Climate Control
Control de clima

  • English
  • Español

Climate Controlf

By Sherry Mazzocchi

A new report finds that human intervention causes climate change.

In Honduras, Dr. José Luis Zelaya grew up in poverty. His family lived in trash fields. When he was five, his younger brother died of an asthma attack.

Mitch, a Category 5 hurricane, devastated Honduras in 1998. As more than 18 inches of rain fell in 24 hours, crop disruption and massive landslides occurred. It killed about 7,000 people, with 11,000 missing. More than 12,000 people were injured. Food and water shortages plagued the country, along with outbreaks of malaria, cholera and other diseases.

Zelaya was 11 at the time. His mother took his younger sister to the U.S. and left him behind. “My mother had to sacrifice the concept of being together for the concept of being alive,” explained Zelaya. He lived on the streets along with other homeless children. He cleaned windshields and sold gum to stay alive.

“As a child, I did everything to be able to survive and live,” he said.

After the hurricane, looting and violence erupted in San Pedro Sula, where Zelaya lived. At age 13, he was shot in both arms in a drive-by shooting. He decided to find his mother in the U.S.

“I had no option,” he said. He had survived gangs, violence, and trash fields. He avoided drugs. Even the water he drank wasn’t fit for consumption. “I knew how to survive everything. But it just got to the point that I couldn’t anymore.”

Global heating is affecting every region on Earth.

After making a perilous 45-day journey to the U.S., he began the process of political asylum. “I’m talking about a kid who didn’t have the funding, who didn’t have the understanding and didn’t have the resources to be able to advocate with the most complex immigration system in the nation.”

Human intervention causes climate change and rising temperatures, and these changes may not be reversible, according to the latest report by the Intergovernmental Panel on Climate Change (IPCC).

By 2100, global temperatures could rise between 1.3°C to 5.7°C (2.34°F to 10.26°F), depending on emissions, according to the report. The “best estimate” ranges from 1.4°C to 4.4°C (2.5°F to 7.9°F). Based on current greenhouse gas emissions, a global temperature increase of 1.5°C could happen between 2030 and 2035.

The report states that even with lower emissions, the 1.5°C increase could be exceeded.

Climate Change 2021: The Physical Science Basis, says it is “unequivocal that human influence has warmed the climate.” The August 9th report states that, unless immediate and deep cuts in greenhouse gasses are made, previous estimates of global temperature increases will be exceeded during this century.

“As a child, I did everything to be able to survive and live,” said Dr. José Luis Zelaya, climate refugee.

Sea levels could increase between one to more than three and a half feet by 2100, according to the report.  A rise of seven feet by the end of the century “cannot be ruled out.”

“Today’s IPCC Working Group I Report is a code red for humanity…Global heating is affecting every region on Earth, with many of the changes becoming irreversible,” said UN Secretary General Antonio Guterres.

Temperature increases are not evenly spread throughout the globe. According to previous IPCC reports, many regions of the world have already surpassed a 1.5°C increase. Climate-related risks are often higher at lower latitudes.

According to Harjeet Singh, a global expert on climate impacts, millions of people in South Asia are already being driven out of their homes due to poor crop yields, ecosystem loss and drought.

“Millions are already leaving their homes and there are no protection systems in place,” said Singh, who spoke at a briefing on climate displacement and climate refugees at the Center for Community Media at the Newmark School of Journalism on August 5th.

A projected 63 million people will be displaced throughout five countries in South Asia at current greenhouse gas emissions, he said. Those numbers don’t include fast onset disasters, such as floods, droughts, intensified typhoons and cyclones.

The changes may not be reversible, the report warns.

“We have been living with disasters but we had the ability to cope,” he said. “Now our coping mechanisms are failing and that’s what drives people out of their homes; when they do not have enough resources and support from the government.”

Not only do individuals lack resources, so do governments. Most governments lack policies to support people, he added.

According to Ama Francis, Climate Displacement Project Strategist for the International Refugee Assistance Project (IRAP), climate-related and other environmental disasters have displaced more people in their own countries than conflicts and violence since 2008.

“While we think of war as a lead cause of people moving, actually environmental disasters are increasingly causing people to leave home,” said Francis.

International legal structures are not set up to deal with climate refugees. Francis said there are no multilateral treaties that specifically address climate displacement, nor are there domestic laws anywhere that address climate displacement.

