Wellness and Warmth
Bienestar y calidez

  • English
  • Español

Wellness and Warmth

By Nancy Bruning, MPH

Brrrrr.

Brrrrr.

Winter has arrived with conviction, and it looks to be sticking around for a while.

The answer, however, isn’t just to hang out indoors. There are safe, heathy activities to take up outside (so long as you’re properly dressed, of course). And though our homes and offices can serve as havens from the chill, drafts and poor insulation can sometimes keep us from taking full advantage of the warmth indoors.

Here’s how to stay warm — inside and out.

 

Inside your home

When central heating isn’t getting the job done, look to make the most of the heat it is providing and give it a boost. Here are some tips:

  • Space heaters can help to generate additional warmth. Use them strategically.
  • It’s easier to put on another layer of clothing than trying to heat a whole room.
  • If you have a ceiling fan, turn it on low to rotate clockwise. This pushes warm air down to where you are.
  • Block drafts with a rolled up towel or a similar object such as a pool noodle wrapped in cloth.
  • Replace lighter curtains with special thermal curtains.
  • Put on some music and move around to turn up your body’s thermostat.
  • Consider baking or roasting to get double value from your oven. Then invite friends over to add their body heat to your place.

 

Outside your Home

Whether you’re dashing to the store or the subway, or working out, keep these tips in mind.

  • Stay dry. Whether you’re sweating in a big parka or unsuccessfully negotiating icy puddles, wetness makes everything worse. To prevent sweating, dress in layers. The first layer should be something synthetic that wicks moisture off your skin. Then wear something insulating and lightweight over that. Sneakers and dressy shoes won’t cut it – get a good pair of insulated waterproof boots to keep feet dry and toasty.
    Dress for the cold in layers.

    Dress for the cold in layers.

  • Forget alcohol. It warming effect is deceptive, as alcohol dilates your blood vessels and diverts blood towards your skin – away from your core, where you really need it. This affect is temporary and prevents your body’s natural ability to keep warm by shivering.
  • Spicy food and drinks can help. Studies show that ginger, for example, has the ability to raise body temperature. So turn to spicy food spiced tea such as chai, and gingerbread cookies.
  • While hot drinks may soothe, they sometimes work to “trick” your body into thinking it’s too hot. As a result, you start sweating, and actually start cooling off. Cold drinks cause your blood vessels to tighten – and that that can make you feel warmer. Try both and see which works best for you.
  • Drink water. The more water your body holds, the more heat is retained. So drink up before you dash out.
    Opt for waterproof boots.

    Opt for waterproof boots.

  • Hats can help but are not a magic bullet, as you only lose about 7 – 10% of your body heat through your head. So don’t think you’ll be able to get away with a hat and shorts.
  • Mittens make sense. Clustering your fingers together inside your gloves helps to produce extra heat.

 

Reality Check

If you feel colder than your friends, it might not be just your imagination. For one thing, there are differences in the way men and women react to cold. Studies show that women’s hands tend to be colder than men’s. Men have more muscle mass ratio, which increases heat-producing metabolism. And studies suggest that being alone makes you feel colder, and being among people warms you. So, think about how you can be with people, indoors and out. The more, the merrier (and the toastier).

 

Nancy Bruning has a master’s degree in public health, is a certified personal trainer, and is the author or co-author of over 25 books on health and fitness, including Nancercize: 101 Things to Do on a Park Bench. She also is the Chair of the Friends Committee of the Fort Tryon Part Trust and leads outdoor fitness experiences and weight loss workshops. Visit Nancy’s web site at www.Nancercize.net.

 

 

Bienestar  y calidez

Por Nancy Bruning, MPH

Tome un sorbo de algo caliente.

Tome un sorbo de algo caliente.

El invierno ha llegado con convicción y parece ser que se quedará por un tiempo.

La respuesta, sin embargo, no es sólo pasar el rato al interior. Hay actividades seguras y saludables para realizar al exterior (siempre y cuando usted esté adecuadamente vestido, por supuesto). Y aunque nuestros hogares y oficinas pueden servir como refugios del frío, las corrientes de aire y el aislamiento deficiente pueden a veces impedirnos aprovechar al máximo el calor en el interior.

