“I have to protect the people I represent”
“Tengo que proteger a las personas que represento”

  • English
  • Español

“I have to protect the people I represent”

Municipal union challenges vaccine mandate

By Gregg McQueen

When Mayor Bill de Blasio announced in late August that all New York City public school staffers must be vaccinated against Covid-19, with no testing alternative, the city’s largest public employee union threw cold water on his plan.

District Council 37 (DC 37), a powerful labor organization with over 30,000 members working in public schools, challenged de Blasio’s authority to force school staffers to get vaccinated, filing an Unfair Labor Practices complaint over the city’s failure to bargain with the union.

According to de Blasio’s mandate, all workers in Department of Education (DOE) settings must provide proof of at least one dose of a Covid-19 vaccine by September 27.

“This will require that all staff of every kind — principals, teachers, custodians, food service, you name it — needs to have at least one dose by September 27th,” de Blasio said. “And we know this is going to help ensure that everyone is safe.”

Henry Garrido, President of DC 37, said the labor complaint was designed to protect union members who might have medical exemptions from getting the vaccine.

“The mayor’s policy is, if you’re not fully vaccinated by September 27, you will be put on unpaid leave,” said Garrido. “What we want to do is negotiate the impact to the workers.”

“There’s no question that [de Blasio] feels very strongly about it. I certainly understand his concern, but I also have to protect the people who I represent,” he said.

The landmark mandate for the nation’s largest public school system also marked a reversal of policy — previously, de Blasio had announced that the city’s municipal workforce, including teachers, must either be vaccinated or tested weekly.

Garrido said the union is hoping to negotiate with the city to create an exemption that will allow members a weekly testing option instead of getting a Covid vaccine.

“We have people who are allergic to vaccines who have been told by their doctor that they should not take the shot,” said Garrido. “We have one member who got the first dose and had a severe allergic reaction. We’re going by what the CDC says.”

The CDC has advised people who have had severe allergic reactions to an ingredient in the Covid vaccines to avoid getting the shot. In addition, those with certain underlying medical conditions are advised to consult their doctor, according to the CDC’s website.

The union has a bargaining session with the de Blasio administration for September 10, Garrido said.

Out of the 30,000 members in the DC 37’s Schools Division, about 14,000 work in school cafeterias. Others serve as school aides, parent coordinators, IT workers, laborers, school nurses and bookkeepers, Garrido said.

He estimated that about 70 percent of DC 37’s members have already been vaccinated.

The union has helped connect members with Covid vaccination appointments through a partnership with AdvantageCare Physicians that also helps with testing. It also set up a hotline for members, town hall meetings with doctors, and training for Covid protocols.

“We’re supportive of people getting vaccinated. But what we’re saying is not everybody is on the same page,” said Garrido. “You have to provide reasonable accommodation for people who, for whatever reason, don’t have the ability to get the vaccine.”

“If you’re told that you need to get vaccinated and become really sick, something your doctor is telling you not to do, or you’re going to lose your job, that is a terrible choice to make,” he added. “Especially for people who have been working in the system a long time, who have sacrificed to serve the children during Covid. It’s a terrible position to be putting themselves in, especially when they’re willing to be tested on a weekly basis.”

The pandemic has taken its toll on DC 37, as it is estimated that about 300 members have died of Covid-19.

Nonetheless, Garrido said the union is proud to serve on the frontlines.

“Our members have been there all along. While teachers were allowed to do remote learning, our members were in the buildings. While there was food insecurity in the city, our members were preparing half a million meals for families at pickup locations,” he said. “That’s a tremendous point of pride.”

“Tengo que proteger a las personas que represento”

Sindicato municipal desafía mandato de vacunación

Por Gregg McQueen 

Henry Garrido (derecha) de DC 37 y el alcalde Bill de Blasio han llegado a un acuerdo en el pasado.

Cuando el alcalde Bill de Blasio anunció a fines de agosto que todo el personal de las escuelas públicas de la ciudad de Nueva York debe vacunarse contra la Covid-19, sin alternativa de prueba, el sindicato de empleados públicos más grande de la ciudad tiró un balde de agua fría a su plan.

El Consejo de Distrito 37 (DC 37, por sus siglas en inglés), una poderosa organización laboral con más de 30,000 miembros que trabajan en escuelas públicas, desafió la autoridad de De Blasio para obligar al personal escolar a vacunarse, presentando una queja por prácticas laborales injustas por la falta de negociación de la ciudad con el sindicato.