IRAP put forward 16 recommendations on drafting a framework for climate refugees. “A number of people have valid claims for refugee status based on existing U.S. law,” Francis said. “We would recommend that the Dept. of Justice issue an immigration opinion that clarifies that because not all immigration judges and officials recognize that climate change can be valid grounds for refugee protection when interacting for other grounds for persecution—[such as] race or religion.”

“Nobody is safe and it is getting worse faster,” says one expert.

Climate refugees should also be able to obtain temporary protected status—or TPS.  IRAP recommends issuing TPS for Guatemala, and re-designating TPS for El Salvador, Honduras and Nicaragua because these nations face severe climate related disasters.

Dr. Zelaya, forced to flee from Honduras, lost his political asylum case.

Now he is a DACA—or Deferred Action for Childhood Arrivals—recipient. He is the first person in his family to not only graduate from high school, but also obtain a PhD in Urban Education.  He is now an educational consultant.

It is important to think about not only what happens when people migrate, but what happens when they settle in new lands, he said. “I don’t think of myself as an example. Instead, I think of myself as a sample of what unaccompanied minors that are migrating due to hurricanes are capable of doing.”

Awareness is starting to shift, according to Nisha Agarwal, Deputy Executive Director of IRAP.  “Immigration and migration advocates are in one silo and climate justice advocates are in another,” she said. “But now that’s starting to change.”

According to the IPCC report, the current global levels of CO2 concentration are the highest in 2 million years. Sea levels are rising faster at any time in the past 3000 years. Arctic sea ice is at its lowest point in the past 1000 years. Glaciers are retreating to their lowest level in at least 1000 years. The planet has experienced more heatwaves, longer summers and shorter winters.

UN Secretary General Antonio Guterres.

The IPCC’s first report, issued in 1990, considered climate change as a distant but inevitable concern.

This report sounds a loud and clear alarm.

“You have been telling us for over three decades of the dangers of allowing the planet to warm. The world listened, but it didn’t hear,” said Inger Andersen, UNEP Executive Director. “As a result, climate change is a problem that is here now. Nobody is safe and it is getting worse faster.”

Andersen called climate change, along with interrelated issues of biodiversity loss and pollution and waste, immediate threats. Climate change exacerbates the existing risks to biodiversity and natural habitats.

“Ecosystem degradation damages nature’s ability to reduce the force of climate change,” she said. “Reducing greenhouse gasses will not only slow climate change, but will improve air quality. It is all connected.”

For more information about the IPCC report, please visit www.ipcc.ch.

Formed in 1988, the IPCC is an organization of 195 governments that are members of the World Meteorological Organization or the United Nations. Their work examines the drivers and impacts of climate change and future risks. An internationally recognized authority on climate change, the organization, along with former Vice President Al Gore, was awarded a Nobel Peace Prize in 2007 in recognition of “their efforts to build up and disseminate greater knowledge about man-made climate change and to lay the foundations that are needed to counteract such change.”

 

 

Control de clima

Por Sherry Mazzocchi 

Un nuevo informe encuentra que la intervención humana causa el cambio climático.

En Honduras, el Dr. José Luis Zelaya creció en la pobreza absoluta. Su familia vivía en campos de basura. Cuando tenía cinco años, su hermano menor murió de un ataque de asma.

Mitch, un huracán de categoría 5, devastó Honduras en 1998. Como cayeron más de 18 pulgadas de lluvia en 24 horas, se produjeron interrupciones en los cultivos y deslizamientos masivos de tierra. Mató a unas 7,000 personas, con 11,000 desaparecidas. Más de 12,000 personas resultaron heridas. La escasez de alimentos y agua asoló al país, junto con brotes de malaria, cólera y otras enfermedades.

Zelaya tenía 11 años en ese momento. Su madre llevó a su hermana menor a Estados Unidos y lo dejó. “Mi madre tuvo que sacrificar el concepto de estar juntos por el de estar vivo”, dijo. Vivió en las calles junto con otros niños sin hogar. Limpió parabrisas y vendió chicle para sobrevivir. “De niño hice todo lo posible para poder sobrevivir y vivir”, dijo.

