Calling for a cap
El daño de los depósitos de seguridad en el alquiler de apartamentos: Stringer

  • English
  • Español

Calling for a cap 

Tackling security deposits on apartment rentals: Stringer

“It’s not right and it’s not necessary,” said City Comptroller Scott Stringer.

“It’s not right and it’s not necessary,” said City
Comptroller Scott Stringer.

The security is seizing the city economy.

According to a report from New York City Comptroller Scott Stringer, high costs of security deposits on New York City rental apartments are stopping many residents from changing apartments, moving to different neighborhoods, and saving for the future.

In 2016, the city’s renters sunk an estimated $507 million into security deposits, said the report, which detailed that many low-wage tenants must put up multiple months’ rent as deposits.

The report also said that a typical New York City apartment and the associated security deposit can cost up to 22 percent of annual income in the city’s ten poorest neighborhoods.

Stringer called on state lawmakers to introduce legislation to cap security deposits at one month’s rent for one-year leases and said the city should explore other ways to reduce the burden of upfront costs for tenants.

“Every day, New Yorkers are working harder and saving less – and right now, huge portions of their annual incomes are being held hostage in security deposits. These may just be considered the costs of being a renter in New York, but it’s not right and it’s not necessary,” said Stringer.

In addition to the one-month cap, several recommendations – some of them already used in other cities – were made in the report to assist renters, such as allowing tenants the option to pay the security deposit in installment.

Stringer’s report noted that landlords in Seattle allow renters to pay security deposits in six-month increments.

He also recommended using insurance as an alternative to security deposits, and having deposits held by a third-party to protect against unscrupulous landlords.

“To tackle our mounting affordability crisis, we need to think outside the box and put bold ideas into action. Our proposals will change the rules of the housing market and put money back in the pockets of thousands of families looking for a bigger apartment in a better school district, to new graduates who have to find a place to live while paying down their student loans,” Stringer said. “For too long, the deck has been stacked against New York’s working-class renters but we’re taking a step forward to reimagine how the housing system works in our City.”

City renters sunk an estimated $507 million into security deposits in 2016.

City renters sunk an estimated $507 million into
security deposits in 2016.

Some housing advocates voiced support for the Comptroller’s plan.

“Our clients spend huge portions of their incomes on security deposits sacrificing groceries, medicine, and other necessities,” said Judith Goldiner, Attorney-In-Charge of the Civil Law Reform Unit at The Legal Aid Society. “Moreover, the road to getting back one’s deposit back isn’t a guarantee either, and unscrupulous landlords look for any opportunity to profit off our clients and pocket the security deposit at the end of the lease.”

“Steep security deposits on top of soaring rents make it that much harder for low-income New Yorkers to be able to afford to move,” said David R. Jones, CEO and President of the Community Service Society (CSS). “The security deposit cap and other smart new ideas being put forward today by Comptroller Stringer would help address one of the barriers preventing New Yorkers from finding a better place for their families to live. Our annual ‘Unheard Third’ survey found that two-thirds of low-income households say they cannot afford to move within their borough. Moreover, seven in ten reported savings of less than $1,000, so a hefty security deposit could leave them with nothing to fall back on if a medical emergency or another crisis hits, and more at risk of rent arrears, eviction and homelessness.”

 

For more information, please visit comptroller.nyc.gov.

 

El daño de los depósitos de seguridad en el alquiler de apartamentos: Stringer

Muchos inquilinos con bajos sueldos deben pagar el alquiler de varios meses como depósito.

Muchos inquilinos con bajos sueldos deben
pagar el alquiler de varios meses como depósito.

La seguridad está apoderándose de la economía de la ciudad.

De acuerdo con un informe del contralor de la ciudad de Nueva York, Scott Stringer, los altos costos de los depósitos de seguridad en los apartamentos de alquiler de la ciudad de Nueva York están impidiendo que muchos residentes cambien de apartamento, se muden a diferentes vecindarios y ahorren para el futuro.

En 2016, los inquilinos de la ciudad invirtieron aproximadamente $507 millones de dólares en depósitos de seguridad, dice el informe, detallando que muchos inquilinos con bajos salarios deben acumular varios meses de alquiler como depósito.

