Kicking Cancer
Luchando contra el cáncer

  • English
  • Español

Kicking Cancer

By Nancy Bruning and MPH

One of the biggest and best surprises I had while undergoing chemotherapy was how physically active I was able to remain. Today, both the American College of Clinical Oncology and the American College of Sports Medicine continue to encourage physical activity during illness. With regular exercise, you might be able to:

Don’t stop moving.

Don’t stop moving.

  • Lower the risk of cancer. For example, 3 hours of moderate or vigorous activity per week can lower the risk of breast cancer in women 30 to 40%.
  • Lessen the side effects of cancer treatment including fatigue, pain, heart and digestion problems, numbness, brain fog, and depressed mood.
  • Increase the effectiveness of the treatment.
  • Improve the quality of life during treatment and afterward.
  • Lower the rate of cancers returning. For example, up to 50% reduction in breast cancer recurrence.

MFL-LogowebLowering the Risk

It is estimated that 1 in 8 women is at risk of being diagnosed with breast cancer in their lifetimes. Men can get breast cancer too, but at much lower rates. Regular physical activity can help reduce the following risk factors:

  • Obesity
  • Insulin resistance
  • Inflammation
  • Immune system function
  • Hormones

New Developments

When I was writing my book Coping with Chemotherapy, I could find only one researcher who was working in this field. How times have changed.

Today, there is a growing field of physical activity specialists working with people diagnosed with cancer. Back in my day, exercise was not even thought of as helpful. But today you can even find special exercise classes for people undergoing treatment or post treatment. Another development is a new approach called “prehabilitation.” This prescribes physical therapy even before the treatment starts in order to prevent side effects in the first place.

Find an exercise that you like.

Find an exercise that you like.

Options Available

Any moderate to vigorous exercise matters. The important thing is to find something that you like and then to do it regularly, at least for 150 minutes a week. You can flip through the back issues of The Manhattan Times or The Bronx Free Press for articles about local physical activity opportunities, many of them free or low-cost. People with cancer “often face unique challenges regarding exercise, either during treatment or after their treatment is concluded,” observes The American College of Sports Medicine. Specialized classes are becoming more popular, and are often available through hospitals and local cancer centers. Gilda’s Club and Cancer Support Community Centers are two good leads. Always make certain to speak with your doctor before signing up for any exercise regimen.

Moving For Life

The program that I know best is the one offered by Moving for Life (MFL). Dr. Martha Eddy, Program Director, who explains, “Many cancer patients and survivors ‎have told me that they appreciate having a class that is designed specifically for them.”

With MFL, Eddy and co-founder Dr. Allison Stern Rosen identified what symptoms were common to cancer patients. Eddy then used her expertise as an exercise physiologist to devise exercises to address them, and her knowledge as an internationally known dance educator to weave these together into an upbeat 45-minute workout to music. Eddy is also a somatic movement therapist who applies mindfulness to movement. The class is also available as a DVD for your use at home.

“You leave the class relaxed yet energized, and with the feeling that everything’s going to be alright,” she reports. “MFL is the program I wish I had when I was diagnosed with breast cancer.”

Stick it out together.

Stick it out together.

Moving for Life Classes

Classes, which are either free or low-fee, vary somewhat throughout the calendar year and may be taught by bilingual instructors. Check the website for updates on new classes at www.movingforlife.org‎ ‎or 212.222.1351.

MFL at Harlem EmblemHealth Neighborhood Care

215 West 125th Street

2nd, 3rd, 4th and 5th Tuesdays 5:30 p.m‎.


JCC Manhattan

7th Floor- 334 Amsterdam Avenue

Wednesdays 12 p.m.


MFL en Español and St. Luke’s con Latina Share (
starting in Spring 2016)

Mount Sinai St. Luke’s Hospital, Muhls Auditorium, 1111 Amsterdam Avenue

212.523.4798‎

Luchando contra el cáncer                               

Por Nancy Bruning y MPH

Una de las sorpresas más grandes mientras recibía quimioterapia fue cuan activa físicamente pude permanecer. Hoy el Colegio Americano de Ontología Clínica y el Colegio Americano de Medicina Deportiva continua fomentando la actividad física; a continuación algunas razones.

Stick it out together.

Stick it out together.

  • Baja el riesgo de cáncer. Por ejemplo, 3 horas de moderada o vigorosa actividad semanal puede bajar el riesgo de cáncer en el seno en las mujeres de un 30 a un 40%.
  • Disminuye los efectos secundarios del tratamiento de cáncer incluyendo fatiga, dolor con problemas con el corazón y digestivos, adormecimiento, confusión mental y síntomas de depresión.
  • Aumenta la efectividad del tratamiento.
  • Mejora la calidad de vida durante el tratamiento y cuando este termina.
  • Disminuye el promedio de que el cáncer regrese. Por ejemplo, hasta un 50% de reducción en la repetición de cáncer de seno.