Después del huracán, estallaron los saqueos y la violencia en San Pedro Sula, donde vivía Zelaya. A los 13 años, recibió un disparo en ambos brazos en un tiroteo desde un vehículo. Decidió buscar a su madre en Estados Unidos. “No tenía otra opción”, dijo. Había sobrevivido a pandillas, violencia, a vivir en un campo de basura y evitó las drogas. Incluso el agua que bebía no era apta para el consumo. “Sabía sobrevivir a todo. Pero llegó al punto en que ya no podía”.

El calentamiento global está afectando a todas las regiones de la Tierra.

Después de realizar un peligroso viaje de 45 días a Estados Unidos, comenzó el proceso de asilo político. “Me refiero a un niño que no tenía los fondos, que no tenía el entendimiento y no tenía los recursos para poder defenderse ante el sistema de inmigración más complejo de la nación”.

La intervención humana provoca el cambio climático y el aumento de las temperaturas y estos cambios pueden no ser reversibles, según el último informe del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés).

Para el 2100, las temperaturas globales podrían aumentar entre 1.3°C y 5.7°C (2.34°F a 10.26°F), dependiendo de las emisiones, según el informe. La “estimación más optimista” varía de 1.4°C a 4.4°C (2.5°F a 7.9°F). Según las emisiones actuales de gases de efecto invernadero, podría producirse un aumento de la temperatura global de 1.5°C entre 2030 y 2035.

El informe afirma que incluso con menores emisiones, se podría superar el aumento de 1.5°C.

Climate Change 2021: The Physical Science Basis, dice que es “inequívoco que la influencia humana haya calentado el clima”. El informe del 9 de agosto expone que, a menos que se realicen recortes profundos e inmediatos en los gases de efecto invernadero, las estimaciones previas de aumentos de la temperatura global se superarán durante este siglo.

“Cuando era niño, hice todo lo posible para poder sobrevivir y vivir”, dijo el Dr. José Luis Zelaya, refugiado climático.

El nivel del mar podría aumentar entre uno y más de tres pies y medio para 2100, según el informe. Un aumento de siete pies a finales de siglo “no se puede descartar”.

“El Informe del Grupo de Trabajo I del IPCC de hoy es un código rojo para la humanidad… El calentamiento global está afectando a todas las regiones de la Tierra, y muchos de los cambios se vuelven irreversibles”, dijo el secretario general de la ONU, Antonio Guterres.

Los aumentos de temperatura no se distribuyen uniformemente por todo el mundo. Según informes anteriores del IPCC, muchas regiones del mundo ya han superado un aumento de 1.5°C. Los riesgos relacionados con el clima suelen ser mayores en latitudes más bajas.

Según Harjeet Singh, experto mundial en impactos climáticos, millones de personas en el sur de Asia ya están siendo expulsadas de sus hogares debido a los bajos rendimientos de los cultivos, la pérdida de ecosistemas y la sequía.

“Millones ya están abandonando sus hogares y no hay sistemas de protección listos”, dijo Singh, quien habló en una sesión informativa sobre el desplazamiento climático y los refugiados climáticos en el Centro de Medios Comunitarios de la Facultad Newmark de Periodismo el 5 de agosto.

Se proyecta que 63 millones de personas serán desplazadas en cinco países del sur de Asia con las emisiones actuales de gases de efecto invernadero, dijo. Esos números no incluyen desastres de inicio rápido, como inundaciones, sequías, tifones y ciclones intensificados.

Es posible que los cambios no sean reversibles, advierte el informe.

“Hemos estado viviendo con desastres, pero teníamos la capacidad de afrontarlos”, dijo. “Ahora nuestros mecanismos de supervivencia están fallando y eso es lo que hace que las personas abandonen sus hogares: cuando no tienen suficientes recursos y apoyo del gobierno”.

No solo los individuos carecen de recursos, también los gobiernos. La mayoría de los gobiernos carecen de políticas para apoyar a las personas, agregó.

Según Ama Francis, estratega de proyectos de desplazamiento climático para el Proyecto Internacional de Asistencia a Refugiados (IRAP, por sus siglas en inglés), los relacionados con el clima y otros desastres ambientales han desplazado a más personas en sus propios países que los conflictos y la violencia desde 2008.

“Si bien pensamos en la guerra como una de las causas principales de que las personas se muevan, en realidad los desastres ambientales están provocando que las personas abandonen sus hogares cada vez más”, dijo Francis.