El informe también explica que un apartamento típico de la ciudad de Nueva York y el depósito de seguridad asociado pueden costar hasta un 22 por ciento de los ingresos anuales en los diez barrios más pobres de la ciudad.

Stringer pidió a los legisladores estatales presentar leyes para limitar los depósitos de seguridad a un mes de renta para arrendamientos de un año, y dijo que la ciudad debería explorar otras formas de reducir la carga de los costos iniciales para los inquilinos.

"No está bien y no es necesario", dijo el contralor de la ciudad, Scott Stringer.

“No está bien y no es necesario”, dijo el
contralor de la ciudad, Scott Stringer.

“Todos los días, los neoyorquinos trabajan más y ahorran menos, y en este momento, grandes porciones de sus ingresos anuales están siendo rehenes de los depósitos de seguridad. Estos pueden considerarse los costos de ser un inquilino en Nueva York, pero no es lo correcto y no es necesario”, dijo Stringer.

Además del límite máximo de un mes, en el informe se hicieron varias recomendaciones, algunas de las cuales ya se utilizan en otras ciudades, para ayudar a los inquilinos, como permitirles la opción de pagar el depósito de seguridad a plazos.

El informe de Stringer señaló que los propietarios en Seattle permiten que los inquilinos paguen depósitos de seguridad en incrementos de seis meses.

También recomendó usar un seguro como alternativa a los depósitos de garantía, y tener depósitos en poder de un tercero para protegerse contra propietarios inescrupulosos.

“Para enfrentar nuestra creciente crisis de asequibilidad, debemos pensar de manera innovadora y poner en práctica ideas audaces. Nuestras propuestas cambiarán las reglas del mercado de la vivienda y devolverán el dinero a miles de familias que buscan un apartamento más grande en un mejor distrito escolar, a nuevos graduados que tienen que encontrar un lugar donde vivir y pagar sus préstamos estudiantiles”, dijo Stringer. “Durante demasiado tiempo, el mazo se ha apilado contra los inquilinos de clase trabajadora de Nueva York, pero estamos dando un paso adelante para volver a idear cómo funciona el sistema de vivienda en nuestra ciudad”.

Algunos defensores de la vivienda expresaron su apoyo al plan del contralor.

“Nuestros clientes gastan grandes porciones de sus ingresos en depósitos de seguridad, sacrificando comestibles, medicinas y otras necesidades”, dijo Judith Goldiner, abogada a cargo de la Unidad de Reforma de Derecho Civil en la Sociedad de Ayuda Legal. “Además, el camino para recuperar el depósito no es una garantía tampoco, y los propietarios inescrupulosos buscan cualquier oportunidad para beneficiarse de nuestros clientes y embolsarse el depósito de seguridad al final del contrato de arrendamiento”.

Inquilinos de la ciudad invirtieron aproximadamente $507 millones de dólares en depósitos de seguridad en 2016.

Inquilinos de la ciudad invirtieron
aproximadamente $507 millones de dólares en
depósitos de seguridad en 2016.

“Los excesivos depósitos de seguridad, además de los elevados alquileres, hacen que sea mucho más difícil para los neoyorquinos de bajos ingresos poder permitirse el lujo de mudarse”, dijo David R. Jones, director general y presidente de Sociedad de Servicio a la Comunidad (CSS, por sus siglas en inglés). “El límite del depósito de seguridad y otras nuevas ideas inteligentes presentadas hoy por el contralor Stringer ayudarían a enfrentar una de las barreras que impiden que los neoyorquinos encuentren un mejor lugar para vivir con sus familias. Nuestra encuesta anual ‘Tercio no escuchado’ descubrió que dos tercios de los hogares de bajos ingresos dicen que no pueden permitirse mudarse dentro de su condado. Además, siete de cada diez informaron ahorros de menos de $1,000 dólares, por lo que un depósito de seguridad considerable podría dejarlos sin nada a lo cual recurrir si ocurre una emergencia médica u otra crisis, y con mayor riesgo de atrasos en los alquileres, desalojo y falta de vivienda”.

 

Para obtener más información, por favor visite comptroller.nyc.gov.