On periods, a new parity
Atacando al tabú

  • English
  • Español

On periods, a new parity

Council passes first-in-nation menstrual equity bills

Story and photos by Gregg McQueen

Advocates gathered at City Hall.

Advocates gathered at City Hall.

When Councilmember Julissa Ferreras-Copeland began to press ahead on legislation associated with feminine hygiene products, some began to call her names.

“People questioned me, ‘Do you really want to talk about that? Do you want to be known as the Tampon Legislator?’” she recalled.

But there were no qualms.

“This will be life-changing,” said Diandra Kalish of UnTabooed

“This will be life-changing,” said Diandra Kalish of UnTabooed.

“I told them, ‘Yes, I do.’”

Now, the City Council has passed historic legislation making New York the first city in the nation to guarantee access to menstrual products.

On Tues., June 21, the City Council passed a trio of bills that will make tampons and pads available free of charge at public schools, homeless shelters and prisons.

Prior to the vote at City Hall, Council Member Julissa Ferreras-Copeland, who spearheaded the legislation along with Speaker Melissa Mark-Viverito, gathered with advocates and other elected officials to herald passage of the bills.

They expressed optimism that passing legislation would help reduce some of the stigma associated with menstruation and the products used during a woman’s cycle.

“Menstrual hygiene products like pads and tampons are not a luxury item,” said Ferreras-Copeland. “Providing menstrual hygiene products privately, immediately and for free is also sending a body-positive message.”

Feminine hygiene products will be more accessible.

Feminine hygiene products will be more accessible.

Dispensers will be installed in 800 schools, giving 300,000 students across the city access to free menstrual products.

Ferreras-Copeland said that the latest installation would begin is 120 days after Mayor Bill de Blasio signs the bill into law.

“I’m putting pressure and asking the mayor that by the time the girls start school in September, the dispensers are in place,” she said.

The school installation will cost the city approximately $3.7 million, said Ferreras-Copeland. The annual cost after that is expected to be $1.9 million.

Making pads and tampons available at homeless shelters will cost approximately $540,000 and will serve around 23,000 women and girls, Ferreras-Copeland added.

City jails, which previously provided a limited number of products to female inmates, will be required to furnish an unlimited supply of tampons and provide them to inmates immediately upon request.

“[These] are not a luxury item,” said Councilmember Julissa Ferreras-Copeland.

“[These] are not a luxury item,” said Councilmember Julissa Ferreras-Copeland.

The legislation also allows after-school programs and food pantries to submit feminine products as part of their budget expenditures.

Assemblymember Linda Rosenthal, who introduced legislation at the state level to eliminate the tax on feminine hygiene products, which will go into effect once Governor Andrew Cuomo signs it, said that the time for stigmatizing feminine hygiene “is over.”

“It’s time to move forward,” stated Rosenthal. “It’s time to take the veil away from things that are considered secretive.”

Ferreras-Copeland said she began lead the charge for the legislation after meeting last year with Jennifer Weiss-Wolf of the Brennan Center for Justice at the New York University School of Law.

Jennifer Weiss-Wolf of the Brennan Center for Justice at the NYU School of Law.

Jennifer Weiss-Wolf of the Brennan Center for Justice at the NYU School of Law.

“New York is not just acknowledging that menstruation is part of people’s experience,” said Weiss-Wolf. “It’s zeroing in on the people — public school students, homeless or incarcerated women — for whom it’s most difficult to manage.”

Ferreras-Copeland said that the annual cost of feminine hygiene products for New Yorkers can be $100, a price tag that is often cost-prohibitive for those in shelters.

“When a woman is in the shelter system, they’re facing hard times,” said Councilmember Stephen Levin. “We should be doing our part as a city to make sure that they’re not facing increased economic pressures by making them acquire these products.”

Ferreras-Copeland said that some also expressed initial concern regarding costs. She pointed out that in a city budget of $82.1 billion, the few million dollars the program will cost is nominal.

“Nobody is ever arguing about the cost of toilet paper, and to me, it’s very much the same,” Ferreras-Copeland remarked.

As part of a pilot program for the legislation in Queens, Hospeco, a manufacturer of personal hygiene products, provided tampons and pads to the High School for Arts and Business in Corona at no cost.

John Marbach, the company’s Regional Manager, suggested that the costs to the city to implement the program could end up being less than anticipated.

“In the pilot, we needed to supply far fewer items than we thought we would,” Marbach said.

Councilmembers said that the legislation would improve gender equity and academic performance for female students, as they would not have to sacrifice classroom time going to the nurse’s office to obtain a tampon or pad.

John Marbach is Hospeco’s Regional Manager.

John Marbach is Hospeco’s Regional Manager.

Lineyah Mitchell, a senior at Brooklyn Technical High School, praised the move to place menstrual products in school bathrooms. She said that her school, despite being one of the largest in the nation, has little to no access to feminine hygiene items, and requires a lengthy trip to the school nurse.

“In a school of 6,000 kids, there’s only one nurse,” Mitchell remarked.

