A fair tomorrow for all
Un mañana justo para todos 

  • English
  • Español

A fair tomorrow for all

By Henry Garrido

Home health aide Gloria Smith is one of over 150,000 DC 37 members.

Our union represents everyone from the city’s Accountants to Zookeepers, and our members have helped keep New York running, including through the pandemic.

It is why District Council 37 applauds New York State Senate Majority Leader Andrea Stewart-Cousins and Assembly Speaker Carl Heastie for putting workers first in their one-house budget bills.

While there are some differences between the Senate and Assembly proposals, both chambers restore funding that the Executive Budget senselessly reduced and have billions in new tax revenue proposals that our State desperately needs.

The one-house budgets also include an Early Retirement Incentive – something that not only shows our essential workers the respect they deserve but would also create a pathway to civil service careers while unemployment in this state is at a rate not seen in decades.

As our city continues to fight back the deadliest pandemic in history, we should be investing in health care, not divesting. The one-house budgets prioritize public hospitals like NYC Health + Hospitals – those that have been our safety net during the COVID-19 pandemic — reversing the devastating reductions outlined in the Executive Budget.

Child care funding is an imperative for many essential workers. The one-house budget bills go a long way toward providing affordable, accessible child care, needed by these families, especially now as many parents attempt to re-enter the workforce following sky-high unemployment.

The one-house budget bills provide support for our public education system, properly utilizing the funds the state received as part of the American Recovery Act. There is a significant amount of money made available to the state, and the cuts to education presented in the Executive

Budget are therefore unwarranted, especially as we bring kids back into the classroom after most have been remote for a year.

For far too long those at the economic top in this state never paid their fair share. This year, after an unprecedented crisis that drove New York to the brink of a financial abyss, the state Senate and Assembly tax proposals prioritize the needs of all, instead of the comforts of a few with revenue increases on the 1%.

Henry Garrido

We call for pay parity for human service workers, including those in home care, community- based homes, and at higher-level care facilities run by state and local authorities. Fair pay for these essential workers – who provide care for the elderly and disabled – must be a priority in this budget.

The sole focus of a final budget is for a just recovery for everyone in New York. A budget that speaks to the social and economic injustices in historically underserved communities, particularly those of new immigrants and people of color. These sharp inequities were painfully laid bare during the pandemic, and now we must directly confront this issue.

This is not a time to cut jobs and throw families out on the street. Or to slash spending on health care and the public hospitals the city relies on. It is not a time to cut funding for public schools just as our children are returning to classrooms.

Instead, this is the time where leadership matters. Leadership that puts people first. Leadership that takes the initiative to right wrongs, to make whole the millions whose lives that were overturned during the COVID-19 storm.

What the state Senate and Assembly budget bills propose aims to heal the painful reality of what our state just faced and moves toward a fair tomorrow for all.

Henry Garrido is the Executive Director of District Council 37 (DC 37), the city’s largest public employee union representing approximately 150,000 members and 50,000 retirees.

For more, please visit dc37.net.

Un mañana justo para todos 

Por Henry Garrido

  

Nuestro sindicato representa a todos, desde los contables de la ciudad hasta los cuidadores del zoológico, y nuestros miembros han ayudado a que Nueva York siga marchando, incluso durante la pandemia. 

Es por eso que el Consejo de Distrito 37 aplaude a la líder de la mayoría del Senado del estado de Nueva York, Andrea Stewart-Cousins, y al presidente de la Asamblea, Carl Heastie, por poner a los trabajadores en primer lugar en sus proyectos de ley de presupuesto unificado. 

Si bien existen algunas diferencias entre las propuestas del Senado y la Asamblea, ambas cámaras restablecen los fondos que el Presupuesto Ejecutivo redujo sin sentido y tienen miles de millones en nuevas propuestas de ingresos fiscales que nuestro estado necesita desesperadamente. 

Los presupuestos unificados también incluyen un incentivo por jubilación anticipada, algo que no solo muestra a nuestros trabajadores esenciales el respeto que merecen, sino que también crearía un camino hacia carreras de servicio civil, cuando el desempleo en este estado está a un ritmo no visto en décadas. 

A medida que nuestra ciudad continúa luchando contra la pandemia más mortífera de la historia, deberíamos invertir en atención médica, no desinvertir. Los presupuestos unificados dan prioridad a los hospitales públicos como NYC Health + Hospitals, aquellos que han sido nuestra red de seguridad durante la pandemia de COVID-19, revirtiendo las devastadoras reducciones descritas en el Presupuesto Ejecutivo. 

Garrido recibió su vacuna Covid-19 a principios de este mes.

La financiación del cuidado infantil es un imperativo para muchos trabajadores esenciales. Los proyectos de ley de presupuesto unificado contribuyen en gran medida a proporcionar cuidado infantil asequible y accesible, que necesitan estas familias, especialmente ahora que muchos padres intentan reingresar a la fuerza laboral después de un muy alto desempleo. 

Los proyectos de ley de presupuesto unificado brindan apoyo a nuestro sistema de educación pública, utilizando adecuadamente los fondos que el estado recibió como parte de la Ley de Recuperación Estadounidense. Hay una cantidad significativa de dinero disponible para el estado y, por lo tanto, los recortes a la educación presentados en el Presupuesto Ejecutivo son injustificados, especialmente porque traemos a los niños de regreso al aula después de que la mayoría ha estado alejada durante un año. 

Durante demasiado tiempo, los que estaban en la cima económica de este estado no pagaron su parte justa. Este año, después de una crisis sin precedentes que llevó a Nueva York al borde de un abismo financiero, las propuestas tributarias del Senado y la Asamblea estatales priorizan las necesidades de todos, en lugar de las comodidades de unos pocos con aumentos de ingresos del 1%. 

Pedimos igualdad salarial para los trabajadores de servicios humanos, incluidos los que trabajan en el hogar, los hogares comunitarios y los centros de atención de alto nivel administrados por las autoridades estatales y locales. El salario justo para estos trabajadores esenciales, que brindan atención a adultos mayores y discapacitados, debe ser una prioridad en este presupuesto. 

Es hora de presupuesto en Albany.

El único objetivo de un presupuesto final es una recuperación justa para todos en Nueva York. Un presupuesto que hable de las injusticias sociales y económicas en comunidades históricamente desatendidas, particularmente las de nuevos inmigrantes y personas de color. Estas agudas desigualdades quedaron dolorosamente al descubierto durante la pandemia, y ahora debemos enfrentar directamente este problema. 

Este no es el momento de recortar empleos ni de echar a las familias a la calle, tampoco de recortar el gasto en atención médica ni en los hospitales públicos de los que depende la ciudad. No es el momento de recortar los fondos para las escuelas públicas justo cuando nuestros niños están regresando a las aulas. 

En cambio, este es el momento en el que el liderazgo importa. El liderazgo que pone a las personas en primer lugar. El liderazgo que toma la iniciativa para corregir los errores, para compensar a los millones cuyas vidas se volcaron durante la tormenta COVID-19. 

Lo que proponen los proyectos de ley de presupuesto del Senado y la Asamblea estatal apunta a sanar la dolorosa realidad de lo que acaba de enfrentar nuestro estado y avanza hacia un mañana justo para todos. 

Henry Garrido es el director ejecutivo del Consejo de Distrito 37 (DC 37, por sus siglas en inglés), el sindicato de empleados públicos más grande de la ciudad que representa aproximadamente a 150,000 miembros y 50,000 jubilados. 

Para obtener más información, por favor visite dc37.net.