CommunityHate CrimeNewsPublic Safety

Asian in America
Asiáticos en Estados Unidos

Asian in America

Interconnected histories and distinct experiences

By Kathleen M. Pike, PhD


The illustration casts a spotlight on those victimized by violence.

Michelle Alyssa Go died after being pushed onto the subway tracks in Times Square. A 40-year-old Asian American woman, her life was tragically cut short. The portraits below, illustrated by Jonathan D. Chang, depict a few out of the many Asian American individuals who have been hurt, attacked, or killed in recent years.

I had a chance to talk with Rayna Wang to learn how this most recent tragic event is reverberating through the Asian American community in New York City and beyond. Rayna identifies as a 1.5 generation Chinese American immigrant and works as the Communications and Publications Coordinator with our Center. She is also a licensed social worker and provides psychotherapy to Asian American children and families.

 

The center of many Asian and Asian American communities is a hub such as Chinatown.

There was a vigil held in Times Square following Michelle Alyssa Go’s death. We don’t know if this act of violence was motivated by racism, sexism, severe mental illness, or some combination of factors. What impact has this tragic event had on the Asian American community? It’s complicated. Seeing another Asian American woman being killed hurts a lot, for a community that has been scapegoated and discriminated against for centuries. I could put together a lengthy list of policies, practices, and rhetoric showing how Asian Americans have long been blamed for plagues (in San Francisco and in Honolulu), targeted for “taking away jobs” (murder of Vincent Chin), and accused of espionage or terrorism (Japanese Internment Camps, McCarthyism/Red Scare, post 9/11 violence towards South Asian Muslim and Sikh Americans, and Trump-era rhetoric of Chinese spies in academia). The rise in discrimination and violence during the Covid-19 pandemic is an unfortunate reminder that this history also lives in the present day. Even if this incident is not classified as a hate crime, it is painful and traumatic when another member of the community dies due to an act of violence. At the same time, it’s important to focus on prevention too, since we know that people experiencing homelessness and mental illness have also long been marginalized and deserve to have consistent and holistic support.

 

Michelle Alyssa Go was killed after being shoved off a subway platform.

While working as the Communications and Publications Coordinator for our Center at Columbia, you’ve also continued to work in the community as a clinical social worker. How has the pandemic impacted the Chinese American clients you work with and their mental health? What stands out to me most is the economic impact. While I got to keep my jobs and work remotely, most of my clients, or my young clients’ parents, lost their jobs because restaurants, taxi services, nail salons, and retail stores shut down or were operating with reduced staff for over a year. Many of my counseling sessions were over the telephone, and it’s hard to do any sort of “therapy” when clients have $20 left in their wallet and are extremely stressed because they don’t know where they will sleep the next week. For those who have financial and housing stability, we talk about anxiety, fear, anger, uncertainty, racism, and various types of loss. Many sources report that Chinese Americans, on average, are high-income earners, or highly educated, but it is problematic to rely on the “average” datapoint. There is tremendous variation in employment, income, education, language abilities, and access to services, including mental health services, within the Chinese American community and the broader Asian American community.

 

This Lunar Year is marked as the Year of the Tiger.

What has this stretch been like for you as a Chinese American social worker serving individuals in the community? It has been exhausting. It is incredibly frustrating to me when I think about the systems that are not adequately supporting people’s basic needs. Sometimes I feel pretty helpless and depleted since I’m not in a role to have influence or power to change systems, but I’ve been fortunate to have supervisors at my clinic who have been very supportive and remind me to recharge and take time off when needed. I have also found nourishment from my peers and colleagues at the New York Coalition for Asian American Mental Health (NYCAAMH). As a group of Asian American therapists, we meet regularly to vent and to process our own emotions. We’ve reflected on how our training in Western, Eurocentric models of talk therapy is not always a good fit for Asian American clients, and we talk about how mental health can be strengthened through creative initiatives that place community-building at the center (e.g. documenting the resilience of generations past and present through a digital story-telling website, or playing a bilingual game of Parents are Humans with family members). The NYCAAMH community has been really special to me, as an early-career social worker and in general as a human being during the Covid-19 pandemic.

 

We see terms such as “Asian, Asian American, Asian American Pacific Islander (API), Asian Pacific Islander Desi-American (APIDA), Asian American Native Hawaiian Pacific Islander (AANHPI)” – what’s correct to use? There is no “correct” answer because language is not perfect and history is complicated. The term “Asian” or “Oriental” was used historically by White people for purposes of exclusion. The term “Asian American” arose in the 1960s, as advocates and academics united and ethnic groups joined together to fight for social justice. The term is useful but also vulnerable to stereotyping. Various subgroups and ethnic communities have diverse languages, cultures, customs, and histories (e.g. Pacific Islander and Native Hawaiian communities experience militarization and colonialism in very distinct ways compared to communities on the U.S. mainland). While it is powerful to collectively advocate against exclusion, racism, and discrimination, there is no perfect acronym that can capture the experiences of 20 million Americans who speak over 100 languages and whose heritage spans across 40 countries.

