Case v. Mountco
Caso vs. Mountco

  • English
  • Español

Case v. Mountco

Labor unions protest contractor in South Bronx project

By Gregg McQueen

The protest was held on Bergen Avenue.

‎Cancel La Central.

Union members marched outside the La Central project in the South Bronx on June 20 to protest the use of non-union labor at the site by the construction contractor, which they said has a history of exploiting workers.

La Central, a multi-building project on Bergen Avenue near East 149th Street, is expected to bring over 800 units of affordable housing and a variety of community services to the area.

However, union members complained that Mountco Construction, a Westchester-based company handling the development of La Central, is employing non-union construction workers at the site.

They also questioned why the city would continue to grant contracts to Mountco, which was found to have underpaid workers on the Sugar Hill development in Harlem in 2014. The company underpaid construction workers approximately $300,000, according to the The Daily News.

As a result, Mountco ended up on the Department of Housing Preservation and Development’s (HPD) Enhanced Watch List.

The list includes contractors hired by the city who have a history of issues on their sites and who require additional scrutiny during the bidding process.

Clearly stated.

“It’s ludicrous,” said Mike Helstrom, Assistant Business Manager of Mason Tenders’ District Council. Almost half a million dollars in wage theft, and here the city is awarding a mega-project to a company we’re hoping doesn’t rob from us again?”

Union members said that non-union labor poses a greater safety risk on job sites.

“They’re not properly trained,” said Howard, a member of Local 28.

According to the New York Committee for Occupational Safety and Health (NYCOSH), there were 69 on-the-job construction fatalities in 2017. Of these deaths, 87 percent were on non-union job sites.

Earlier this year, the city placed a stop work order on one of La Central’s buildings after a loose piece of equipment injured a construction worker.

“The developer doesn’t care. They just want the job done fast,” said another Local 28 member.

Laborers also said that non-union employees are often paid substandard wages.

“I talked to one of the guys [on the La Central job] and he said he makes only $130 per day. They’re afraid to speak out,” remarked Howard, who said workers on non-union sites have less job security. “There’s no safety net for these guys,” he said. “They can fire them just as quickly as they hire them.”

Helstrom said that union labor has been left out of recent high-profile development jobs in the Bronx.

The city has already placed a stop work order on one of La Central’s buildings.

“From our experience in the Jerome Avenue rezoning, we were boxed out. We weren’t guaranteed local hiring, weren’t guaranteed apprenticeships, weren’t guaranteed to make a career path,” he said.

“There’s a lot of development in the South Bronx, and I understand that,” said City Councilmember Rafael Salamanca. “But it is always important that we hire locally, and that we hire responsible contractors.”

Press inquiries made to Mountco by The Bronx Free Press for comment were not returned.

Helstrom said that developers should be made to provide more community benefits when receiving a city contract.

“We believe that when you get public money, there’s a public responsibility,” he said. “By making sure we’re getting local hires, pathways to an apprenticeship program, we can reside in our communities where they’re developing because we’ll make a good enough paycheck to do so. What we really need are vibrant wages and a vibrant career path so that we can come back and still reside in our community and not be pushed out.”

Caso vs. Mountco

Sindicatos protestan contra contratista en proyecto del sur del Bronx

Por Gregg McQueen

“Cuando recibes dinero público, hay una responsabilidad pública”, dijo Mike Helstrom de Mason Tenders.

‎Cancelen La Central.

Miembros del sindicato marcharon frente al proyecto La Central, en el sur del Bronx, el 20 de junio para protestar contra el uso de mano de obra no sindicalizada en el sitio por parte del contratista de construcción, el cual, dijeron, tiene un historial de explotación de trabajadores.

Se espera que La Central, un proyecto de construcción múltiple en la avenida Bergen cerca de la calle 149 este, lleve más de 800 unidades de vivienda asequible y una variedad de servicios comunitarios al área.

Sin embargo, miembros del sindicato se quejaron de que Mountco Construction, una compañía con sede en Westchester que se encarga del desarrollo de La Central, está empleando trabajadores de la construcción no sindicalizados en el sitio.

También cuestionaron por qué la ciudad continuaría otorgando contratos a Mountco, que se encontró que tuvo trabajadores mal pagados en el desarrollo de Sugar Hill en Harlem en 2014. La compañía pagó a los trabajadores de la construcción aproximadamente $300,000 dólares, según el Daily News.

Como resultado, Mountco terminó en la lista de vigilancia aumentada del Departamento de Conservación y Desarrollo de la Vivienda (HPD, por sus siglas en inglés).

La lista incluye contratistas contratados por la ciudad que tienen un historial de problemas en sus sitios y que requieren un escrutinio adicional durante el proceso de licitación.

Una rata inflable.

“Es ridículo”, dijo Mike Helstrom, gerente comercial adjunto del Consejo de Distrito de Mason Tenders. ¿Casi medio millón de dólares en robo de salarios, y la ciudad otorga un megaproyecto a una empresa que esperamos que no nos vuelva a robar?”.

Miembros del sindicato dijeron que el trabajo no sindical plantea un mayor riesgo de seguridad en los sitios de trabajo.

“No están debidamente capacitados”, dijo Howard, miembro del Local 28.

De acuerdo con el Comité de Seguridad y Salud Ocupacional de Nueva York (NYCOSH, por sus siglas en inglés), hubo 69 muertes en el lugar de la construcción en 2017. De estas muertes, el 87 por ciento fue en lugares de trabajo no sindicalizados.

A principios de este año, la ciudad puso una orden de detención de trabajo en uno de los edificios de La Central luego de que un equipo suelto lesionara a un trabajador de la construcción.

“Al desarrollador no le importa. Solo quieren que el trabajo se haga rápido”, dijo otro miembro del Local 28.

Los trabajadores también dijeron que los empleados no sindicalizados a menudo reciben salarios por debajo del estándar.

Se espera que el proyecto traerá más de 800 unidades de vivienda asequible.

“Hablé con uno de los muchachos [en el trabajo de La Central] y me dijo que gana solo $130 dólares por día. Tienen miedo de hablar”, comentó Howard, explicando que los trabajadores en sitios no sindicalizados tienen menos seguridad laboral. “No hay una red de seguridad para estos muchachos”, dijo. “Pueden despedirlos tan rápido como los contratan”.

Helstrom señaló que la mano de obra sindical se ha quedado fuera de los recientes trabajos de desarrollo de alto perfil en el Bronx.

“De nuestra experiencia en la rezonificación de la avenida Jerome, fuimos eliminados. No se nos garantizó la contratación local, no se garantizaron aprendizajes, no se garantizó una trayectoria profesional”, dijo.

“Hay mucho desarrollo en el sur del Bronx, y lo entiendo”, dijo el concejal Rafael Salamanca. “Pero siempre es importante que contratemos a nivel local, y a contratistas responsables”.

Las consultas de prensa hechas por The Bronx Free Press para obtener comentarios no fueron devueltas.

Helstrom dijo que se debería hacer que los desarrolladores brinden más beneficios a la comunidad cuando reciben un contrato de la ciudad.

“Creemos que cuando obtienes dinero público, hay una responsabilidad pública”, dijo. “Al asegurarnos de obtener contrataciones locales, vías para un programa de aprendizaje, podemos residir en nuestras comunidades donde se está realizando el desarrollo, porque tendremos un cheque de pago lo suficientemente bueno para hacerlo. Lo que realmente necesitamos son salarios y una trayectoria profesional vibrantes para poder regresar, seguir residiendo en nuestra comunidad y no ser expulsados”.