Call for Control
Exigir control

  • English
  • Español

Call for Control

BP says MTA is off the rails

Story by Sherry Mazzocchi

“New Yorkers are tired of paying more for less,” said Bronx Borough President Rubén Díaz Jr.

Paying more for less.

Bronx Borough President Rubén Díaz Jr. says it’s time New York City gained control of its transit system. Standing in front of the subway station at East 148th Street and Grand Concourse, and joined by other elected officials, Díaz demanded the Metropolitan Transit Authority (MTA) roll back its proposed fare hikes.

“We are here today unequivocally to say that New Yorkers are tired of paying more for less,” he said. “If you are asking New Yorkers to pay more, then the New York City transit system should be given back to New York.”

Díaz said New Yorkers are “sick and tired” of overcrowded, unclean and unreliable trains and are already overburdened by the high cost of rent, food and other living expenses.

“The MTA is adding a bigger burden on New Yorkers, our working class residents, by hiking the fares on public transportation,” said Díaz. “The current system is just not working, and commuters are sick and tired of being asked to spend more money for deplorable, subpar service. We stand in unison, demanding that there be no new fare hike in the near future. Fix the service, fix the trains running on time, fix the buses and then, maybe, we can talk about a fare hike.”

The Metropolitan Transit Authority recently announced it would hold public hearings regarding proposed fare increases. The current base fare for a single subway or bus ride is $2.75. Riders receive a 5 percent bonus for two rides if purchased together, making the net effective fare $2.62. The MTA is proposing two new fare options. The first removes the five percent bonus, so riders are effectively charged $2.75 for each ride. The second is a $3.00 fare, with a 10 percent reduction if two rides are purchased, resulting in a net effective fare of $2.73.

Díaz said the 148th Street subway stop in front of Hostos Community College was one of the city’s busiest stations. He added the City’s Fair Fare program has yet to be fully implemented, and proposed fare increases undermine the program. “If you raise the fares, you’re also raising the half price for those that could afford it the least.”

The Borough President said he agreed with Governor Andrew Cuomo’s recent remarks that the MTA needs reorganization. He went further and said the MTA should be returned to the city’s control as it was before 1966. “It was a power grab from the State of New York,” he said.

In 1968 the State created the MTA, which oversees transportation in 12 New York counties and two in Connecticut. It merged oversight of the Long Island Rail Road (LIRR), the other rail lines that run upstate and to Connecticut, the city’s bridges and tunnels, and the subways, into one monolithic agency.

Officials engaged with commuters.

When asked, Díaz said returning the MTA to the city would probably require legislation and Albany would have to be in agreement.

Yet not everyone present agreed about the future of the MTA. Assemblymember Victor Pichardo hedged that position. “There is this argument between Albany and New York City about who really controls the MTA. Let’s squash the problem once and for all and figure out what’s the best way of moving forward, and more importantly not charging more people for less service,” he said.

Standing next to the Borough President was his father, Councilmember Ruben Díaz Sr. He said that the city should once again charge a commuter tax since non-residents freely avail themselves of city services.

“We have to provide all kinds of benefits to them, but they don’t pay taxes,” he said. “I believe that one of the ways we could help the MTA is bring back the commuter tax, but the Governor doesn’t want that. I think it’s something we should think about.”

Still, the Borough President said he did not endorse that position.

“What everyone can agree on,” said Pichardo, “is New Yorkers are paying more money for less service.  That isn’t how government services should be delivered.”

Pichardo represents the West Bronx. He said 80 percent of his district relies on public transportation, and added that he was committed to ensuring that the state budget would cover extra costs and that revenue streams dedicated to the MTA are not shifted or moved to other expenses.

Díaz Jr. also noted that the costs of mass transit are not purely economic.

“When you are asking commuters to pay more and more out of their pockets, think of what they are already paying,” he said. “All of that lost time that they have to spend in the subway, on the buses, that hour and a half to and from work, that hour and a half back. Those are two and three hours away from precious time that they could be spending with their children, with their loved ones. When we speak of increasing the fare, please keep in mind that New Yorkers are already strapped—no pun intended– for cash. But they are also paying an extremely valuable price in time wasted away from their families.”

He urged residents to contact the MTA and raise awareness on social media about fare hikes.

“Tell them that we are not going to stand for this proposed fare hike; that we will not pay more for less service.”

For more information about the MTA, please call 511, or visit MTA.info.

                   

Exigir control

BP dice que la MTA está descarrilada

Historia por Sherry Mazzocchi

“Los neoyorquinos están cansados de pagar más por menos”, dijo el presidente del condado, Rubén Díaz Jr.

Pagando más por menos.

El presidente del condado de Bronx, Rubén Díaz Jr., dice que es hora de que la ciudad de Nueva York obtenga el control de su sistema de transporte. De pie frente a la estación del metro en la calle 148 este y Grand Concourse, y acompañado por otros funcionarios electos, Díaz exigió que la Autoridad Metropolitana de Transporte (MTA, por sus siglas en inglés) reduzca sus aumentos propuestos de tarifas.

“Estamos hoy aquí de manera inequívoca para decir que los neoyorquinos están cansados de pagar más por menos”, dijo. “Si le están pidiendo a los neoyorquinos pagar más, entonces el sistema de transporte de la ciudad de Nueva York debería retribuir a Nueva York”.

