A Picture Not Worth 1,000 Words? 
¿Cuándo una imagen no vale más que 1,000 palabras?

  • English
  • Español

A Picture Not Worth 1,000 Words? 

By Kathleen M. Pike, PhD

Optical illusions are a form of magic show. Part of the delight is that we know we are being fooled. In an optical illusion, the visual information somehow tricks the brain. It’s all in good fun. But what about the images we see that play with our brains without our knowing it?

When it comes to mental illness, images abound that claim to represent what mental illness looks like. Too often, they are optical illusions of another sort.

This common image can communicate shame.

This common image can communicate shame.

Stock photos that accompany blog posts, articles, and other online and print media populate our minds – reinforcing stereotypes, prejudice, and ignorance about what people with mental illness look like.

Here are a few thoughts on the impact of common images.

1. Mental illness is for white people. The models in stock photos for mental illness are disproportionately white. The unspoken message here is that individuals from other racial groups don’t suffer from mental illness. These images also set up a platform for the (faulty) logical leap that when individuals from ethnic minority groups have similar symptoms, it’s because of some inherent flaw in their character or disposition, while when white people have the same symptoms, it’s because they’re suffering from a mental disorder. It’s not their fault – just a fluke in their brain chemistry.

2. Only pretty people suffer from mental illness. Stock photos of mental illness tend to portray young, beautiful, and able-bodied people. In a way, this sanitizes the image of mental illness and subtly tells us that mental disorders, the kind that can be treated by capable doctors in white coats with little blue pills, are for pretty people. If we have something more complicated, if we’re not so neat and pretty, there’s little hope for us.

3. But wait, if not beautiful, people with mental illness are unkempt and sleeping on the church steps.  Images that portray something unexpected or infrequently seen are more likely to catch our eye. So, it is not surprising that media images of mental illness are often one extreme or the other. If the person in the image is not beautiful, it is likely that he will be disheveled and surrounded by a broken shopping cart or a cardboard bed. Let’s be clear, the individual talking to herself on the street corner probably has a psychotic disorder, and the beautiful person may have depression, but we also need to remember those of us in between actually make up the majority of individuals with mental illness.

4. Eating disorders are for girls, addiction is for boys. Gender biases in mental illness are reinforced by the images in the media. The majority of stock photos depicting eating disorders portray women, for example, and the majority of images of individuals with substance use disorders portray men. These images reflect some real gender differences, but men also suffer from eating disorders and women also suffer from addictions. Highly stereotyped images cloud people’s thinking about their own suffering and potentially interfere with seeking treatment.

Images often focus on white people.

Images often focus on white people.

5. Mental illness is shameful. Images of people with their heads in their hands and with their faces obscured convey the message that if you have mental illness you should be ashamed. The image also infers “Don’t look anyone in the eye and don’t let anyone know.” These messages promote isolation at a time when social support and community are all the more important. These images are part of the messaging that results in people waiting and hoping that their mental health concern will go away on its own. The problem with that strategy is that waiting has the potential to give the mental health problems longer to take root and make the course of recovery protracted and more difficulty when we finally seek help.

Visual imagery is everywhere these days – from online and print media to Facebook and Snapchat and selfies. We need to rethink what our images communicate about mental illness. Considering that one in four of us will have a mental illness over the course of our lives, it might be useful to pause after every fourth photo we see and estimate that in one of those four images we caught a glimpse of someone living with mental illness. That’s the real picture.

Kathleen M. Pike, PhD is Professor of Psychology and ‎Director of the Global Mental Health Program at Columbia University Medical Center.

 

¿Cuándo una imagen no vale más que 1,000 palabras?

Por Kathleen M. Pike, PhD

Las ilusiones ópticas son una forma de espectáculo de magia. Parte del placer es que sabemos que nos están engañando. En una ilusión óptica, la información visual de alguna manera engaña al cerebro, en buena diversión. Pero ¿qué pasa con las imágenes que vemos que juegan con nuestros cerebros sin que lo sepamos? Cuando se trata de enfermedades mentales, abundan las imágenes que pretenden representar cómo se ve una enfermedad mental. Con demasiada frecuencia, son ilusiones ópticas de otro tipo.

Las fotos de stock que acompañan publicaciones en blogs, artículos y otros medios impresos y en línea pueblan nuestras mentes: refuerzan los estereotipos, los prejuicios y la ignorancia sobre cómo se ven las personas que sufren enfermedades mentales.

