The New York beverage ban is over-regulation at its worst
La prohibición de bebidas de Nueva York: Sobre-regulación de la peor clase

  • English
  • Español

The New York beverage ban is over-regulation at its worst

Bloomberg Moves To Ban Sugary Drinks In NYC Restaurants And Movie TheatersBack in September, the NYC Board of Health rubber-stamped Mayor Bloomberg’s controversial ban on the sale of sodas larger than 16 ounces. Now some organizations are fighting the ban in court—and as President of the Throggs Neck Merchants Association, I’m glad they are.

Under the ban, restaurants, and some delis, food vendors, movie theaters, and any other local business that sells sodas will be prohibited from offering cups larger than 16 ounces. Since a consumer may simply purchase two smaller sizes, this new regulation defies common sense. What’s next – a ban on the amount of ice cream or chocolate a person can consume?

This restriction is unlike any other the U.S. has ever seen. And there’s a reason for that: It’s a restriction that goes too far.

Does this city, like the rest of America, have an obesity problem? Of course it does. But why are we pointing fingers at one particular product? Why are we assuming that every individual who opts to purchase a large size of that product has a weight problem? And why are we instituting a ban that will likely have a detrimental effect on New York’s merchant community at a time when our economy is just creeping back from the brink? Not to mention the fact that the regulation is applied unfairly and unequally to local delis and bodegas and not to state regulated stores such as 7-11.

If we stand back and let this beverage ban take effect this spring, it’s only a matter of time before the City again starts pointing a finger at other high calorie foods and the small business owners who offer them. Business owners offer size options to patrons for the simple reason that their patrons want size options.

It’s time we all took a little responsibility for these wants and choices instead of passing insulting, business-killing regulations that do little to address the root of the problem.

The Throggs Neck Merchants have been dealing with numerous cumbersome and over-reaching New York City regulations that have a direct impact on the survival of local businesses and the communities they service. The city is besieging small business owners with exorbitant tickets, fines, penalties, overzealous traffic enforcement agents, health inspectors and sanitation employees to the tune of astronomical sums. At this distressing and difficult time, City Hall’s focus must be on increasing financial opportunities for local businesses, not on nickel and diming our entrepreneurs to death. The Throggs Neck Merchants Association is dedicated to reminding our civic leaders of just that.

Stephen B. Kaufman is President of the Throggs Neck Merchant’s Association dedicated to providing support and assistance to local merchants. Mr. Kaufman is an Attorney at Law, a former NYC Councilman, and a former NYS Assemblyman from the Bronx.

La prohibición de bebidas de Nueva York: Sobre-regulación de la peor clase 

Bloomberg Moves To Ban Sugary Drinks In NYC Restaurants And Movie TheatersEn septiembre, la Junta de Salud de NYC selló la controversial prohibición del alcalde Bloomberg sobre la venta de sodas de más de 16 onzas. Ahora algunas organizaciones están luchando la ley en corte – y como presidente de la Asociación de Comerciantes de Throggs Neck, estoy contento de que lo estén haciendo.

Bajo la prohibición, restaurantes, algunos delis, vendedores de comida, cines y cualquier otro comercio local que venda sodas se le prohibirá ofrecer vasos más grandes de 16 onzas. Aunque el consumidor sencillamente puede comprar dos tamaños pequeños, esta nueva regulación desafía el sentido común. ¿Qué es lo próximo – una prohibición en la cantidad de helado o chocolate que una persona puede consumir?

Esta restricción es diferente a cualquiera otra que se haya visto en los E.U. Y hay una razón para ello: Es una restricción que va demasiado lejos.

¿Tiene esta ciudad, como el resto de América, un problema de obesidad? Claro que lo tiene. ¿Pero porque estamos señalando un producto en particular? ¿Por qué estamos asumiendo que cualquier individuo que opte por comprar un tamaño grande de ese producto tiene un problema de peso? ¿Y porque estamos instituyendo una prohibición que probablemente tendrá un efecto perjudicial en la comunidad comercial de Nueva York justo durante el tiempo que nuestra economía se está alejando del abismo? Sin mencionar el hecho de que la regulación se aplica injustamente y desigualmente a delis locales y bodegas, y no a tiendas reguladas por el estado como 7-11.

Si no hacemos nada y dejamos que esta prohibición de bebida entre en efecto esta primavera, es solo cuestión de tiempo antes de que la ciudad de nuevo comience a señalar otra comida alta en calorías y los pequeños comercios que la ofrecen. Los dueños de comercios ofrecen opciones de tamaños a los clientes por la simple razón de que sus clientes desean opciones de tamaños.

Es tiempo de que todos tomemos un poco de responsabilidad de estos deseos y opciones en lugar de aprobar regulaciones insultantes que matan el comercio y hacen muy poco para llegar a la raíz del problema.

Los Comerciantes de Throggs Neck han estado bregando con incomodas y extralimitadas regulaciones de la ciudad de Nueva York que tienen un impacto directo en la sobrevivencia de los comercios locales y las comunidades a las que les sirve. La ciudad está asediando a los dueños de pequeños negocios con exorbitantes boletos, multas, penalidades, agentes de tráfico demasiados fervorosos, inspectores de salud y empleados de sanidad con el tono de astronómicas sumas. En este tiempo penoso y difícil momento, el foco de la alcaldía de la ciudad debería de estar aumentando las oportunidades financieras para los comercios locales, y no en llevar a nuestros empresarios a la muerte.

La Asociación de Comerciantes de Throggs Neck está dedicada a recordarles a nuestros líderes cívicos solo eso.

Stephen B. Kaufman es el presidente de la Asociación de Comerciantes de Throggs Neck dedicada a proveer apoyo y asistencia a los comerciantes locales. El Sr. Kaufman es abogado, antiguo concejal de NYC y antiguo asambleísta en el estado de Nueva York por el Bronx.