Seniors at Risk
Adultos mayores en riesgo

  • English
  • Español

Seniors at Risk

By Susan Stamler

If nothing changes in Governor Cuomo’s budget proposal, 65 senior centers in New York City will close this year due to a funding shuffle that pulls $17 million from these vital programs. This cut will cause 6,000 older adults to lose out on meals, social services, and the opportunity to be with their friends and neighbors every day – as 30 percent of the overall Neighborhood senior center network would disappear.

Annually, seniors across New York City will lose 1.5 million meals and 24,000 hours of help and care from dedicated social workers and staff – most of whom will also find themselves out of a job. The impact will be far-reaching as senior centers are often the first place older adults go when they need help.

The centers are hubs for older adults.

The centers are hubs for older adults.

Historically, New York City annually received $17 million in discretionary federal funding which was used to support Neighborhood senior centers. With the Governor’s proposed change, the city will no longer have authority to decide how that money can best support our communities. Instead the Governor will require the city use the money for child care services.

It is seniors who will bear the brunt of this decision.

Community-based senior centers located in neighborhoods across our city are incredibly effective at helping older adults live healthy and vibrant lives. Those who attend and rely on senior centers are often those with the lowest incomes, the poorest health, the highest social isolation, and are most in need of food, resources, and assistance.

According to the New York City Department for the Aging (DFTA), neighborhood senior centers serve 26,000 people each day. They are hubs for the older adults in their communities and coordinate health and mental health services, provide healthy meals, and become cooling centers in the summer. Centers offer social activities, exercise and educational classes, and housing and eviction prevention assistance, all aimed at keeping older adults healthy and in their own homes, rather than in hospitals, nursing homes, or homeless shelters.

Governor Andrew Cuomo.

Governor Andrew Cuomo.

A recent study by DFTA and Fordham University found that senior center participants reported they had better physical and mental health, were exercising more, and were less lonely over a 12-month period. The value of these centers far exceeds the $17 million they stand to lose.

This budget proposal forces the most vulnerable New Yorkers to compete against each other for resources. Thankfully, advocates for both older adults and child care services oppose this change and are fighting the cut rather than each other. As Governor Cuomo said so poignantly in his State of the State address in New York City, “when we are at our best…we focus on commonality.” New Yorkers are united in working together to support our neighbors of all ages, and the Governor and our State Legislature must find room in the budget to help all New Yorkers in need.

Susan Stamler is the Executive Director of United Neighborhood Houses.

UNH, founded in 1919, is the membership organization of 37 New York City settlement houses and community centers. UNH member agencies comprise of one of the largest human service systems in New York City and provide high quality services at more than 600 sites to more than a half million New Yorkers each year. For more information, please visit www.unhny.org.

Adultos mayores en riesgo

Por Susan Stamler

Si nada cambia en la propuesta de presupuesto del gobernador Cuomo, 65 centros para personas mayores en la Ciudad de Nueva York cerrarán este año, debido a una mezcla de financiamiento que extrae $17 millones de dólares de estos programas vitales. Este recorte hará que 6,000 adultos mayores pierdan comidas, servicios sociales y la oportunidad de estar con sus amigos y vecinos todos los días, ya que el 30 por ciento de la red general de centros para adultos mayores Neighborhood, desaparecería.

Anualmente, los adultos mayores de toda la ciudad de Nueva York perderán 1.5 millones de comidas y 24,000 horas de ayuda y cuidado de trabajadores sociales y personal dedicado, la mayoría de los cuales también perderá su trabajo. El impacto será de gran alcance, ya que los centros para adultos mayores suelen ser el primer lugar donde van ellos cuando necesitan ayuda.

Históricamente, la Ciudad de Nueva York recibió anualmente $17 millones de dólares en fondos federales discrecionales que se usaban para apoyar a los centros de adultos mayores Neighborhood. Con el cambio propuesto por el gobernador, La ciudad ya no tendrá autoridad para decidir cómo ese dinero puede apoyar mejor nuestras comunidades. En cambio, el gobernador requerirá que la ciudad utilice el dinero para servicios de cuidado infantil.

The sites offer healthy meals.

Los sitios ofrecen comidas saludables.

Son los adultos mayores quienes pagarán los platos rotos de esta decisión.

Los centros comunitarios para adultos mayores ubicados en vecindarios de nuestra ciudad son increíblemente eficaces para ayudar a los adultos mayores a vivir vidas saludables y vibrantes. Aquellos que asisten y dependen de los centros para adultos mayores suelen ser quienes tienen ingresos más bajos, la salud más pobre, el mayor aislamiento social y los que más necesitan alimentos, recursos y apoyo.

Governor Andrew Cuomo.

El gobernador Andrew Cuomo.

Según el Departamento para el Envejecimiento de la Ciudad de Nueva York (DFTA, por sus siglas en inglés), los centros para adultos mayores Neighborhood brindan servicio a 26,000 personas cada día. Son centros para adultos mayores de sus comunidades y coordinan servicios de salud y de salud mental, proveen comidas saludables y se convierten en centros de enfriamiento en el verano. Los centros ofrecen actividades sociales, clases de ejercicios y educativas y asistencia de vivienda y de prevención de desalojo, todos dirigidos a mantener a los adultos mayores sanos y en sus propios hogares, en lugar de hacerlo en hospitales, residencias de ancianos o refugios para personas sin hogar.

Un estudio reciente realizado por el DFTA y la Universidad de Fordham, encontró que los participantes de los centros para adultos mayores informaron que tenían una mejor salud física y mental, se ejercitaban más y estaban menos solos durante un período de 12 meses. El valor de estos centros supera con creces los $17 millones de dólares que perderán.

Esta propuesta presupuestal obliga a los neoyorquinos más vulnerables a competir entre sí por los recursos. Afortunadamente, los defensores de los adultos mayores y los servicios de cuidado infantil se oponen a este cambio y están luchando contra el recorte en lugar de entre ellos. Como dijo el gobernador Cuomo con tanta fuerza en su discurso sobre su visión del estado en la ciudad de Nueva York, “cuando estamos en nuestro mejor momento… nos centramos en la comunidad”. Los neoyorquinos estamos unidos para trabajar juntos y apoyar a nuestros vecinos de todas las edades, y el gobernador y nuestra legislatura estatal deben encontrar espacio en el presupuesto para ayudar a todos los neoyorquinos necesitados.

Susan Stamler es la directora ejecutiva de United Neighborhood Houses.

UNH, fundada en 1919, es la organización de miembros de 37 casas de bienestar social y centros comunitarios de la Ciudad de Nueva York. Las agencias de UNH forman parte de uno de los mayores sistemas de servicio humano en la Ciudad de Nueva York y proveen servicios de alta calidad en más de 600 sitios, a más de medio millón de neoyorquinos, cada año. Para obtener más información, por favor visite www.unhny.org.