown.

“I am a Bronx native, daughter, sister, mother of three beautiful Bronx babies, photographer, writer and motivator,” says Martell, of Puerto Rican descent.

A paralegal for over 17 years until December 2010, she has since been dedicating her time to exploring the Bronx.

Her energy and enthusiasm are indefatigable, and admirable.

“I want to make my fellow residents aware and informed of how lovely our borough is, what it offers, and how to lend a helping hand in our environment.”

Of this new time in her life, Martell says, “I have never felt so alive.”

Spend some time visiting with a senior in your neighborhood.

Spend some time visiting with a senior in your neighborhood.

More than any other time of the year, people are driven to give back during the holiday seasons.

Whether you contribute to food, toy or coat drives; visit hospitals, seniors or shelters; or help to feed the homeless, your contribution creates change.

And whatever time of year, there is always a satisfying feeling after a genuine act of kindness.

There are necessities, and opportunities, all year round.

My daughter has been involved in a youth-senior art program for two years. Once a week, she spends time with a group of female seniors. They have become her circle of elders. The dynamic is amazing. She hardly speaks Spanish, and some of them hardly speak English, but they learn from each other

As readers know, my son and I are involved in environmental projects and community organizing. We enjoy spending our time caring for local green spaces in the Bronx. We share our knowledge and resources with others in an effort to transform our borough.

Our involvement is our way of giving back all year round.

My neighbor would visit a shut-in neighbor in our building several times a week. Sometimes she’d help with errands such as throwing out her garbage, changing a light bulb, bringing her a gallon of milk or the Sunday paper. Other times she simply sat and spoke with her.

Adopt your local park as a space to clean and beautify.

Adopt your local park as a space to clean and beautify.

Yet another neighbor helped bring in neighborhood children whose parents had very hectic morning schedules into school along with her own children. The father worked a night shift and came home at 8 a.m., while the mother had to leave at 7 a.m. for an over-2-hour commute to work. They could not afford to pay anyone to walk the elementary school children, but our neighbor did it for free.

I also had a neighbor who gave me a ride to work every morning. We lived in the same building and worked two blocks away from each other.

Even on her days off, she’d offer me a ride.

My laptop crashed earlier this year – and the damage seemed fatal.

But my friend recently recovered over a year’s worth of documents and photographs. It was free of charge; he was grateful to be able to help and I am forever grateful for his expertise.

As you can appreciate, there are plenty of ways of giving back, getting involved and meeting a need. Look around, speak with your neighbors and get involved. It doesn’t always require hours of your time. The task can be something small, but the rewards are huge.

With 2014 fast approaching, I challenge you to consider helping to meet the needs of another as part of your new year’s resolutions. You won’t regret it!

 

Amo el Bronx – Ayudar todo el año

Por Nilka Martell

Como parte de nuestra serie en curso de BFP que destaca los espacios favoritos, las cosas y las personas de nuestra ciudad, nos dirigimos a Nilka Martell, quien continúa explorando su condado natal.

“Soy una nativa del Bronx, hija, hermana, madre de tres hermosos bebés Bronx, fotógrafa, escritora y motivadora”, dice Martell, de ascendencia puertorriqueña.

Asistente legal durante más de 17 años, hasta diciembre de 2010, desde entonces ha dedicado su tiempo a explorar el Bronx. Su energía y entusiasmo son infatigables y admirables.

“Quiero que mis compañeros residentes sean conscientes y estén informados de qué tan hermoso es nuestro vecindario, lo que ofrece y cómo prestar ayuda a nuestro medio ambiente”.

De esta nueva etapa de su vida, Martell dice: “Nunca me había sentido tan viva”. 

Spend some time visiting with a senior in your neighborhood.

Pase algún tiempo visitando a una persona mayor en su vecindario.

Más que en cualquier otra época del año, las personas se ven obligadas a dar algo de regreso durante las temporadas de vacaciones.

Ya sea que usted contribuya con comida, juguetes o campañas de abrigos; que visite hospitales, a personas mayores o albergues, o que ayude a alimentar a las personas sin hogar, su contribución crea el cambio.

Y sea cual sea la época del año, siempre hay una sensación de satisfacción después de un genuino acto de bondad.

Hay necesidades y oportunidades, durante todo el año.

Mi hija ha estado involucrada en un programa de arte juvenil-adulto por dos años. Una vez a la semana, pasa tiempo con un grupo de mujeres mayores. Se han convertido en su círculo de sabios. La dinámica es increíble. Ella apenas habla español, y algunos de ellos casi no hablan inglés, pero aprenden unos de otros.

Como los lectores saben, mi hijo y yo estamos involucrados en proyectos ambientales y de organización comunitaria. Nos gusta pasar nuestro tiempo cuidando de los espacios verdes locales en el Bronx. Compartimos nuestros conocimientos y recursos con los demás en un esfuerzo para transformar nuestra ciudad.

Nuestra participación es nuestra manera de retribuir todo el año.

Adopt your local park as a space to clean and beautify.

Adopte su parque local como un espacio que limpiar y embellecer.

Mi vecina visita a otra vecina que pasa mucho tiempo encerrada en el edificio varias veces a la semana. A veces le ayuda con los mandados tales como tirar la basura, cambiar una bombilla de luz, llevarle un galón de leche o el periódico del domingo. Otras veces simplemente se sienta a hablar con ella.

Otro vecino ayudó a llevar a los niños del vecindario a la escuela junto con sus propios hijos, cuyos padres tienen horarios matutinos muy agitados. El padre trabajaba el turno nocturno y llegaba a casa a las 8 de la mañana, mientras que la madre tenía que salir a las 7 de la mañana para un largo viaje de 2 horas al trabajo.

No podían permitirse el lujo de pagar a nadie para llevar a los niños a la escuela primaria, pero nuestro vecino lo hizo de forma gratuita.

También tuve una vecina que me daba un aventón al trabajo cada mañana. Vivíamos en el mismo edificio y trabajamos a dos cuadras de distancia la una de la otra.

Incluso en sus días de descanso, ella me ofrecía el aventón.

Mi laptop se estrelló a principios de este año y el daño parecía fatal.

Pero mi amigo recientemente recuperó el valor de los documentos y fotografías de un año. Fue de forma gratuita, él estaba agradecido de ser capaz de ayudar y estoy eternamente agradecida por su pericia.

Como se puede apreciar, hay un montón de maneras de retribuir, involucrarse y satisfacer una necesidad. Mire a su alrededor, hable con sus vecinos y participe. No siempre se requieren horas de su tiempo. La tarea puede ser algo pequeño, pero la recompensa es enorme.

Con el 2014 a la vuelta de la esquina considere ayudar a satisfacer las necesidades de otros como parte de sus resoluciones de año nuevo. ¡No se arrepentirán!