Find an exercise that you like.¿Como el Ejercicio puede Disminuir el Riesgo de Cáncer?

Se estima que una en ocho mujeres están en riesgo de ser diagnosticada con cáncer en el ceno en su periodo de vida. (El hombre también puede tener cáncer en el ceno, pero en promedios muchos más bajos). La actividad física regular puede ayudar a reducir los siguientes factores de riesgo:

  • Obesidad
  • Resistencia a la insulina
  • Inflamación
  • Función del sistema inmunológico
  • Hormonas

Nuevos Desarrollos

El “nuevo” desarrollo más grande es sencillamente el reconocimiento del crucial papel del ejercicio en la prevención y tratamiento del cáncer. Cuando estaba escribiendo mi libro “Coping with Chemotherapy”, solo pude conseguir un investigador que estaba trabajando en este campo.

Como ha cambiado el tiempo.

Hoy, hay un creciente campo de especialistas en actividad física trabajando con personas diagnosticadas con cáncer. En mis días, el ejercicio ni siquiera se consideraba como ayuda. Pero hoy hasta puede conseguir clases especiales para personas en tratamiento o luego del tratamiento. El tercer desarrollo es un nuevo acercamiento llamado “prehabilitación”. Este prescribe terapia física aun antes de que el tratamiento comience para prevenir efectos secundarios.

Opciones disponibles

Cualquier ejercicio, de moderado a vigoroso, importa. Lo importante es conseguir algo que a usted le guste y entonces hacerlo regularmente, por lo menos 150 minutos a la semana. Puede buscar las primeras ediciones del “The Manhattan Times” o “The Bronx Free Press” para artículos acerca de oportunidades locales de actividad física, muchas de ellas gratis o a bajo costo.

Programas de ejercicios diseñados especialmente para pacientes de cáncer también se están haciendo más disponibles. Como dice el Colegio Americano de Medicina Deportiva, las personas con cáncer “a menudo enfrentan desafíos únicos referente al ejercicio, ya sea durante…tratamiento o…luego de que su tratamiento es concluido”.

Clases especializadas a menudo están disponibles a través de hospitales y centros locales de cáncer. Gilda’s Club y Centros Comunales de Apoyo al Cáncer son también posibles lugares. (Nota: Reciba el OK de su doctor y asegúrese de decirle al instructor acerca de cualquier problema de salud y movilidad antes de participar).

MFL-LogowebMoviéndose por la Vida

El programa que mejor conozco es el ofrecido por Moviéndose por la Vida. La Dra. Martha Eddy, su directora, dice, “muchos pacientes y sobrevivientes de cáncer me han dicho que aprecian tener una clase que es diseñada específicamente para ellos. Esto significa ejercicios que se dirigen a los efectos secundarios del tratamiento del cáncer y utiliza las guías de la Sociedad Americana del Cáncer para ejercicios seguros durante y después del tratamiento. Moviéndose por la Vida ha estado al frente ayudando a formar estas guías desde que suministramos (médicamente) endoso a los programas de ejercicio para personas con todos tipos de cáncer desde el 2000”.

Eddy y su cofundadora la Dra. Allison Stern Rosen identificaron los síntomas que eran comunes en los pacientes de cáncer. Entonces Eddy utilizó su experiencia como fisióloga de ejercicio para crear ejercicios que se dirijan a ellos, y su conocimiento como educadora de baile conocida internacionalmente para unir estos en un entrenamiento de música de 45 minutos. Eddy también es terapeuta de movimiento somático quien aplica conciencia al movimiento. La clase también está disponible en DVD para su uso en el hogar.

Como dije en su página electrónica, “Dejas la clase relajada aunque con energía, y con el sentimiento de que todo va a estar bien. MFL es el programa que hubiera deseado tener cuando fui diagnosticada con cáncer en el ceno”.

Don’t stop moving.Clases de Moviéndose por la Vida

Las clases varían a través del calendario anual y pueden ser impartidas por instructores bilingües. Son gratis o a bajo costo. Verifique la página electrónica para futuras clases en www.movingforlife.org o llame al (212)222-1351. Están disponibles a través de la ciudad; aquellas en el vecindario están listadas a continuación. También hay clases bilingües en Corona, Queens y esperan comenzar en el año nuevo en el Centro Medico de la Universidad Columbia.

MFL en Harlem Emblem Health Neighborhood Care

215 Oeste Calle 125

2do, 3er, 4to y 5to martes a las 5:30 p.m‎.


JCC Manhattan

Séptimo Piso- 334 Avenida Amsterdam

Miércoles a las 12 p.m.

MFL en Español @ St Lukes con Latina Share (Comenzando en la primavera del 2016)

Mount Sinai St. Luke’s Hospital, Auditorios Muhls, 1111 Avenida Amsterdam

Registrar o más información: 212.523.4798‎