EducationHealthLocalNews

Back to School: Don’t Forget to Immunize Your Child

Regreso a clases: no olvide inmunizar a su hijo

Back to School: Don’t Forget to Immunize Your Child

By Susan Beane, M.D.


girl-and-doctor(web)It’s back-to-school time, when parents are busy making sure that their children have everything they need to start the school year on the right foot. If you’re like many other parents, you probably have a checklist of things you need to do or purchase before your child returns to school in September. But one thing parents often neglect to check is whether their children are up-to-date with their immunizations.

This year, from January through June, the U.S. has had a record 477 confirmed measles cases, the highest number since measles was reportedly eliminated in the U.S. in 2000. A large population of unvaccinated people—many of them young children and teens—has caused measles to become a growing threat.

My colleague Carlos Ortiz, M.D., a pediatrician, spoke to me recently about why vaccinations are so important for our children.

 

Susan Beane, M.D.:  Can you talk about what is a vaccine and what it actually contains?

Carlos Ortiz, M.D.: A vaccine is a medication that is given in a child’s muscle to prevent them from getting sick. A part of the vaccine causes us to produce antibodies in order to protect against an illness. Vaccines may also have antibiotics, and they can also have preservatives that prevent them from spoiling.

Dr. Beane: Why is it so important to vaccinate your child?

Dr. Ortiz: Most of our children are little factories of germs, and they spread germs when they are very close together as they go to school and communicate with each other. With children you want to protect them from common diseases that most adults have already been exposed to and have produced immunities against.

Dr. Beane: At what age should you vaccinate your child, and what are the major vaccines that are necessary?

Dr. Ortiz: We should start vaccinating our children at birth with the Hepatitis B vaccine, and then afterwards they can get a second Hepatitis B vaccine at a month or two of age. The other vaccines are given at two months, four months, and six months. Other vaccinations can be given at 12 months of age, and by the time the child is two years old, he should have had about 27 different vaccines, which include vaccines against polio, rubella (German measles), rubeola (measles), diphtheria, tetanus, whooping cough, Haemophilus influenzae type B (HIB), group B vaccine, mumps, and chicken pox. These vaccines are spread out through the first two to four years of life, given at a set schedule approved by the Academy of Pediatrics because it’s proven to work well that way.

Dr. Beane: You mentioned the measles. There have been outbreaks this year in New York City, and some cases were among vaccinated people. How can that be possible?

Dr. Ortiz: In most cases, the disease occurred in children too young to be vaccinated. Three of the cases occurred in children whose parents didn’t want their kids vaccinated. Other patients are adults whom we don’t know whether they were vaccinated against measles or whether the strength of the vaccination they got as infants has weakened. That is one of the most important reasons we vaccinate children—to keep the disease burden in the city very low. If children are poorly vaccinated, then older people whose immunity has weakened are more likely to get the disease.

Dr. Beane: Much has been discussed in the news about a link between childhood vaccinations and autism. Is there any truth in that claim?

Susan-Beane,-MD-headshot-2012(web)Dr. Ortiz: There is no truth at all. This all came from a very small study that was done in 1998. The study associated measles, mumps, and rubella (MMR) vaccines with autism. The study included 12 children, and there were 14 investigators in that study—so it was a very small, flawed study and was retracted several years later. There was an investigation done in order to find out why the study was accepted and promoted. There were a lot of misconceptions, and people were made fearful of the vaccine. It has been totally proven that vaccines are not linked to autism. Autism is a biological disease that usually occurs before birth.

 

Dr. Beane is Vice President and Medical Director at Healthfirst. For more tips on leading a healthier lifestyle, visit the Healthfirst Healthy Living website at www.hfhealthyliving.com.

 

Regreso a clases: no olvide inmunizar a su hijo

Por Susan Beane, M.D.


girl-and-doctor(web)Es época del regreso a clases, momento en que los padres están ocupados asegurándose de que sus hijos tengan todo lo que necesitan para empezar el año escolar con el pie derecho. Si está en la misma situación que muchos otros padres, usted probablemente tenga una lista de las cosas que necesita hacer o comprar antes de que su hijo regrese a la escuela en septiembre. Pero algo que los padres muchas veces se olvidan corroborar es si sus hijos están al día con sus inmunizaciones.