Las estructuras legales internacionales no están organizadas para tratar con los refugiados climáticos. Francis dijo que no hay tratados multilaterales que aborden específicamente el desplazamiento climático, ni existen leyes nacionales en ningún lugar que aborden el desplazamiento climático.

“Nadie está a salvo y las cosas empeoran más rápido”, dice un experto.

IRAP presentó 16 recomendaciones sobre la redacción de un marco para los refugiados climáticos. “Varias personas tienen solicitudes válidas de estatus de refugiado basadas en la ley estadounidense existente”, dijo Francis. “Recomendaríamos que el Departamento de Justicia emita una opinión de inmigración que aclare eso, debido a que no todos los jueces y funcionarios de inmigración reconocen que el cambio climático puede ser motivo válido para la protección de los refugiados cuando interactúan por otros motivos de persecución, [como] la raza o la religión”.

Los refugiados climáticos también deberían poder obtener un estatus de protección temporal, o TPS (por sus siglas en inglés). IRAP recomienda emitir TPS para Guatemala y volver a designar TPS para El Salvador, Honduras y Nicaragua porque estas naciones enfrentan graves desastres relacionados con el clima.

Zelaya perdió su caso. Ahora es beneficiario de DACA, o Acción Diferida para los Llegados en la Infancia. Es la primera persona en su familia que no solo se graduó de la preparatoria, sino que también obtuvo un doctorado en Educación Urbana. Ahora es consultor educativo.

Es importante pensar no solo en lo que sucede cuando las personas migran, sino en lo que sucede cuando se instalan en nuevas tierras, dijo. “No me considero un ejemplo. En cambio, me considero una muestra de lo que son capaces de hacer los menores no acompañados que migran debido a los huracanes”.

La conciencia está comenzando a cambiar, según Nisha Agarwal, directora ejecutiva adjunta de IRAP. “Los defensores de la inmigración y la migración están en un silo y los defensores de la justicia climática están en otro”, dijo. “Pero ahora eso está empezando a cambiar”.

Antonio Guterres, secretario general de la ONU.

Según el informe IPCC, los niveles globales actuales de concentración de CO2 son los más altos en 2 millones de años. Los niveles del mar están aumentando más rápidamente que en cualquier momento de los últimos 3000 años. El hielo marino del Ártico se encuentra en su punto más bajo de los últimos 1000 años. Los glaciares están retrocediendo a su nivel más bajo en al menos 1000 años. El planeta ha experimentado más olas de calor, veranos más largos e inviernos más cortos.

El primer informe IPCC, publicado en 1990, consideraba el cambio climático como una preocupación lejana pero inevitable. Este informe hace sonar una alarma fuerte y clara.

“Nos han estado contando durante más de tres décadas sobre los peligros de permitir que el planeta se caliente. El mundo oyó, pero no escuchó”, dijo Inger Andersen, directora ejecutiva del PNUMA. “Como resultado, el cambio climático es un problema que está aquí ahora. Nadie está a salvo y las cosas empeoran más rápido”.

Andersen llamó al cambio climático, junto con los problemas interrelacionados de la pérdida de biodiversidad y la contaminación y el desperdicio, amenazas inmediatas. El cambio climático agrava los riesgos existentes para la biodiversidad y los hábitats naturales.

“La degradación del ecosistema daña la capacidad de la naturaleza para reducir la fuerza del cambio climático”, dijo. “La reducción de los gases de efecto invernadero no solo ralentizará el cambio climático, sino que mejorará la calidad del aire. Todo está conectado”.

Para obtener más información sobre el informe IPCC, por favor visite www.ipcc.ch.

Formada en 1988, IPCC es una organización de 195 gobiernos miembro de la Organización Meteorológica Mundial o de las Naciones Unidas. Su trabajo examina los impulsores e impactos del cambio climático y los riesgos futuros. Una autoridad internacionalmente reconocida sobre el cambio climático, la organización, junto con el ex vicepresidente Al Gore, recibió el Premio Nobel de la Paz en 2007 en reconocimiento a “sus esfuerzos para construir y difundir un mayor conocimiento sobre el cambio climático provocado por el hombre y sentar las bases necesarias para contrarrestar ese cambio”.