Díaz dijo que los neoyorquinos están “más que hartos” de trenes abarrotados, sucios y poco confiables, y que ya están sobrecargados por el alto costo del alquiler, la comida y otros gastos de subsistencia.

“La MTA está agregando una mayor carga para los neoyorquinos, nuestros residentes de clase trabajadora, al subir las tarifas en el transporte público”, dijo Díaz. “El sistema actual simplemente no funciona, y los pasajeros están cansados de que se les pida que gasten más dinero en un servicio deficiente y deplorable. Nos levantamos al unísono, exigiendo que no haya un nuevo aumento de tarifas en un futuro próximo. Arreglen el servicio, arreglen los trenes para que lleguen a tiempo, arreglen los autobuses y entonces, tal vez, podremos hablar de un aumento de tarifas”.

La Autoridad Metropolitana de Transporte anunció recientemente que celebraría audiencias públicas sobre los aumentos propuestos de tarifas. La tarifa base actual para un solo viaje en metro o autobús es de $2.75 dólares. Los pasajeros reciben un bono del 5 por ciento para dos viajes si se compran juntos, lo que hace que la tarifa efectiva neta sea de $2.62 dólares. La MTA propone dos nuevas opciones de tarifas: la primera elimina el bono del cinco por ciento, por lo que a los pasajeros se les cobra $ 2.75 por cada viaje; la segunda es una tarifa de $3.00 dólares, con una reducción del 10 por ciento si se compran dos viajes, resultando en una tarifa neta efectiva de $2.73 dólares.

Díaz dijo que la parada del metro de la calle 148 frente al Hostos Community College es una de las estaciones más concurridas de la ciudad. Añadió que el programa Tarifas Justas de la ciudad aún no se ha implementado en su totalidad, y los aumentos de tarifas propuestos socavan el programa. “Si elevan las tarifas, también están elevando la mitad del precio para quienes menos podrían pagarlo”.

El presidente del condado dijo estar de acuerdo con las recientes observaciones del gobernador Andrew Cuomo de que la MTA necesita una reorganización. Fue más allá y dijo que el control de la MTA debería ser devuelto a la ciudad como lo era antes de 1966. “Fue una toma de poder del Estado de Nueva York”, dijo.

En 1968, el estado creó la MTA, que supervisa el transporte en 12 condados de Nueva York y dos en Connecticut. Se fusionó la supervisión del Long Island Rail Road (LIRR), las otras líneas de ferrocarril que van hacia el norte y hacia Connecticut, los puentes y túneles de la ciudad, y los trenes subterráneos, en una sola agencia monolítica.

Los oficiales electos visitaron una estación de metro.

Cuando se le preguntó, Díaz dijo que devolver la MTA a la ciudad probablemente requeriría una legislación y que Albany tendría que estar de acuerdo.

Sin embargo, no todos los presentes estuvieron de acuerdo con el futuro de la MTA. El asambleísta Víctor Pichardo evadió esa posición. “Existe una discusión entre Albany y la ciudad de Nueva York sobre quién controla realmente a la MTA. Aplastemos el problema de una vez por todas y averigüemos cuál es la mejor manera de avanzar y, lo que es más importante, no cobrar a más personas por menos servicio”, dijo.

Junto al presidente del condado estaba su padre, el concejal Rubén Díaz Sr., quien dijo que la ciudad debería volver a cobrar un impuesto de viaje, ya que los no residentes se aprovechan libremente de los servicios municipales. “Tenemos que proporcionarles todo tipo de beneficios, pero no pagan impuestos”, dijo. “Creo que una de las maneras en que podríamos ayudar a la MTA es recuperando el impuesto al viajero, pero el gobernador no quiere eso. Creo que es algo en lo que deberíamos pensar”.

Sin embargo, el presidente del condado dijo que no respalda esa postura.

“En lo que todos podemos estar de acuerdo”, dijo Pichardo, “es que los neoyorquinos están pagando más dinero por menos servicios. No es así como deberían prestarse los servicios gubernamentales”.

Pichardo representa al West Bronx. Dijo que el 80 por ciento de su distrito depende del transporte público, y agregó que está comprometido a garantizar que el presupuesto estatal cubra los costos adicionales y que los flujos de ingresos dedicados a la MTA no se transfieran a otros gastos.

Díaz Jr. también señaló que los costos del transporte público no son puramente económicos.

“Cuando les piden a los pasajeros que paguen más y más de sus bolsillos, piensen en lo que ya están pagando”, dijo. “Todo ese tiempo perdido que tienen que gastar en el metro, en los autobuses, esa hora y media hacia y desde el trabajo, esa hora y media atrás. Esas son dos y tres horas de tiempo precioso que podrían estar pasando con sus hijos, con sus seres queridos. Cuando hablamos de aumentar la tarifa, por favor consideren que los neoyorquinos ya están atados, no es un juego de palabras, por dinero. Pero también están pagando un precio extremadamente valioso en cuanto al tiempo perdido lejos de sus familias”.

Instó a los residentes a ponerse en contacto con la MTA y crear conciencia en las redes sociales sobre el aumento de tarifas.

“Díganles que no vamos a aceptar esta propuesta de aumento de tarifas; que no pagaremos más por menos servicio”.

Para obtener más información acerca de la MTA, por favor llame al 511 o visite MTA.info.