 

Personal storytelling projects offer insights into the lives of family.

What can people do if they want to support those around them who identify as Asian American? It would be really meaningful to me if people could ask themselves some challenging questions and engage in self-reflection. For example, “What did I learn in school about Asian American history or Asian American mental health, and, if it was only discussed minimally, why? If I ask a stranger ‘Where are you from?’ – what assumption led me to ask this question in the first place and what assumption do I make based on their reply? What parallels do I notice between Asian Americans and other groups in the U.S. who have been marginalized, excluded, and discriminated against?” These systemic and interpersonal experiences can be traumatic and can negatively impact mental health and wellbeing, no matter the group. They are also things we can change.

We may never know the extent to which being Asian American triggered the violence that killed Michelle Alyssa Go. We do know that the Asian American community has been scapegoated, excluded, and discriminated against in our society, and these pernicious forms of violence continue. The mental health costs are profound. The life and death costs are incalculable.

 



Asiáticos en Estados Unidos

Historias interconectadas y experiencias distintas

Por Kathleen M. Pike, PhD


La ilustración destaca a las víctimas de la violencia.

Michelle Alyssa Go murió después de ser empujada hacia las vías del metro en Times Square. Siendo una mujer asiático-estadounidense de 40 años, su vida fue trágicamente truncada. Los retratos a continuación, ilustrados por Jonathan D. Chang, muestran algunos de los muchos asiático-americanos que han sido heridos, atacados o asesinados en los últimos años. 

Tuve la oportunidad de hablar con Rayna Wang para aprender cómo este, el más reciente evento trágico, está repercutiendo en la comunidad asiático-estadounidense en la ciudad de Nueva York y más allá. Rayna se identifica como una inmigrante chino-estadounidense de 1.5 generación y trabaja como coordinadora de Comunicaciones y Publicaciones en nuestro Centro. También es trabajadora social licenciada y brinda psicoterapia a niños y familias asiático-estadounidenses.

 

El centro de muchas comunidades asiáticas y asiático estadounidenses es un centro como Chinatown.

Hubo una vigilia en Times Square tras la muerte de Michelle Alyssa Go. No sabemos si este acto de violencia fue motivado por racismo, sexismo, enfermedad mental grave o alguna combinación de factores. ¿Qué impacto ha tenido este trágico evento en la comunidad asiática-estadounidense? Es complicado. Ver cómo matan a otra mujer asiática estadounidense duele mucho en una comunidad que ha sido víctima de la discriminación y el chivo expiatorio durante siglos. Podría armar una larga lista de políticas, prácticas y retórica que muestran cómo los asiático-estadounidenses han sido, durante mucho tiempo, culpados de plagas (en San Francisco y en Honolulu), atacados por “quitar trabajos” (asesinato de Vincent Chin) y acusados ​​de espionaje o terrorismo (campos japoneses de internamiento, Macartismo/Temor Rojo, violencia posterior al 11 de septiembre hacia los musulmanes del sur de Asia y los estadounidenses sij, y la retórica de la era Trump sobre los espías chinos en el mundo académico). El aumento de la discriminación y la violencia durante la pandemia de Covid-19 es un lamentable recordatorio de que esta historia también vive en la actualidad. Si bien este incidente no está catalogado como un crimen de odio, es doloroso y traumático cuando otro miembro de la comunidad muere debido a un acto de violencia. Al mismo tiempo, también es importante centrarse en la prevención, ya que sabemos que las personas sin hogar y con enfermedades mentales también han sido marginadas durante mucho tiempo y merecen un apoyo constante y holístico.

 

Michelle Alyssa Go fue asesinada después de ser empujada desde una plataforma del metro.

A la par de su trabajo como coordinadora de Comunicaciones y Publicaciones de nuestro Centro en Columbia, también siguió con su labor en la comunidad como trabajadora social clínica. ¿Cómo ha afectado la pandemia a los clientes chino-estadounidenses con los que trabaja y a su salud mental? Lo que más me llama la atención es el impacto económico. Si bien pude mantener mis empleos y trabajar de forma remota, la mayoría de mis clientes, o los padres de mis clientes jóvenes, perdieron sus trabajos porque los restaurantes, los servicios de taxi, los salones de uñas y las tiendas minoristas cerraron o estuvieron operando con personal reducido durante más de un año. Muchas de mis sesiones de terapia fueron por teléfono, y es difícil hacer algún tipo de “terapia” cuando a los clientes les quedan $20 dólares en la billetera y están extremadamente estresados ​​porque no saben dónde dormirán la próxima semana. Para quienes tienen estabilidad financiera y de vivienda, hablamos de ansiedad, miedo, ira, incertidumbre, racismo y varios tipos de pérdidas. Muchas fuentes informan que los estadounidenses de origen chino, en promedio, tienen altos ingresos o tienen un alto nivel educativo, pero es problemático confiar en los datos “promedio”. Existe una enorme variación en el empleo, los ingresos, la educación, las habilidades lingüísticas y el acceso a los servicios, incluidos los de salud mental, dentro de la comunidad estadounidense de origen chino, y la comunidad estadounidense de origen asiático en general.

 

Este Año Lunar está marcado como el Año del Tigre.

¿Cómo ha sido este momento para usted como trabajadora social china-estadounidense que atiende a personas en la comunidad? Ha sido agotador. Es increíblemente frustrante para mí cuando pienso en los sistemas que no están apoyando adecuadamente las necesidades básicas de las personas. A veces me siento bastante indefensa y agotada ya que no tengo el rol de tener influencia o poder para cambiar los sistemas, pero he tenido la suerte de tener supervisores en mi clínica que me han apoyado mucho y me recuerdan que recargue energías y tome tiempo libre cuando es necesario. También me he nutrido de mis compañeros y colegas de la Coalición de Nueva York para la Salud Mental de los Asiáticos Estadounidenses (NYCAAMH, por sus siglas en inglés). Como grupo de terapeutas asiático-estadounidenses, nos reunimos regularmente para desahogarnos y procesar nuestras propias emociones. Hemos reflexionado sobre cómo nuestra capacitación en modelos occidentales y eurocéntricos de terapia de conversación no siempre se adapta bien a los clientes asiático-americanos, y hablamos sobre cómo la salud mental puede fortalecerse a través de iniciativas creativas que colocan la construcción de la comunidad en el centro (p. ej. documentando la resiliencia de generaciones pasadas y presentes a través de un sitio web de narración de historias digitales, o jugando un juego bilingüe de Parents are Humans con familiares). La comunidad NYCAAMH ha sido muy especial para mí, como trabajadora social al inicio de mi carrera y, en general, como ser humano durante la pandemia de Covid-19.

 

Vemos términos como “asiático, asiático americano, asiático americano de las islas del Pacífico (API, por sus siglas en inglés), asiático de las islas del Pacífico desiamericano (APIDA, por sus siglas en inglés), asiático americano nativo de las islas del Pacífico de Hawái (AANHPI, por sus siglas en inglés)”, ¿cuál es el uso correcto? No hay una respuesta “correcta” porque el lenguaje no es perfecto y la historia es complicada. El término “asiático” u “oriental” fue utilizado históricamente por los blancos con fines de exclusión. El término “asiático-estadounidense” surgió en la década de 1960, cuando los defensores y académicos se unieron y los grupos étnicos se unieron para luchar por la justicia social. El término es útil pero también vulnerable a los estereotipos. Varios subgrupos y comunidades étnicas tienen diversos idiomas, culturas, costumbres e historias (por ejemplo, las comunidades de nativos hawaianos y de las islas del Pacífico experimentan la militarización y el colonialismo de maneras muy distintas en comparación con las comunidades en la parte continental de los Estados Unidos). Si bien es poderoso abogar colectivamente contra la exclusión, el racismo y la discriminación, no existe un acrónimo perfecto que pueda capturar las experiencias de 20 millones de estadounidenses que hablan más de 100 idiomas y cuya herencia se extiende por 40 países.

 

Los proyectos de narración personal ofrecen información sobre la vida de la familia.

¿Qué pueden hacer las personas si quieren apoyar a quienes les rodean que se identifican como asiático-americanos? Sería realmente significativo para mí si las personas pudieran hacerse algunas preguntas desafiantes y participar en la autorreflexión. Por ejemplo: “¿qué aprendí en la escuela sobre la historia de los asiáticos estadounidenses o la salud mental de los asiáticos estadounidenses y, si solo se discutió mínimamente, por qué? Si le pregunto a un extraño “¿de dónde eres?”, ¿qué suposición me llevó a hacer esta pregunta en primer lugar y qué suposición hago en función de su respuesta? ¿Qué paralelismos observo entre los estadounidenses de origen asiático y otros grupos en los Estados Unidos que han sido marginados, excluidos y discriminados?”. Estas experiencias sistémicas e interpersonales pueden ser traumáticas y pueden tener un impacto negativo en la salud mental y el bienestar, sin importar el grupo. También son cosas que podemos cambiar.

 

Es posible que nunca sepamos hasta qué punto ser asiática-estadounidense desencadenó la violencia que mató a Michelle Alyssa Go. Sabemos que la comunidad asiática-estadounidense ha sido el chivo expiatorio, excluido y discriminado en nuestra sociedad, y estas perniciosas formas de violencia continúan. Los costos de salud mental son profundos. Los costos de vida y muerte, incalculables.

 



Related Articles

Back to top button

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker