Advocating for “Junior’s Law”
Abogando por la “Ley Junior”

  • English
  • Español

Advocating for “Junior’s Law”

Small businesses would offer “safe haven”

“I hope this bill that carries my son’s name gets passed,” said father Lissandro Guzmán.

“I hope this bill that
carries my son’s name
gets passed,” said father
Lissandro Guzmán.

In response to the stabbing death of 15-year-old Lesandro (Junior) Guzmán-Feliz, two Bronx legislators are seeking to compel small businesses to act to protect an injured or endangered child or youth in need of assistance.

State Senator Luis Sepúlveda and Assemblyman Victor Pichardo announced the introduction of “Safe Havens for Endangered Children” legislation this past Tues., July 10th.

The proposed bill, to be known as “Junior’s Law,” comes after Guzmán-Feliz was dragged from the Chiky and Cruz bodega where he had sought refuge and was stabbed to death allegedly by street gang members that had been chasing him, incidents that were captured on surveillance videos.

Joined by the slain youth’s father, community leaders and elected officials gathered at a press conference outside the grocery store on East 183rd Street and Bathgate Avenue where the teen was murdered.

Sepúlveda and Pichardo said the Safe Havens bill would also amend the education law to help create “Safe Walking Home Zones” by having school officials work with local chambers of commerce to create safe pathways to and from schools.

A second piece of legislation would also require small businesses to keep and maintain First Aid kits on their premises.

“While the bodega owner where the incident occurred did try to help, and did call 911 twice, according to police, we want to make sure that any business owner or their employees who encounter a situation involving a minor who has been abused or may be in danger has a duty to try to help,” said Sepúlveda. “Community businesses should be safe havens for our youth. They should promptly notify police.”

Lesandro (Junior) Guzmán-Feliz.

Lesandro (Junior) Guzmán-Feliz.

“The murder of Junior has devastated our close-knit Bronx communities,” said Pichardo. “We as legislators must do more to address the scourge of gang violence that has claimed far too many lives here. The safety of our children and families is always paramount.”

Father Lissandro Guzmán said, “With all my heart, I hope this bill that carries my son’s name gets passed so it can prevent situations like this from happening again, and so we can create more security for our beloved children.”

As currently drafted, the bill would mandate that if a business with fewer than 50 employees fails to “provide a safe refuge for a child who had physical injury inflicted upon him or is in imminent danger of such injury until authorities arrive,” it would be subject to penalties to be determined by the Commissioner of the State Office of Children and Family Services.

The legislators said they were still studying what additional potential fines or sanctions might be imposed.

The bill to require First Aid kits in small businesses would amend state labor and public health laws to require small businesses to have and maintain a first aid kit on the premises at all times. Compliance would be checked during regular health or safety inspections.

“We need to ensure that businesses are equipped to help those who are injured to save lives,” said Sepúlveda.

Twelve alleged members of the Trinitarios gang are now under arrest in connection with the June 20 attack. They face charges of murder, manslaughter, gang assault and criminal possession of a weapon, according to police.

“Junior died because we failed as a community,” said community advocate David Aviles. “Many could’ve help him at any given point in this horrific attack, but choose to stand down and not provide any human compassion to him We the people have vowed to let no other child in danger go without help. We must be every child’s keeper.”

“We need to ensure this never happens again,” added educator Luis Torres. “Parents cannot continue to bury their children. We as a community must work together to find solutions to problems the plague our community.”

Abogando por la “Ley Junior”

Pequeños negocios ofrecerían un “refugio seguro”

La conferencia se llevó a cabo en la calle 183 este.

La conferencia se llevó a cabo en la calle 183 este.

En respuesta a la muerte a puñaladas de Lesandro (Junior) Guzmán-Feliz, de 15 años, dos legisladores del Bronx buscan obligar a los pequeños negocios a actuar para proteger a un niño o joven herido o en peligro que necesite asistencia.

El senador estatal Luis Sepúlveda y el asambleísta Víctor Pichardo, anunciaron la presentación de la legislación “Refugios seguros para niños en peligro” el pasado martes 10 de julio.

El proyecto de ley, que se conocerá como “Ley Junior”, se produce después de que Guzmán-Feliz fuera arrastrado desde la bodega Chiky y Cruz, donde buscó refugio y fue apuñalado a muerte por presuntos pandilleros que lo perseguían, incidentes que fueron capturado en videos de vigilancia.

Acompañados por el padre del joven asesinado, líderes comunitarios y funcionarios electos se reunieron en una conferencia de prensa afuera de la tienda de comestibles en la calle 183 este y la avenida Bathgate donde el adolescente fue asesinado.

Sepúlveda y Pichardo dijo que el proyecto de ley Refugios Seguros también modificaría la ley de educación para ayudar a crear “zonas seguras de caminata al hogar” haciendo que los funcionarios escolares trabajen con las cámaras de comercio locales para crear caminos seguros hacia y desde las escuelas.

Junior buscó ayuda.

Junior buscó ayuda.

Una segunda ley también requeriría que los pequeños negocios tengan y mantengan botiquines de primeros auxilios en sus instalaciones.

“Si bien el propietario de la bodega donde ocurrió el incidente intentó ayudar y llamó al 911 dos veces, según la policía, queremos asegurarnos de que cualquier propietario de negocio o sus empleados que se encuentren con una situación que involucre a un menor que haya sido abusado o pueda estar en peligro tiene el deber de intentar ayudar”, dijo Sepúlveda. “Los negocios de la comunidad deben ser refugios seguros para nuestros jóvenes. Deben notificar de inmediato a la policía”.

“El asesinato de Junior ha devastado nuestras comunidades unidas del Bronx”, dijo Pichardo. “Nosotros, como legisladores, debemos hacer más para enfrentar el flagelo de la violencia de las pandillas que ha cobrado demasiadas vidas aquí. La seguridad de nuestros niños y familias es siempre primordial”.

El padre Lissandro Guzmán dijo: “Con todo mi corazón, espero que este proyecto de ley que lleva el nombre de mi hijo se apruebe para que pueda evitar que situaciones como esta vuelvan a suceder y así podemos crear más seguridad para nuestros queridos hijos”.

"Los negocios de la comunidad deberían ser refugios seguros para nuestros jóvenes", dijo el senador estatal Luis Sepúlveda.

“Los negocios de la comunidad deberían ser
refugios seguros para nuestros jóvenes”, dijo el
senador estatal Luis Sepúlveda.

Tal como está redactado actualmente, el proyecto de ley estipularía que si un negocio con menos de 50 empleados no “proporciona un refugio seguro para un niño que tuvo lesiones físicas infligidas o está en peligro inminente de tal lesión hasta que lleguen las autoridades”, sería sujeto a sanciones que serán determinadas por el comisionado de la Oficina Estatal de Servicios para Niños y Familias.

Los legisladores dijeron estar todavía estudiando qué posibles multas adicionales o sanciones podrían ser impuestas.

El proyecto de ley para requerir botiquines de primeros auxilios en pequeños negocios enmendaría las leyes estatales de salud laboral y pública para exigir a los pequeños negocios tener y mantener un botiquín de primeros auxilios en las instalaciones en todo momento. El cumplimiento se verificaría durante las inspecciones regulares de salud o seguridad.

“Debemos asegurarnos de que los negocios estén equipados para ayudar a los heridos a salvar vidas”, dijo Sepúlveda.

Doce supuestos miembros de la pandilla Trinitarios están ahora arrestados en relación con el ataque del 20 de junio. Se enfrentan a cargos de asesinato, homicidio, asalto de pandilla y posesión criminal de un arma, según la policía.

“Junior murió porque fracasamos como comunidad”, dijo el defensor de la comunidad David Avilés. “Muchos podrían haberlo ayudado en cualquier momento dado en este horrible ataque, pero eligieron retirarse y no brindarle ninguna compasión humana. Nosotros el pueblo nos hemos comprometido a no dejar que ningún otro niño en peligro quede sin ayuda. Debemos ser guardianes de todos los niños”.

“Tenemos que asegurarnos de que esto nunca vuelva a ocurrir”, agregó el educador Luis Torres. “Los padres no pueden continuar enterrando a sus hijos. Como comunidad debemos trabajar juntos para encontrar soluciones a los problemas que aquejan a nuestra comunidad”.