“Waiting to get a pad or tampon should not be something that interferes with academic success,” said Councilmember Laurie Cumbo.

Advocates at the rally said that the historic legislation would have a profound effect in improving accessibility to menstrual products.

“Buying sanitary products has a huge impact on young women, especially those coming from a low-income background, so making it more affordable and accessible really excites me,” Amanda Matos, co-chair of the Young Women’s Advisory Council. “I’m proud that this is my city that’s doing this.”

“I think this will be life-changing,” remarked Diandra Kalish, Founder and Executive Director of UnTabooed, an organization that partners with city shelters to provide menstrual products and educate women on menstrual health.

“In a school of 6,000 kids, there’s only one nurse,” said senior Lineyah Mitchell.

“In a school of 6,000 kids, there’s only one nurse,” said senior Lineyah Mitchell.

Kalish said that women at shelters are often reluctant to ask for feminine hygiene products because of the taboo or stigma associated with it.

“This legislation should create less of a need for sticking your tampon up your sleeve to hide it, and allow women to go into the bathroom to get it like they would toilet paper,” she said.

Matos noted that it’s not just women who would be impacted by the legislation.

“It’s gender non-conforming and trans men who are affected as well,” she said.

“I think this is a huge step for folks who are in shelters and who are incarcerated,” added Matos. “There’s much more we need to do to make bare necessities more acceptable, but at least this is a step in the right direction.”

Atacando al tabú

Concejo aprueba primeras leyes de equidad menstrual en la nación

Historia y fotos por Gregg McQueen

Los defensores se reunieron en el Ayuntamiento.

Los defensores se reunieron en el Ayuntamiento.

Cuando la concejala Julissa Ferreras-Copeland comenzó a presionar por una legislación asociada con los productos de higiene femenina, algunos comenzaron a ponerle apodos.

“La gente me cuestionó: ¿De verdad quiere hablar de eso? ¿Quiere ser conocida como la legisladora tampón?”, recordó.

Pero no tuvo reparos.

"Esto va a cambiar las vidas de muchas mujeres", comentó Diandra Kalish, de UnTabooed.

“Esto va a cambiar las vidas de muchas mujeres”, comentó Diandra Kalish, de UnTabooed.

“Respondí: así es”.

Ahora, el Ayuntamiento ha aprobado una legislación histórica, haciendo de Nueva York la primera ciudad en la nación en garantizar el acceso a los productos menstruales.

El martes 21 de junio, el Concejo Municipal aprobó un trío de leyes que hará que los tampones y las toallas femeninas estén disponibles de forma gratuita en las escuelas públicas, albergues y prisiones.

Antes de la votación en el Ayuntamiento, la concejal Julissa Ferreras-Copeland, quien encabezó la legislación junto con la presidenta Melissa Mark-Viverito, se reunieron con defensores y otros funcionarios electos para anunciar la aprobación de las leyes.

Ellas expresaron optimismo de que la aprobación de la legislación ayudaría a reducir algunos de los estigmas asociados con la menstruación y los productos utilizados durante el ciclo de la mujer.

“Los productos de higiene menstrual como las toallas femeninas y los tampones no son un artículo de lujo”, dijo Ferreras-Copeland. “Ofrecer productos de higiene menstrual de forma privada, inmediata y gratuita también está enviando un mensaje de cuerpo-positivo”.

Los dispensadores serán instalados en 800 escuelas, dando a 300,000 estudiantes de toda la ciudad acceso a productos menstruales gratuitos.

Ferreras-Copeland dijo que la más reciente instalación comenzaría 120 días después de que el alcalde Bill de Blasio firme el proyecto de ley.

Productos de higiene femenina serán más accesibles.

Productos de higiene femenina serán más accesibles.

“Estoy presionando y pidiendo al alcalde que cuando las niñas comiencen la escuela en septiembre, los dispensadores estén colocados”, dijo.

La instalación escolar le costará a la ciudad aproximadamente $3.7 millones de dólares, dijo Ferreras-Copeland. El costo anual después de eso se espera que sea $1.9 millones de dólares.

Hacer que las toallas higiénicas o los tampones estén disponibles en los refugios para las personas sin hogar tendrá un costo aproximadamente de $540,000 dólares y servirá a alrededor de 23,000 mujeres y niñas, añadió Ferreras-Copeland.

Las cárceles de la ciudad, que previamente proporcionaban un número limitado de productos a las reclusas, estarán obligadas a brindar un suministro ilimitado de tampones y proporcionárselos a las reclusas inmediatamente bajo petición.

La legislación también permite que los programas para después de la escuela y de despensas de alimentos presenten productos femeninos como parte de sus gastos del presupuesto.

La asambleísta Linda Rosenthal, quien introdujo una legislación a nivel estatal para eliminar el impuesto sobre los productos de higiene femenina que entrará en vigor una vez que el gobernador Andrew Cuomo la firme, dijo que el momento de estigmatizar la higiene femenina “ha terminado”.

“[Estos] no son un artículo de lujo", dijo la concejal Julissa Ferreras-Copeland.