Este año, desde enero hasta junio, Estados Unidos obtuvo un récord de 477 casos confirmados de sarampión, la cifra más alta desde que se informó su erradicación de los Estados Unidos en el año 2000. Una gran población de personas no vacunadas, muchos de ellos niños pequeños y adolescentes, provocaron que el sarampión se convierta en un peligro creciente.

Mi colega Carlos Ortiz, M.D., un pediatra que atiende en Flushing, Queens, me habló recientemente acerca del motivo por el cual las vacunas son tan importantes para nuestros hijos.

 

Susan Beane, M.D. : ¿Puede explicarnos por qué la vacuna es tan importante y qué es lo que verdaderamente contiene?

Carlos Ortiz, M.D.: Una vacuna es un medicamento que se administra en el músculo del niño para evitar que se enferme. Una parte de la vacuna promueve la producción de anticuerpos para protegernos de una enfermedad. Las vacunas también pueden tener antibióticos, además de algunos conservantes para evitar que se echen a perder.

Dra. Beane: ¿Por qué es tan importante vacunar a nuestros hijos?

Dr. Ortiz: Muchos de nuestros hijos son pequeñas fábricas de gérmenes que propagan dichos gérmenes al estar muy cerca de alguien, cuando van a la escuela y se comunican entre sí. En el caso de los niños, queremos protegerlos de las enfermedades comunes a las que muchos adultos ya fueron expuestos y para las cuales generaron inmunidad.

Dra. Beane: ¿A qué edad debemos vacunar a nuestros hijos y cuáles son las principales vacunas que necesitan?

Dr. Ortiz: Debemos comenzar a vacunar a nuestros hijos con la vacuna contra la hepatitis B cuando nacen y luego pueden recibir una segunda dosis de la hepatitis B cuando tienen uno o dos meses de edad. Las otras vacunas se colocan a los dos, cuatro y seis meses. Otras vacunas pueden administrarse a los 12 meses de edad y, cuando el niño tiene dos años, debe tener aproximadamente 27 vacunas diferentes administradas, incluso contra la poliomielitis, la rubéola (sarampión alemán), el sarampión, la difteria, el tétano, la tos ferina, la Haemophilus influenzae tipo B (HIB), el meningococo grupo B, las paperas y la varicela. Estas vacunas se distribuyen entre los primeros dos a cuatro años de vida y se administran según la programación fija aprobada por Academy of Pediatrics porque está probado que resulta eficaz de esa forma.

Dra. Beane: usted mencionó el sarampión. Se registraron nuevos brotes este año en la ciudad de Nueva York, y algunos casos ocurrieron en personas vacunadas. ¿Cómo puede ser posible?

Dr. Ortiz: En la mayoría de los casos, la enfermedad se desarrolló en niños muy pequeños como para ser vacunados. Tres de los casos se produjeron en niños cuyos padres no vacunaron a sus hijos. Otros pacientes son adultos, pero no sabemos si fueron vacunados contra el sarampión o si el efecto de la vacuna que recibieron de niños se fue debilitando. Este es uno de los motivos más importantes por los que vacunamos a nuestros hijos: para mantener la carga de la enfermedad a un nivel muy bajo en la ciudad. Si los niños no se vacunan como corresponde, entonces las personas mayores que tienen debilitada su inmunidad tienen mayor probabilidad de contagiarse la enfermedad.

Dra. Beane: Mucho se debatió en los noticieros acerca de la conexión entre las vacunaciones infantiles y el autismo. ¿Hay algo de verdad en esa afirmación?

Susan-Beane,-MD-headshot-2012(web)Dr. Ortiz: Eso no tiene nada de cierto. La idea proviene de un estudio muy pequeño llevado a cabo en 1998. Dicho estudio relacionaba las vacunas contra el sarampión, las paperas y la rubéola (MMR) con el autismo. Incluyó 12 niños y 14 investigadores a cargo, por lo que puede considerarse un estudio muy pequeño y deficiente, el cual fue refutado varios años más tarde. Se llevó a cabo una investigación para conocer por qué ese estudio fue aceptado y promocionado. Hubo mucha confusión y las personas comenzaron a temerle a las vacunas. Pero se comprobó que las vacunas no tienen ningún tipo de relación con el autismo. El autismo es una enfermedad biológica que normalmente se genera antes del nacimiento.

 

La Dra. Beane es vicepresidente y directora médica de Healthfirst. Para más consejos sobre cómo llevar un estilo de vida más saludable, visite el sitio web de Healthfirst en www.healthfirst.org.

 

Related Articles

Check Also
Close
Back to top button

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker