Good Intentions – Filled With Flaws

Buenas intenciones llenas de fallas

Buenas intenciones llenas de fallas

  • English
  • Español

Good Intentions – Filled With Flaws

By State Senator Adriano Espaillat

State Senator Adriano Espaillat

State Senator Adriano Espaillat

As Congress debates tax reform, some in Washington are seeking to broaden the Internal Revenue Service’s (IRS) power to allow them to prepare or assist in doing our income taxes.

While well-intentioned, this new tax return system will hurt members of our community, particularly those who lack the resources or language skills to comprehend this new process, and who will be unable to challenge the agency’s calculations even if they wanted to.

Why is this important?

Currently, the IRS receives only the information likely to increase a person’s tax liability. But they do not have the capacity to see if a taxpayer qualifies for deductions or credits. Because of these limitations, families will bear the burden of challenging their IRS calculation for what they owe or what is due to them, even if the agency’s assessment is incorrect.

Another deficiency in this proposal is that federal budget cuts have left the IRS with 5,000 workers than the previous year. With fewer professionals than ever before to handle the agency’s existing workload, how can the IRS realistically expect to manage this new responsibility?

And most importantly, this system would mark the beginning of an inherent conflict of interest, where the tax collector becomes the tax preparer.

Implementing the “Simple Return” would be the most daunting and technical undertaking in IRS history.

A comparable initiative in the U.K. has been plagued with programming errors, and fewer than 5% of eligible residents have enrolled in a California pilot program, primarily out of disinterest and mistrust in this service.

As a representative for Upper Manhattan and the Bronx, and Chair of the New York State Senate Latino Conference, I believe our community will not be well served by this proposal; it will hit our low-income and vulnerable residents the hardest. I urge Congress and the Administration not to hand the massive responsibility of preparing income taxes for millions of families over to the IRS.

Buenas intenciones llenas de fallas

Por Senador Estatal Adriano Espaillat

Senador Estatal Adriano Espaillat

Senador Estatal Adriano Espaillat

Mientras el Congreso debate la reforma fiscal, algunos en Washington están tratando de ampliar el poder del Servicio de Impuestos Internos (IRS por sus siglas en inglés) para que puedan preparar o ayudarnos con nuestras planillas de impuestos.

Aunque bien intencionado, este nuevo sistema de declaración de impuestos afectará a los miembros de nuestra comunidad, especialmente a aquellos que carecen de los recursos o habilidades lingüísticas para comprender el nuevo proceso y que serán incapaces de desafiar los cálculos de la agencia, incluso si quisieran.

¿Por qué es importante?

En la actualidad, el IRS sólo recibe la información que puede aumentar la responsabilidad tributaria de una persona. Pero ellos no tienen la capacidad de ver si un contribuyente reúne los requisitos para las deducciones o créditos. Debido a estas limitaciones, las familias tendrán la carga de cuestionar su cálculo de IRS por lo que deben o lo que se les debe, incluso si la evaluación de la agencia es incorrecta.

Otra deficiencia de esta propuesta es que los recortes presupuestales federales han dejado al IRS con 5,000 trabajadores menos que el año anterior. Con el menor número de profesionales de la historia para manejar la carga de trabajo actual de la agencia, ¿cómo espera el IRS, de manera realista, manejar esta nueva responsabilidad?

Y lo más importante, este sistema marcará el inicio de un conflicto de intereses inherente, cuando el recaudador de impuestos se convierte en el preparador de los impuestos.

La implementación de la “Declaración simple” sería el proyecto más técnico y de mayores proporciones en la historia del IRS.

Una iniciativa similar en el Reino Unido ha estado plagada de errores de programación, y menos del 5% de los residentes elegibles se han inscrito en un programa piloto de California, principalmente por desinterés y desconfianza en el servicio.

Como representante del Norte de Manhattan y el Bronx, y presidente de la Conferencia Latina del senado del estado de Nueva York, creo que nuestra comunidad no será bien servida por esta propuesta, que golpeará y hará más vulnerable a nuestros residentes de bajos ingresos. Le pido al Congreso y a la Administración no entregar la enorme responsabilidad de preparar los impuestos de millones de familias al IRS.