“[Estos] no son un artículo de lujo”, dijo la concejal Julissa Ferreras-Copeland.

“Es hora de seguir adelante”, afirmó Rosenthal. “Es hora de quitar el velo de las cosas que se consideran secretas”.

Ferreras-Copeland dijo que comenzó a liderar el esfuerzo para la legislación después de reunirse el año pasado con Jennifer Weiss-Wolf, del Centro Brennan para la Justicia en la Facultad de Derecho de la Universidad de Nueva York.

“Nueva York no está solo reconociendo que la menstruación es parte de la experiencia de las personas”, dijo Weiss-Wolf. “Está enfocándose en la gente -estudiantes de escuelas públicas, mujeres sin hogar o privadas de libertad- para quienes es más difícil de manejar”.

Jennifer Weiss-Wolf del Centro Brennan para la Justicia en la Facultad de Derecho de la Universidad de Nueva York.

Jennifer Weiss-Wolf del Centro Brennan para la Justicia en la Facultad de Derecho de la Universidad de Nueva York.

Ferreras-Copeland comentó que el costo anual de los productos de higiene femenina para las neoyorquinas puede ser de $100 dólares, un precio que es a menudo prohibitivo para las que están en refugios.

“Cuando una mujer está en el sistema de refugios, enfrenta tiempos difíciles”, dijo el concejal Stephen Levin. “Debemos hacer nuestra parte como ciudad para asegurarnos de que no estén enfrentando una mayor presión económica al hacerlas adquirir estos productos”.

Ferreras-Copeland dijo que algunos expresaron también su preocupación inicial con respecto a los costos. Señaló que en un presupuesto para la ciudad de $82.1 mil millones de dólares, los pocos millones de dólares que el programa costará son nominales.

“Nadie está discutiendo el costo de papel higiénico, y para mí es algo muy similar”, comentó Ferreras-Copeland.

Como parte de un programa piloto para la legislación en Queens, Hospeco, un fabricante de productos de higiene personal, proporcionó tampones y toallas femeninas a la Preparatoria para Artes y Negocios en Corona, sin costo alguno.

John Marbach, gerente regional de la empresa, sugirió que los costos para la ciudad para implementar el programa podrían llegar a ser menores de lo previsto.

“En el piloto, suministramos un número mucho menor de artículos de lo que pensamos”, dijo Marbach.

La concejal Laurie Cumbo.

La concejal Laurie Cumbo.

Los concejales señalaron que la legislación mejoraría la equidad de género y el desempeño académico de las estudiantes, ya que no tendrían que sacrificar tiempo de clase yendo a la oficina de la enfermera para obtener un tampón o una toalla femenina.

Lineyah Mitchell, estudiante de último año en la Preparatoria Brooklyn Technical, elogió la medida de colocar productos menstruales en los baños de la escuela. Ella dijo que su escuela, a pesar de ser una de las más grandes de la nación, tiene poco o ningún acceso a artículos de higiene femenina, y requiere un largo viaje a la enfermera de la escuela.

“En una escuela de 6,000 chicos, sólo hay una enfermera”, comentó Mitchell.

“Esperar para obtener una toalla femenina o un tampón no debe ser algo que interfiera con el éxito académico”, dijo la concejala Laurie Cumbo.

Los defensores en la manifestación dijeron que la histórica legislación tendría un profundo efecto en  mejorar la accesibilidad a los productos menstruales.

“La compra de productos sanitarios tiene un enorme impacto en las mujeres jóvenes, especialmente entre las que vienen de un fondo de bajos ingresos, por lo que hacerlos más asequibles y accesibles realmente me emociona”, dijo Amanda Matos, copresidenta del Consejo Asesor de Mujeres Jóvenes. “Estoy orgullosa de que sea mi ciudad la que está haciendo esto”.

“Creo que esto va a cambiar las vidas de muchas mujeres”, comentó Diandra Kalish, fundadora y directora ejecutiva de UnTabooed, una organización que se asocia con refugios de la ciudad para proporcionar productos menstruales y educar a las mujeres sobre la salud menstrual.

Kalish dijo que las mujeres en los refugios a menudo son reacias a pedir productos de higiene femenina, debido al tabú o el estigma asociados a ellos.

“Esta legislación debe crear una menor necesidad de pegar su tampón en la manga para ocultarlo, y que las mujeres puedan ir al baño para conseguirlo como lo harían el papel higiénico”, dijo.

"Estoy orgullosa de que sea mi ciudad la que está haciendo esto", dijo Amanda Matos.

“Estoy orgullosa de que sea mi ciudad la que está haciendo esto”, dijo Amanda Matos.

Matos señaló que no sólo las mujeres serían impactadas por la legislación.

“Los no conformes con su género y los hombres trans serán afectados también”, dijo.

“Creo que este es un gran paso para las mujeres que están en refugios y encarceladas”, agregó Matos. “Hay mucho más que tenemos que hacer para que las necesidades básicas sean más aceptable, pero por lo menos este es un paso en la dirección correcta”.