He aquí cómo mantenerse caliente, adentro y afuera.

 

Dentro de su hogar

Cuando la calefacción central no está haciendo su trabajo, trate de aprovechar la mayor parte del calor que proporcione y dele un impulso. Estos son algunos consejos:

  • Los calentadores de ambiente pueden ayudar a generar calor adicional. Utilícelos de forma estratégica.
  • Es más fácil ponerse otra capa de ropa que tratar de calentar una habitación entera.
  • Si usted tiene un ventilador de techo, enciéndalo bajo para girar en sentido del reloj. Esto empuja el aire caliente hacia abajo a donde usted está.
  • Bloquee las persianas con una toalla enrollada o un objeto similar, como un fideo de piscina envuelto en una tela.
  • Reemplace las cortinas más ligeras con cortinas térmicas especiales.
  • Ponga música y muévase para subir el termostato de su cuerpo.
  • Considere hornear o asar para obtener doble valor de su horno. Entonces invite a sus amigos para añadir su calor corporal a su casa.

 

Use los calentadores de ambiente estratégicamente.

Use los calentadores de ambiente estratégicamente.

Afuera de su hogar

Ya sea que corra a la tienda o el metro, o haga ejercicio, mantenga estos consejos en mente.

  • Permanezca seco. Ya sea que esté sudando en una gran parka o negociando sin éxito con los charcos helados, la humedad hace que todo sea peor. Para evitar el sudor, vístase en capas. La primera capa debe ser algo sintético que absorba la humedad de la piel, después use algo aislante y ligero sobre eso. Las zapatillas deportivas y los zapatos de vestir no sirven, consiga un buen par de botas impermeables con aislamiento para mantener los pies secos y calientitos.
  • Olvídese del alcohol. Su efecto de calentamiento es engañoso, ya que el dilata los vasos sanguíneos y desvía la sangre hacia la piel, lejos de su núcleo, donde realmente lo necesita. Esta afectación es temporal e impide la capacidad natural del cuerpo para mantener el calor.
  • Los alimentos y las bebidas picantes pueden ayudar. Estudios demuestran que el jengibre, por ejemplo, tiene la capacidad de elevar la temperatura del cuerpo. Así que tome té con especias picantes y alimentos, como chai y galletas de jengibre.
  • Si bien las bebidas calientes pueden aliviar, a menudo pretenden “engañar” al cuerpo haciéndole creer que está demasiado caliente. Como resultado, se inicia la sudoración y empieza a refrescarse. Las bebidas frías causan que los vasos sanguíneos se contraigan y eso puede hacerle sentir más cálido. Pruebe ambos y vea cuál le funciona mejor.
  • Beba agua. Cuanta más agua su cuerpo concentra, retiene más calor. Así que beba mucha.
  • Los sombreros pueden ayudar, pero no son una bala mágica, ya que sólo se pierde alrededor del 7-10% del calor corporal por la cabeza. Así que no crea que lo logrará con un sombrero y pantalones cortos.
  • Las manoplas tienen sentido. Juntar los dedos dentro de sus guantes ayuda a producir calor extra.

 

¡Muévase!

¡Muévase!

La realidad

Si siente más frío que sus amigos, puede que no sea sólo su imaginación. Por un lado, existen diferencias en la forma en que los hombres y las mujeres reaccionan al frío. Los estudios demuestran que las manos de las mujeres tienden a estar más frías que las de los hombres. Los hombres tienen más proporción de masa muscular, lo que aumenta el metabolismo que produce calor. Y los estudios sugieren que la soledad le hace sentir más frío y estar entre personas le hace sentir más calor. Por lo tanto, piense en cómo puede estar con la gente, al interior y exterior. Cuanta más, mejor (y más calientes).

 

Nancy Bruning tiene una maestría en salud pública, es entrenadora personal certificada y es autora o coautora de más de 25 libros sobre salud y estado físico, incluyendo Nancercize: 101 Things to Do on a Park Bench. También es presidenta del Fideicomiso del Comité de Amigos de Fort Tryon Park y conduce experiencias de acondicionamiento físico al aire libre y talleres de pérdida de peso. Visite el sitio web de Nancy en www.Nancercize.net.