Según el mandato de De Blasio, todos los trabajadores en entornos del Departamento de Educación (DOE, por sus siglas en inglés) deben proporcionar prueba de al menos una dosis de la vacuna Covid-19 antes del 27 de septiembre.

“Esto requerirá que el personal de todo tipo (directores, maestros, conserjes, servicio de alimentos, lo que sea) debe tener al menos una dosis antes del 27 de septiembre”, dijo de Blasio. “Y sabemos que esto ayudará a garantizar que todos estén seguros”.

Henry Garrido, presidente de DC 37, dijo que la queja laboral fue diseñada para proteger a los miembros del sindicato que podrían tener exenciones médicas para recibir la vacuna.

“La política del alcalde es que, si no está completamente vacunado para el 27 de septiembre, se le dará una licencia sin goce de sueldo”, dijo Garrido. “Lo que queremos hacer es negociar el impacto a los trabajadores”.

“No hay duda de que [de Blasio] está muy convencido de ello. Ciertamente comprendo su preocupación, pero también tengo que proteger a las personas a las que represento”, dijo.

El mandato histórico para el sistema de escuelas públicas más grande del país también marcó un cambio de política: anteriormente, De Blasio había anunciado que la fuerza laboral municipal de la ciudad, incluidos los maestros, debe ser vacunada o realizarle una prueba semanalmente.

El sindicato tiene como objetivo una exención que proporcionará a los miembros una opción de prueba semanal.

Garrido dijo que el sindicato espera negociar con la ciudad para crear una exención que permita a los miembros una opción de prueba semanal en lugar de recibir una vacuna Covid.

“Tenemos personas alérgicas a las vacunas a quienes su médico les ha dicho que no deben vacunarse”, dijo Garrido. “Tenemos un miembro que recibió la primera dosis y tuvo una reacción alérgica grave. Seguimos lo que dicen los CDC”.

Los CDC han aconsejado a las personas que han tenido reacciones alérgicas graves a un ingrediente de las vacunas Covid que eviten recibir la inyección. Además, se recomienda a las personas con ciertas afecciones médicas subyacentes que consulten a su médico, según el sitio web de los CDC.

El sindicato tiene una sesión de negociación con la administración de Blasio para el 10 de septiembre, dijo Garrido.

De los 30,000 miembros de la División de Escuelas del DC 37, alrededor de 14,000 trabajan en las cafeterías de las escuelas. Otros sirven como ayudantes escolares, coordinadores de padres, trabajadores de TI, trabajadores, enfermeras escolares y contables, dijo Garrido.

Estimó que alrededor del 70 por ciento de los miembros de DC 37 ya han sido vacunados.

La organización tiene más de 30.000 miembros que trabajan en escuelas públicas.

El sindicato ha ayudado a conectar a los miembros con citas de vacunación de Covid a través de una asociación con AdvantageCare Physicians que también ayuda con las pruebas. También creó una línea directa para miembros, reuniones públicas con médicos y capacitación para los protocolos Covid.

“Apoyamos a las personas que se vacunan. Lo que estamos diciendo es que no todo el mundo está en la misma página”, dijo Garrido. “Hay que proporcionar ajustes razonables para las personas que, por cualquier motivo, no pueden vacunarse”.

“Si le dicen que necesita vacunarse y se enferma mucho, algo que su médico le dice que no haga, o perderá su trabajo, es una decisión terrible”, agregó. “Especialmente para las personas que han estado trabajando en el sistema durante mucho tiempo, que se han sacrificado para servir a los niños durante la Covid. Es una posición terrible en la que se están poniendo, especialmente cuando están dispuestos a hacerse la prueba semanalmente”.

La pandemia ha hecho mella en DC 37, ya que se estima que unos 300 miembros han muerto de Covid-19.

No obstante, Garrido dijo que el sindicato se enorgullece de servir en el frente.

“Nuestros miembros han estado ahí todo el tiempo. Mientras que a los maestros se les permitió hacer aprendizaje remoto, nuestros miembros estaban en los edificios. Si bien había inseguridad alimentaria en la ciudad, nuestros miembros estaban preparando medio millón de comidas para las familias en los lugares de recogida”, dijo. “Ese es un tremendo motivo de orgullo”.