Celebrating the contributions of Puerto Ricans
Celebrando las Contribuciones de los Puertorriqueños

  • English
  • Español

Celebrating the contributions of Puerto Ricans

Assembly Speaker Carl Heasties

Assembly Speaker Carl Heastie

When you hear the song “¡Qué Bonita Bandera!” on the streets, you know that the biggest Latin celebration of this city is upon us. The National Puerto Rican Day Parade floods the Fifth Avenue with red, white and blue flags, and the rhythms of salsa, bomba, plena, and regueaton.

Since 1958, Puerto Ricans in New York and from abroad make this event a party of more than 2 million people. It is more than a parade; it is the best celebration of their culture and pride, and a reminder to all New Yorkers of the tremendous contributions Puerto Ricans have made to this city, state, and country.

Puerto Ricans have come a long way from the struggles in the 60s and 70s. Under the leadership of people like Dr. Evelina López Antonnety and the United Bronx Parents or organizations like ASPIRA, who forced the city to provide bilingual education in schools, to the fights for immigration rights by the Puerto Rican Legal Defense and Education Fund (now LatinoJustice PRDELF), among others, these are few of the contributions made by Puerto Ricans that have made and continue to make New York a better place.

Figures like the late Herman Badillo, the first Puerto Rican-born to serve in Congress, and members of Congress José Serrano and Nydia Velázquez, or Supreme Court Justice Sonia Sotomayor and Melissa Mark-Viverito, the first Puerto Rican and Latina to be named speaker of the New York City’s Council, display a community of history and dedication to public service. Just last year, the legendary 165th Infantry Regiment, The Borinqueneers, became the first group of Latinos who received the Congressional Gold Medal for their sacrifice in defending the freedom of this country.  Puerto Ricans have been on the moon with astronaut Joseph Acabá and shined like the stars. Rita Moreno, the Grand Marshall of this year parade is the one of the twelve, and the only Latina, to ever win the Oscar, Emmy, Grammy, and the Tony Awards.

This year, the parade is also honoring the contributions of Afro-Puerto Ricans like Arturo Alfonso Schomburg, a historian, writer, and activist who raised awareness of the contributions that Afro-Latin Americans and African-Americans made to this country. As the first African-American elected as the Speaker of the New York State Assembly, I am proud of his legacy.

I have marched in the parade in both my role as an Assemblyman representing my Bronx community and as chair of the Bronx Democratic Committee and this year my participationhas a particular significance after being named Assembly Speaker. Then and now, I celebrate the Puerto Rican community for all their contributions to the city, state, and the country.

¡Viva Puerto Rico!

Celebrando las Contribuciones de los Puertorriqueños 

Presidente de la asamblea Carl Heatie

Presidente de la asamblea Carl Heatie

Cuando escuchas por las calles de Nueva York la canción “¡Qué Bonita Bandera!” sabes que la celebración latina más grande de esta ciudad está próxima a celebrarse. El Desfile Nacional Puertorriqueño inunda la Quinta Avenida con banderas rojas, blancas y azules, y los ritmos de salsa, bomba, plena, y reguetón.

Desde 1958, los puertorriqueños en Nueva York y los que llegan de la isla y otros estados, hacen de este evento una gran fiesta que agrupa a poco más de 2 millones de personas. El evento, más que un desfile, es la mejor celebración de la cultura y el orgullo puertorriqueño, y un recordatorio a todos los neoyorquinos de las enormes contribuciones que esta comunidad ha dado a la ciudad, el estado y el país.

Los puertorriqueños han recorrido un largo camino desde las luchas en los años 60 y 70. El liderazgo de gente como la Dr. Evelina López Antonnety y su United Bronx Parents, de organizaciones como ASPIRA -que obligó a la ciudad a ofrecer educación bilingüe en las escuelas-, a las luchas por los derechos de los inmigrantes latinos por parte del Fondo Puertorriqueño para la Defensa Legal y la Educación (ahora LatinoJustice PRDELF), entre otros. Estos son sólo algunos de los aportes que los puertorriqueños han dado y siguen ofreciendo a Nueva York, haciéndolo un mejor lugar para vivir.

Figuras como el fallecido Herman Badillo, primer puertorriqueño nacido en la isla en servir en el Congreso, y los miembros de la Cámara de Representantes, José Serrano y Nydia Velázquez, o la juez del Tribunal Supremo Sonia Sotomayor y Melissa Mark-Viverito, primera puertorriqueña y latina en ser nombrada presidente del Consejo de la Ciudad de Nueva York, muestran una comunidad de gran historia y dedicación al servicio público. Apenas el año pasado, el legendario Regimiento 165 de Infantería, Los Borinqueneers, se convirtió en el primer grupo de latinos que recibe la Medalla de Oro del Congreso, por su sacrificio en defensa de la libertad de este país.

Los puertorriqueños también han llegado a la luna con el astronauta Joseph Acabá y han brillado con sus grandes estrellas del mundo artístico. Una de  ellas, Rita Moreno, la Gran Mariscal del desfile de este año, es una de las 12 personas -y la única latina o latino-, en ganar los premios Oscar, Emmy, Grammy y Tony.

Este año, el desfile también honra las contribuciones de afro-puertorriqueños como Arturo Alfonso Schomburg, un historiador, escritor y activista que creó conciencia sobre los aportes que los afro-latinos y afroamericanos han ofrecido al país. Como primer afroamericano electo presidente de la Asamblea de Nueva York, me siento orgulloso de su legado.

En el pasado, he marchado en el desfile puertorriqueño, tanto en mi rol como asambleísta representando mi comunidad en El Bronx y como presidente del Comité Demócrata de ese condado, y este año mi participación tiene un significado especial tras asumir mi nuevo cargo. Como siempre, felicito a la comunidad puertorriqueña por esta importante celebración y por todas sus contribuciones a la ciudad, el estado y el país.

¡Viva Puerto Rico!