Mixing fitness and illness
Ejercicio y enfermedad – ¿se pueden mezclar?

  • English
  • Español

Mixing fitness and illness

By Nancy Bruning, MPH, Fitness Specialist

It is that time of the year when coughs and sniffles are everywhere.

Regular moderate exercise is a great immune booster, mood elevator, and all-round health builder. But what about when you’re feeling sick? Should you keep exercising?

Above or Below the Neck

Think about where your symptoms are located. Are they above or below your neck?

If your symptoms are above your neck – in other words, sniffles, sneezing, stuffiness, headache, or scratchy throat – you can probably exercise safely. These are usually relatively mild symptoms and exercise probably won’t make you feel worse. In fact, it might even help you feel better.

Vístase caliente si hace ejercicios al aire libre.

Dress warmly if you exercise outdoors.

If your symptoms are below your neck, it’s another story. Are your symptoms in your chest? Are you coughing? Does your body ache? Do you have fever, chills, or nausea? Are you vomiting?  In this case, you’ll probably feel worse with exercise. If you have a fever, exercise can raise your body temperature even further, making you even sicker. The better prescription is: Rest.

Exercise Common Sense

If you decide to exercise with a mild illness, make sure you ratchet down the intensity. Take a walk instead of a run.  Lighten up on the weights. Do fewer repetitions, fewer sets, or both. Shorten the duration. Take a yoga class instead of spin. And, of course, stop exercising if it makes you feel worse.

Take it outside

Salga para fuera.

Take it outside.

Consider others. In a gym, you might spread your illness around. Yet another reason to get outdoors for a brisk, invigorating, sinus-clearing walk. Just be sure to dress warmly, and be sure to wear a ski mask or wrap a scarf across your mouth and nose.

Be patient

Don’t worry that your performance will suffer if you skip a couple of workouts or scale back. Gradually build back up again to your normal intensity, length, and frequency once you feel like yourself again. And be sure to check with your doctor if you’re uncertain as to whether it would advisable for you to exercise.

If you’ve got a simple cold, it should be gone in seven to 10 days. But if you’ve got the flu, it can last longer—two weeks or more, especially if it develops into bronchitis and if you don’t take care of yourself and rest.

Exercise, together with other good health habits such as eating well, getting enough rest, and washing your hands frequently during the cold and flu season, will all go a long way in keeping you up and running, and stretching, and dancing—and with enough energy and boosted metabolism to fully enjoy this season of party, party, party.

Nancy Bruning has a master’s degree in public health, is a certified personal trainer, and is the author or co-author of over 25 books on health and fitness, including the just-published Nancercize: 101 Things to Do on a Park Bench (ITAL).  She also is the Chair of the Friends Committee of the Fort Tryon Part Trust and leads outdoor fitness experiences and weight loss workshops. Visit Nancy’s web site at www.Nancercize.net.

Ejercicio y enfermedad – ¿se pueden mezclar?

Por Nancy Bruning, MPH, Especialista de Ejercicio

Es esa época del año cuando la tos y los resfriados están en todas partes. Ejercicio regular moderado es un gran refuerzo inmunitario, elevador del humor y un completo constructor de salud. ¿Pero que pasa cuando ya te sientes enfermo? ¿Debería seguir haciendo ejercicio?

¿Encima o debajo del cuello?

Un consejo común es pensar donde están localizados tus síntomas. ¿Están encima o debajo del cuello? Si tus síntomas están por encima del cuello – en otras palabras, resfriado, estornudos, congestión, dolor de cabeza o la garganta le arde – probablemente puede hacer ejercicios con seguridad. Normalmente son síntomas relativamente leves y probablemente el ejercicio no lo hará sentirse peor. De hecho, a lo mejor lo podría ayudar a sentirse mejor.

Vístase caliente si hace ejercicios al aire libre.

Vístase caliente si hace ejercicios al aire libre.

Si sus síntomas son por debajo del cuello, es otra historia. ¿Sus síntomas son en el pecho? ¿Está tosiendo? ¿Le duele el cuerpo? ¿Tiene fiebre, escalofríos o nausea? ¿Está vomitando? En este caso, probablemente se siente peor con el ejercicio. Si tiene fiebre, el ejercicio puede aumentar la temperatura de su cuerpo aun más, enfermándolo más. La mejor receta es: DESCANSO.

Ejercítese con sentido común

Si decide ejercitarse con una enfermedad leve, asegúrese de bajar la intensidad. Camine en lugar de correr. Levante menos pesas. Haga menos repeticiones, menos sets o ambos. Acorte la duración. Tome una clase de yoga en lugar de una de ‘spin’. Y claro está, detenga el ejercicio si lo hace sentirse peor.

Sáquelo afuera

Salga para fuera.

Salga para fuera.

Considere a los otros – podría esparcir su enfermedad en un gimnasio. Otra razón para salir al aire libre para una vigorizante caminata. Solo asegúrese de estar abrigado y asegúrese de vestir una mascara de ‘ski’ o envuelva su boca y nariz con una bufanda.

Sea paciente

No se preocupe que su rendimiento vaya a sufrir si no hace algunos ejercicios o los reduce. Gradualmente lo puede llevar a su intensidad normal, tiempo y frecuencia, una vez se sienta usted mismo nuevamente. Y asegúrese de verificar con su doctor si no está seguro en cuanto si es bueno ejercitarse o no.

Si tiene un sencillo resfriado, debería de irse en siete o 10 días. Pero si tiene la gripe, puede durar más – dos semanas o más, especialmente  si se desarrolla como bronquitis si no se cuida.

El ejercicio, junto a otros buenos hábitos de salud tales como alimentarse bien, descansar lo suficiente y lavarse las manos frecuentemente durante la temporada de resfriados y gripe, lo ayudarán a mantenerse de pie y corriendo, estirándose y bailando – y con suficiente energía y un metabolismo mejorado para poder disfrutar de esta temporada de fiesta, fiesta, fiesta.

Nancy Bruning tiene una maestría en salud pública, es una entrenadora personal certificada, y es la autora y coautora de más de 20 libros de salud y ejercicios, incluyendo su último, “Nancervize: 101 Thing to Do on a Park Bench”. También es la presidenta del Comité de Amigos del Fideicomiso del Parque Fort Tryon y dirige experiencias de ejercicios al aire libre y talleres de pérdida de peso. Visite la página electrónica de Nancy en www.Nancercize.net.