Also common are depictions of disheveled individuals.

También son comunes las representaciones de individuos desaliñados.

1. La enfermedad mental es para personas blancas. Los modelos en fotos de stock para enfermedades mentales son desproporcionadamente blancos. El mensaje tácito aquí es que las personas de otros grupos raciales no padecen enfermedades mentales. Estas imágenes también configuran una plataforma para el salto lógico (defectuoso) que cuando los individuos de grupos étnicos minoritarios tienen síntomas similares, es debido a algún defecto inherente en su naturaleza o propensión, mientras que cuando las personas blancas tienen los mismos síntomas, es porque están sufriendo de un trastorno mental. No es su culpa, solo un golpe de suerte en su química cerebral.

Images often focus on white people.

Las imágenes a menudo se enfocan en personas
blancas.

2. Solo las personas bonitas sufren de enfermedades mentales. Las fotos de stock de las enfermedades mentales tienden a retratar a las personas jóvenes, hermosas y sanas. En cierto modo, esto desinfecta la imagen de la enfermedad mental y sutilmente nos dice que los trastornos mentales, del tipo que pueden ser tratados por médicos capaces en batas blancas con pastillas azules, son para personas bonitas. Si tenemos algo más complicado, si no somos tan limpios y bonitos, tenemos pocas esperanzas.

3. Pero esperen, si no son hermosas, las personas con enfermedades mentales están descuidadas y durmiendo en los escalones de una iglesia. Las imágenes que muestran algo inesperado o visto con poca frecuencia tienen más probabilidades de llamar nuestra atención. Por lo tanto, no es sorprendente que las imágenes de los medios de enfermedades mentales a menudo son un extremo u otro. Si la persona de la imagen no es bella, es probable que esté desaliñada y rodeada de un carrito de compras roto o una cama de cartón. Seamos claros, la persona que habla consigo misma de la esquina de la calle probablemente tenga un trastorno psicótico, y la persona guapa puede tener depresión, pero también debemos recordar que aquellos de nosotros en medio, de hecho, conformamos la mayoría de los individuos con enfermedad mental.

4. Los trastornos alimenticios son para las niñas, la adicción es para los niños. Los sesgos de género en la enfermedad mental se ven reforzados por las imágenes en los medios. La mayoría de las fotografías que muestran trastornos de la alimentación retratan a mujeres, por ejemplo, y la mayoría de las imágenes de personas con trastornos por consumo de sustancias retratan a hombres. Estas imágenes reflejan algunas diferencias de género reales, pero los hombres también sufren de trastornos alimenticios y las mujeres también sufren de adicciones. Las imágenes altamente estereotipadas nublan el pensamiento de las personas sobre su propio sufrimiento y potencialmente interfieren con la búsqueda del tratamiento.

5. La enfermedad mental es vergonzosa. Las imágenes de personas con las manos en la cabeza y el rostro oscurecido, transmiten el mensaje de que si tienes una enfermedad mental deberías estar avergonzado. La imagen también infiere ‘no mires a nadie a los ojos y no avises a nadie’. Estos mensajes promueven el aislamiento en un momento en que el apoyo social y la comunidad son aún más importantes. Estas imágenes son parte del mensaje que hace que la gente espere y espere que su problema de salud mental desaparezca por sí solo. El problema con esa estrategia es que la espera tiene el potencial de prolongar los problemas de salud mental para echar raíces y hacer que el curso de la recuperación se extienda y se vuelva más difícil cuando finalmente buscamos ayuda.

This common image can communicate shame.

Esta imagen común puede comunicar
vergüenza.

Las imágenes visuales están en todas partes en estos días, desde los medios en línea e impresos hasta Facebook, Snapchat y selfies. Necesitamos repensar lo que nuestras imágenes comunican sobre la enfermedad mental. Teniendo en cuenta que uno de cada cuatro de nosotros tendrá una enfermedad mental en el transcurso de nuestras vidas, podría ser útil detenernos después de cada cuarta foto que vemos y estimar que en una de esas cuatro imágenes vislumbramos a alguien que vive con una enfermedad mental. Esa es la imagen real.

Kathleen M. Pike, PhD es profesora de Psicología y‎ directora del Programa Global de Salud Mental en el Centro Medico de la Universidad Columbia.